2023 · 01 · 05

Diana Buttu y Gideon Levy explican cómo el nuevo Gobierno israelí de extrema derecha está reforzando el sistema de apartheid con el apoyo de Estados Unidos

Israel en realidad de un estado de apartheid, llama al extremismo. Hoy sin máscara y con toda desfachatez declara: “Nuestro objetivo es ser un estado de apartheid. La ocupación no es temporal; la ocupación llegó para quedarse. Y si está aquí para quedarse, significa que somos un estado de apartheid, y ni siquiera nos avergonzamos de ello”. Ahora vemos la realidad. Ahora no es el paraguas de la izquierda sionista, que habla tan bien y hace casi lo mismo que la derecha.

 

El martes 3 de enero, el político israelí de extrema derecha Itamar Ben-Gvir visitó la mezquita Al-Aqsa, ubicada en el territorio ocupado de Jerusalén oriental. La visita generó un repudio generalizado en todo Medio Oriente.

Ben-Gvir es un personaje clave del nuevo Gobierno de extrema derecha de Benjamin Netanyahu, integrado por partidos ultranacionalistas y ultraortodoxos que piden abiertamente la anexión de Cisjordania a Israel.

“La comunidad internacional tiene que rechazar de manera unánime este extremismo, así como rechazar los elementos terroristas y fascistas del Gobierno israelí”, afirmó el embajador palestino ante la ONU, Riyad Mansour.

En 2007, Ben-Gvir fue condenado por un tribunal israelí por incitación al racismo y por apoyar a una organización terrorista. En 2021, instaló su “oficina parlamentaria” en el barrio Sheikh Jarrah de Jerusalén, donde colonos judíos han intentado desalojar violentamente a familias palestinas de sus hogares. Como ministro de Seguridad Nacional recién designado, Ben-Gvir estará a cargo de la policía fronteriza en Cisjordania.

Hablamos con el periodista y escritor israelí Gideon Levy y con la abogada palestina Diana Buttu, exasesora del equipo negociador de la Organización para la Liberación de Palestina, quienes analizan la visita de Ben-Gvir a la Explanada de las Mesquitas, el nuevo Gobierno de Netanyahu y el aumento de la violencia contra el pueblo palestino.

Para ampliar esta información, vea (en inglés) nuestra conversación con Gideon Levy y Diana Buttu.

 

Transcripción de la entrevista
 

AMY GOODMAN: El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se está preparando para celebrar una reunión de emergencia para discutir la reciente visita del nuevo ministro de seguridad nacional de Israel, Itamar Ben-Gvir, a la Mezquita Al-Aqsa en el este de Jerusalén ocupado. Su visita fue condenada en todo Oriente Medio.

La visita de Itamar Ben-Gvir a la mezquita de Al-Aqsa se produjo pocos días después de que prestara juramento como parte del nuevo gobierno de extrema derecha de Benjamin Netanyahu, que incluye partidos ultranacionalistas y ultraortodoxos que piden abiertamente la anexión de Cisjordania.

La selección de Netanyahu de Itamar Ben-Gvir como su ministro de seguridad nacional ha provocado una condena generalizada. En 2007, Ben-Gvir fue condenado por incitación al racismo y apoyo a una organización terrorista. Ben-Gvir vive en un asentamiento ilegal en la Cisjordania ocupada. En 2021, trasladó su oficina parlamentaria al barrio Sheikh Jarrah de Jerusalén, donde los colonos intentaron desalojar violentamente a los residentes palestinos de sus hogares. Durante años, Ben-Gvir colgó una foto en su casa de Baruch Goldstein, un israelí estadounidense que mató a 29 palestinos en una mezquita en Hebrón en 1994. El editor en jefe del Jerusalem Post describió a Ben-Gvir como, cito, “La moderno versión israelí de un supremacista blanco estadounidense y un fascista europeo”, sin comillas. Ben-Gvir ahora será responsable de la policía fronteriza en Cisjordania ocupada en un momento en que la violencia y la matanza de palestinos han aumentado.

Para hablar más sobre la visita de Itamar Ben-Gvir a la mezquita de Al-Aqsa y el nuevo gobierno de extrema derecha de Israel, considerado el gobierno más de extrema derecha en la historia de Israel, nos acompañan dos invitados. En Tel Aviv está con nosotros Gideon Levy, un galardonado periodista y autor israelí, columnista del periódico Haaretz, miembro de su consejo editorial. También es autor del libro El castigo de Gaza. Y en Ramallah, nos acompaña Diana Buttu. Es abogada palestina y ex asesora del equipo negociador de la Organización para la Liberación de Palestina, también miembro de Democracy for the Arab World Now, o DAWN. Su último artículo es de opinión en The New York Times titulado “Los israelíes han vuelto a poner a Benjamin Netanyahu en el poder. Los palestinos seguramente pagarán el precio”.

¡Les damos la bienvenida a ambos a Democracy Now! Diana Buttu, empecemos contigo. Comencemos con esta última acción, considerada una incitación por muchos, tanto palestinos como israelíes, sin mencionar el resto del Medio Oriente. Hable acerca de quién es Itamar Ben-Gvir. Quiero decir, no solo fue acusado de incitación al racismo contra los árabes; fue condenado por ello y por apoyar a una organización terrorista.

DIANA BUTTU: Sí. Itamar Ben-Gvir es un discípulo, un seguidor del rabino Meir Kahane, quien era un hombre que creía que los palestinos debían ser limpiados étnicamente de su tierra natal. E Itamar Ben-Gvir ha defendido exactamente los mismos puntos de vista que Meir Kahane y continúa defendiendo estos mismos puntos de vista. Ha hablado muy abiertamente sobre su apoyo a Baruch Goldstein. Y su visita, su última visita, al recinto de la mezquita de Al-Aqsa no es solo una visita. Es un intento de demostrar que siempre habrá soberanía israelí sobre la mezquita de Al-Aqsa, y está tratando de incitar a la violencia. No solo está tratando de incitar a la violencia, sino que durante mucho tiempo ha creído que la Mezquita Al-Aqsa debería desaparecer, y en su lugar se recrearía el Monte del Templo. Entonces, su política siempre ha sido la de incitar a la violencia, incitar al odio. Y aunque solo fue condenado una vez, ha sido imputado más de 50 veces.

El hecho de que se le permita ser ministro en este gobierno demuestra cuánto está permitiendo la comunidad internacional que reine el fascismo, y que en realidad no están haciendo nada. Todo lo que hemos escuchado desde esta visita y desde que se convirtió en ministro es que el mundo apoya el statu quo. Pero es ese statu quo lo que ha llevado a que personas como Itamar Ben-Gvir puedan convertirse en ministros y se normalicen sus acciones. Me temo que lo que pretende hacer es crear cada vez más y más violencia como pretexto para, de una vez por todas, como él dijo, mostrar a los palestinos quiénes son los dueños de la casa. Esas son sus palabras, no las mías.

NERMEEN SHAIKH: Gideon Levy, ¿podría responder también al nombramiento de Ben-Gvir como ministro de seguridad nacional y, en particular, a su nombramiento para este cargo?

GIDEON LEVY: Benjamin Netanyahu tuvo que crear un gobierno. Él encabeza y lidera el partido más grande. Y decidió esta vez ir con los más ultraderechistas. El problema no es este. La pregunta es por qué esos derechistas son tan populares en Israel. Y aquí nos enfrentamos a una realidad bien conocida desde hace mucho tiempo. La sociedad israelí es una sociedad muy derechista, nacionalista y, en parte, racista. Tenemos que enfrentar esto. Ese es el principal problema, no si Ben-Gvir es ministro o no. El problema es: ¿A quién nos enfrentamos cuando hablamos de Israel?

Y en muchos sentidos, también veo un lado positivo en los resultados de las últimas elecciones. Al romper todas las máscaras, ahora vemos la realidad. Ahora no es el paraguas de la izquierda sionista, que habla tan bien y hace casi lo mismo que la derecha. Ahora nos enfrentamos al racismo extremo en su expresión más pura. Esa gente no niega su racismo. Esa gente dice muy claramente que la supremacía judía significa que solo los judíos tienen derechos en esta tierra. Y espero que tanto algunas partes de la sociedad israelí como, sobre todo, la comunidad internacional saque finalmente las conclusiones.

NERMEEN SHAIKH: Entonces, Gideon Levy, es exactamente correcto que estos partidos de extrema derecha hayan recibido este tipo de apoyo, casi el 11% en esta elección, pero eso es mucho más que en el pasado. Entonces, ¿podría explicar por qué cree que estos partidos extremistas de ultraderecha y de línea dura son más populares ahora en Israel que en el pasado?

GIDEON LEVY: Es casi inevitable. Si continúa con la ocupación, con el apoyo de la izquierda sionista, no solo apoyada sino dirigida por la izquierda sionista, y si continúa esta realidad de un estado de apartheid, llama al extremismo. Llama a decir la verdad. Requiere contar, romper la máscara y decir: “Nuestro objetivo es ser un estado de apartheid. La ocupación no es temporal; la ocupación llegó para quedarse. Y si está aquí para quedarse, significa que somos un estado de apartheid, y ni siquiera nos avergonzamos de ello”. Después de 56 años de ocupación, no se puede esperar nada más que este movimiento radical, mientras que la izquierda sionista nunca trató de separarse de la ocupación, nunca trató seriamente de ponerle fin. Entonces, si no hay otra fuerza en el poder israelí, vayamos al extremo. Esto tiene mucho sentido.

NERMEEN SHAIKH: Diana, ¿podría hablar también sobre eso, el cambio en la política israelí hacia la derecha y el papel que, de hecho, ha jugado la izquierda? Usted escribió un artículo reciente titulado “La llamada izquierda de Israel ha ayudado al ascenso de la extrema derecha”.

DIANA BUTTU: Sí. Gedeón tiene toda la razón. Mire, ha habido una supuesta izquierda dentro de Israel durante bastante tiempo, pero esta supuesta izquierda es... digo "supuesta" porque eso es exactamente lo que es, supuesta... se autoproclaman como de izquierda, pero esta es una izquierda que nunca se ha enfrentado a la ocupación. Es un ala izquierda que ha apoyado los diversos ataques en la Franja de Gaza. Es una izquierda que ha apoyado el asedio y bloqueo a la Franja de Gaza. Es un ala izquierda que ha apoyado la promulgación de legislación racista, incluso en los últimos dos años. Entonces, cuando eres un votante israelí que ve que las opciones están entre esta supuesta izquierda, que ha apoyado exactamente las mismas cosas que la derecha, entonces, por supuesto, es natural que vayan a votar por esta derecha fascista.

El gran problema ha sido que nunca hemos visto que los israelíes hayan pagado un precio por sus elecciones electorales. Siempre ha sido que los palestinos pagan el precio. Y con este nuevo gobierno, volverán a ser palestinos, pero incluso más que en el pasado. A diferencia de los gobiernos israelíes anteriores, donde había otros temas en los que podrían haberse centrado, este gobierno actual, este nuevo gobierno, es miope y solo se centra en hacerles la vida imposible a los palestinos. No tienen ninguna otra plataforma política, aparte de tratar de limpiar étnicamente a los palestinos. Es por eso que hemos visto, desde principios de este año, que Israel ha matado al menos a un palestino por día. Y es por eso que estamos viendo los planes para limpiar étnicamente por completo la localidad palestina de Masafer Yatta. Es porque este gobierno ha puesto en el punto de mira a los palestinos. Y dado que no hay nadie en la comunidad internacional que los detenga, seguirá adelante a todo vapor.

AMY GOODMAN: Permítame preguntarle sobre Masafer Yatta, cerca de Hebrón, en la Cisjordania ocupada, la parte sur. El ejército de Israel ha comenzado a demoler casas, suministros de agua, olivares. Esta semana, vehículos blindados israelíes acompañaron a equipos de demolición mientras arrasaban casas y granjas en dos aldeas. El año pasado, el Tribunal Superior de Justicia de Israel aprobó las demoliciones de viviendas, que desarraigarán a más de mil personas, lo que llevó a la congresista estadounidense, la palestina estadounidense, Rashida Tlaib, a tuitear: El gobierno de apartheid de extrema derecha se está moviendo para limpiar étnicamente comunidades enteras, lo que desplazaría a más de 1,000 residentes palestinos, incluidos 500 niños. Todo con apoyo estadounidense, excavadoras y balas”.

Hable sobre el apoyo de los Estados Unidos en este momento a Israel. Tiene al presidente Biden felicitando a Netanyahu por su regreso al poder, diciendo que espera trabajar con un viejo amigo durante décadas, y agrega: “Estados Unidos continuará apoyando la solución de dos estados y oponiéndose a las políticas que ponen en peligro su viabilidad o la contradicen. nuestros intereses y valores mutuos”. ¿Puede hablar sobre lo que siente, y también me gustaría obtener la respuesta de Gideon a esto, que EEUU debería estar haciendo ahora?

DIANA BUTTU: Mira, Estados Unidos está muy atrasado en los tiempos. Y si todavía piensan que queda algo de una solución de dos estados, entonces es solo en sus sueños que lo están viendo, porque ciertamente no lo vemos en el terreno. En cambio, lo que hemos visto es que a Israel se le ha permitido hacer lo que quiera cuando se trata de matar palestinos, cuando se trata de robar tierras palestinas, cuando se trata de limpieza étnica. Cuando se trata de cruzar las líneas rojas consagradas en el derecho internacional, a Israel se le permite salirse con la suya, y no solo salirse con la suya, sino que también continúa recibiendo apoyo y apoyo financiero de los Estados Unidos. Esto no es solo una cuestión de declaraciones, sino que también están recibiendo apoyo financiero de los Estados Unidos. Y cuando miramos alrededor del mundo y nos preguntamos: "¿Estamos ahora en el año 2023, y todavía están hablando de una solución de dos estados, una solución de dos estados que murió hace más de dos décadas?" Y, sin embargo, no han hecho absolutamente nada en el terreno para asegurarse de que la solución de dos estados llegue a buen término. En cambio, todo lo que han hecho es facilitar el proceso de Israel de limpieza étnica lenta de los palestinos.

Uno de los nuevos miembros de este nuevo gobierno es un hombre llamado Smotrich, que salió el año pasado, en 2021, y dijo que la única razón por la que a los palestinos que son ciudadanos de Israel, como yo, todavía se les permite existir es porque el trabajo no se terminó en 1948, lo que básicamente nos dice que nuestro tiempo aquí es corto.

En cambio, lo que EE. UU. ha hecho es que, en lugar de darles luz roja y reducir y descolonizar y presionar para que Israel ponga fin a su ocupación, termine con su apartheid, prácticamente ha servido como una máscara para que Israel continúe haciendo lo que quiera. hacer. Y es por eso que estamos en esta situación ahora. Es que hemos visto que el mundo no está haciendo nada. Vemos que los israelíes, como resultado, no tienen que pagar un precio. Y así, una vez más, serán los palestinos los que paguen el precio de las opciones electorales de Israel.

AMY GOODMAN: Y, Gideon Levy, ¿puede responder? También hable sobre lo que está escribiendo en Haaretz, un periódico israelí muy respetado, en cuya junta sirve, y la respuesta de la población israelí, por ejemplo, a estas demoliciones.

GIDEON LEVY: Afrontemos la realidad. Estados Unidos apoya el sistema del apartheid, está muy interesado en continuar con la ocupación y no tiene ningún interés en los derechos humanos de los palestinos. No hay otra manera de describir la posición estadounidense a lo largo de las décadas, porque si fuera diferente, si Estados Unidos tuviera la intención seria de poner fin a la ocupación, la ocupación podría haber llegado a su fin hace años, si no hace décadas. Entonces, se trata de un servicio de labios huecos que Estados Unidos está pagando de vez en cuando, todo tipo de condenas huecas. Al final del día, Israel, este estado de apartheid, es el aliado más cercano de los Estados Unidos. El dinero de los contribuyentes de Estados Unidos va a Israel más que a cualquier otro país del mundo, y eso quiere decir que Estados Unidos está a favor de un estado de apartheid, nada más que eso.

En cuanto a su segunda pregunta, la pregunta sobre la reacción israelí a lo que está pasando en Masafer Yatta solo se puede hacer, y, Amy, le aprecio mucho, pero solo se puede hacer en los Estados Unidos, no en Israel, porque en Israel, a nadie le importa, y nadie ha oído hablar de Masafer Yatta. Masafer Yatta es bien conocido tal vez por los lectores de Haaretz, no por todos, tal vez por un pequeño campo de izquierda devoto que todavía está activo. Pero a la mayoría de los israelíes no solo no podría importarles menos, sino que nunca escucharon al respecto. Y si se enteran, simplemente bostezarán en tu cara, porque, finalmente, todos compran la propaganda oficial, es decir, Israel lo está haciendo contra el terrorismo, o Israel tiene que protegerse a sí mismo, y todos esos viejos eslóganes de mentiras. y mentiras y mentiras.

NERMEEN SHAIKH: Y, Gideon, ¿podría resumir lo que espera de las políticas que iniciará este nuevo gobierno, desde cambios sustanciales al poder judicial, así como restricciones a las libertades civiles dentro de Israel mismo y, por supuesto, lo que dijimos en nuestra introducción, los pasos hacia la anexión de Cisjordania?

GIDEON LEVY: Mientras hablamos ahora, la Corte Suprema de Israel está lidiando con algunas de las primeras acciones. Y la Corte Suprema tratará de detenerlos, pero la Corte Suprema por sí sola será objeto de ataques por parte de este nuevo gobierno, que va a limitar mucho y muy rápido el sistema judicial. Es realmente admirable ver lo rápido que actúan. Si bien la izquierda sionista tenía un año y medio de estar en el poder y no hizo nada, todavía no lleva una semana en el poder y ya está corriendo con sus iniciativas.

Ahora, sobre la anexión, puedo decirles, esa es mi opinión, obviamente, privada, realmente espero que anexen al menos parte de Cisjordania, si no toda Cisjordania. Cisjordania fue anexada hace 55 años. Cisjordania está prácticamente anexionada a Israel. Los israelíes viven en Cisjordania y se comportan en Cisjordania como si fuera parte de Israel y fuera parte de Israel. Ahora, una vez que Israel lo declare oficial y legalmente, entonces será realmente una pregunta, porque entonces se declara el estado del apartheid, lo entiendes. Si Israel se anexiona Cisjordania sin otorgar plenos derechos civiles y derechos nacionales a los palestinos, que nadie en este gobierno ni en ningún otro gobierno pretende otorgar, una vez que esto suceda, Israel se declarará un estado de apartheid. Y luego me gustaría ver cómo reaccionarán Washington, la UE y algunos otros ante una declaración oficial de apartheid. ¿Lo tratarán como el primer estado de apartheid, a saber, Sudáfrica, o seguirán abrazando a Israel como un niño mimado de Occidente, a pesar de que es un estado de apartheid declarado? Entonces, desafiemos al mundo.

NERMEEN SHAIKH: Diana, ¿podría responder a los puntos que ha hecho Gideon? Y también, ha escrito mucho en sus artículos recientes sobre la violencia de los colonos contra los palestinos y la complicidad de las fuerzas de seguridad israelíes en esa violencia. ¿Podría dar más detalles sobre eso y responder a lo que dijo Gideon sobre el apartheid?

DIANA BUTTU: Mira, ya es un estado de apartheid. Y no necesito que Israel lo declare un estado de apartheid. Ya saben que es un estado de apartheid. Mi miedo siempre es: ¿Qué es lo que le va a pasar a la gente en el terreno? Y ya sea que Israel se anexione o no, el resultado para los palestinos es el mismo, que Israel continúa con este proceso de robo de tierras, está expulsando a la gente de sus tierras, está convirtiendo a los palestinos en personas sin hogar y los está matando, también. Este ha sido durante mucho tiempo su proceso, durante mucho tiempo ha sido su sistema.

Ahora, no es solo el estado israelí el que hace esto. No es solo el ejército, sino también los colonos israelíes. Ya hemos visto que en todos estos años, con todos estos ataques que han llevado a cabo los colonos israelíes contra los palestinos, que rara vez, si es que alguna vez, se procesa a un colono israelí por sus crímenes, o rara vez se le acusa de sus crímenes. , mucho menos ver la condena completa. Y esto se debe a que Israel ha hecho la vista gorda ante la violencia que perpetra contra los palestinos. Pero, de nuevo, no espero nada diferente del estado israelí, ni espero nada diferente de los colonos israelíes. Esa es su razón de ser. Esa es su razón de ser.

Lo que hubiera esperado es que de alguna manera la comunidad mundial se hubiera puesto de pie y hubiera hecho algo diferente y comenzara a responsabilizar a Israel por sus acciones. Habría retenido al estado israelí, a sus soldados, etc. Y en cambio, no lo vemos. Por ejemplo, el año pasado, una periodista palestina estadounidense, Shireen Abu Akleh, que también era una amiga, fue asesinada por Israel, por las fuerzas israelíes. Su muerte fue probablemente la muerte más investigada que he visto en todos mis años de vivir aquí en Palestina, desde los medios de comunicación, desde CNN hasta AP, The New York Times, ONG, etc. Y, sin embargo, hasta el día de hoy, todavía no vemos que nadie haya tenido que rendir cuentas, aunque sabemos que fue un soldado israelí quien le disparó y la mató.

Entonces, esto es lo que significa vivir como palestino, es que siempre estás viviendo en el espacio donde tu vida no significa absolutamente nada y que tu vida podría extinguirse en cualquier momento, ya sea que eso suceda a manos de un Soldado israelí, ya sea que suceda a manos de un colono israelí, o si su tierra y sus hogares son demolidos por el gobierno israelí. Eso es lo que significa vivir como palestino.

AMY GOODMAN: Y quiero animar a la gente a visitar nuestro sitio web en democraticnow.org, donde entrevistamos a Democracy Now! corresponsal Sharif Abdel Kouddous, quien hizo un documental para Al Jazeera llamado The Killing of Shireen Abu Akleh, y también entrevistamos a la sobrina de Shireen, Lina. Diana Buttu, queremos agradecerte mucho por estar con nosotros, abogada palestina, exasesora del equipo negociador de la Organización para la Liberación de Palestina. Haremos un enlace a su artículo en The New York Times, “Los israelíes instalaron nuevamente en el poder a Benjamin Netanyahu. Los palestinos seguramente pagarán el precio”. y Gideon Levy, periodista israelí en Tel Aviv, columnista del diario Haaretz y miembro de su consejo editorial.

Próximamente, bueno, la Cámara de Representantes no está en este momento, porque sin un presidente de la Cámara, ningún miembro del Congreso puede prestar juramento. Veremos a los republicanos de extrema derecha que continúan bloqueando los intentos de Kevin McCarthy de convertirse en presidente. ¿Y él, en cierto sentido, abrió la puerta apoyando a los congresistas insurrectos? Seis rondas de votaciones en su contra hasta ahora, ¿cuánto durará el paro? Quédate con nosotros.

Fuente: Democracy Now
Traducción y edición: PalestinaLibre.org