2022 · 10 · 15

'Israel encarcela a menores para impedir que las nuevas generaciones inicien una revolución'

Coordinador de la campaña Stop the Wall, Jamal Juma, ha dedicado toda su vida a la defensa de los derechos humanos de la población palestina frente a los crímenes de la ocupación israelí. Los sionistas han cimentado uno de los peores sistemas de apartheid y de los más sofisticados del mundo. La población palestina es asesinada cada día, mientras sus asesinos vuelven a sus casas y duermen en sus camas tranquilamente. Ninguno de ellos ha sido llevado a los tribunales ni castigado. Hay comunidades palestinas que han sido arrasadas y la gente vive en las calles.

 

Por Selena Pizarro

Eran las seis y llegaba tarde, crucé la esquina de la calle Olmo en Lavapiés y estaba él, apoyado en la pared con una mochila en su espalda. Me disculpé por la hora y con una sonrisa me dijo “no pasa nada, los palestinos tenemos mucha paciencia, estamos acostumbrados a esperar”.

Jamal Juma, nació en Jerusalén en 1962 y ha dedicado toda su vida a la defensa de los derechos humanos de la población palestina. Su trabajo se ha enfocado principalmente en facultar a las comunidades locales para defender sus derechos frente a los crímenes de la ocupación israelí. Juma ha sido el coordinador de la Campaña de las Redes Palestinas Anti-Muro del Apartheid desde 2002, es militante de la campaña internacional BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel), ha participado en varias conferencias de Naciones Unidas y actualmente es el coordinador de la campaña Stop the Wall.

Nos sentamos en una mesa del local y, mientras preparaba la grabadora, Juma empezó a describir el apartheid israelí a través de cifras: 800 km de largo mide el muro de Cisjordania; 180 km el de Jerusalén; 230 km y 6 metros de profundidad, en varios distritos, el de Gaza; 198 colonias; 18 zonas industriales y 5 bajo construcción; 1400 km de carreteras segregadas; 64 checkpoints militares permanentes y 165 puertas cerradas o preparadas para ser cerradas en cualquier momento.

Acabas de llegar de Barcelona donde estuviste en la presentación del informe 54 del Centre Delàs: “Negocios probados en combate. Exportar la marca ‘made in Israel’ para mantener la ocupación y normalizar la injusticia”, ¿cuáles fueron las conclusiones del informe?

Este informe es muy importante, trata sobre los negocios militares entre España e Israel y cómo este comercio sostiene los asentamientos y la ocupación israelíes, mediante el apoyo a su industria militar que es probada contra la población palestina. Además, todas estas armas que ha vendido Israel han servido para vigilar a la gente, se han utilizado contra las personas migrantes o incluso para espionaje, y esto ha pasado en particular en Barcelona. Por eso instamos a detener estos acuerdos de libre comercio y la cooperación militar y policial entre España e Israel.

¿Qué está ocurriendo en estos momentos en los territorios palestinos?

Ahora mismo lo que está pasando en el territorio es una guerra abierta contra la población palestina, hay asesinatos diarios en Nablus, Jenin y Ramallah. Desde hace tiempo absolutamente todos los días hay redadas y en diferentes puntos se arrestan entre 15 y 20 personas todas las noches. Los colonos en los asentamientos cada vez están más organizados y son más violentos porque trabajan en alianza con el ejército. Desde que se firmó en 2020 el “acuerdo del siglo” entre Estados Unidos e Israel, que tiene como objetivo anexionar la mayor parte de Cisjordania, se está realizando una limpieza étnica masiva y fugaz. Absolutamente todas las comunidades palestinas tienen órdenes de destrucción, 36 comunidades en el norte del Valle del Jordán, 46 cerca de Jerusalén y 29 en el sur.

¿Qué está haciendo la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ante este aumento progresivo de violencia?
La ANP que se supone que es la entidad que tiene que liderar la resistencia, en realidad son colaboradores, no están haciendo nada, no tienen ningún poder, excepto el que ejercen contra la propia población palestina. Claramente están recibiendo presiones de Estados Unidos e Israel para terminar con la resistencia. De hecho, ahora se está preparando el nuevo liderazgo de Al Fatah que es un absoluto colaborador. Uno de los grandes errores fue continuar creyendo en la ANP tras la construcción del muro de Cisjordania, porque esto fue una clara ruptura de los Acuerdos de Oslo y ahí es cuando se tendría que haber disuelto.

En 2004 el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya declaró ilegal este Muro, sin embargo, Israel continúa su ampliación.

Uno de los principales objetivos a largo plazo de este muro es la limpieza étnica, se están generando nuevas Gazas en donde no hay esperanza de vida, lo que quieren es que la población se vaya de manera forzada de sus territorios. En 1989 cuando Ariel Sharon volvió de Sudáfrica inspirado por el sistema de apartheid, dijo que “hoy en día no puedes poner a gente en camiones y echarla, pero si puedes crear las condiciones positivas para convencerles para que se vayan”. Esto es lo que están haciendo, crear las condiciones para que la vida sea tan invivible que la gente decida irse. No quieren ser responsables de una nueva Nakba (catástrofe). Para esto necesitan tres cosas: ingeniería demográfica, fragmentación geográfica y la destrucción de la economía y los recursos naturales.

En 2009 fuiste detenido y encarcelado por las autoridades israelíes siendo liberado meses después tras no tener cargos formales contra ti. ¿Cómo fueron esos meses en la cárcel? ¿Cuál es la situación de los y las presas?

Evidentemente haber estado en una cárcel israelí fue una experiencia muy dura, incluso aunque fuera por poco tiempo. Pero esto no es comparable con la situación que están pasando ahora mismo los prisioneros palestinos, porque hoy en día las cárceles israelíes son mucho peores. Hay muchos casos de prisioneros enfermos, como Nasser Abu Hamid que prácticamente el cáncer está en todo su cuerpo y ni siquiera con todas las apelaciones de la familia lo liberan en sus últimos momentos. También niñas, niños y mujeres son constantemente arrestadas. Creo que es el único país del mundo que detiene a niñas y niños de siete y diez años. Les meten en la cárcel, les interrogan, acosan y abusan de ellas y ellos. El objetivo es destruir la próxima generación, les aterrorizan con la ocupación para que no sean el inicio de una revolución. Desde 1967 hasta ahora casi 1 millón de la población palestina ha estado en la cárcel.

A principios de 2022 Amnistía Internacional y Human Rights Watch aparecieron en prensa tras los informes publicados en los que concluyen que Israel comete el crimen de apartheid, una reflexión que ya venían recogiendo muchas organizaciones palestinas, israelíes e internacionales. ¿Qué opinas sobre la publicación de estos informes ahora y no antes?

Nos alegramos de que por fin las principales organizaciones internacionales de derechos humanos hayan dicho la verdad en voz alta y hablen de la realidad de Israel como un estado colonial de apartheid, porque lo es desde su creación en 1948 y significa que la comunidad internacional debe tomar medidas para detenerlo, como ocurrió con Sudáfrica. Pero a pesar de ello, nada cambia en el mundo y todavía podemos ver cómo los países europeos tratan a Israel como un Estado democrático o cómo se criminaliza el BDS en lugares como España. La realidad es que Israel se ha establecido para ser una piedra angular para el imperialismo en Oriente Medio. Por ejemplo, Ucrania pasó a tener derecho a defenderse y le apoyan con todo tipo de armas, pero la población palestina cuando se defiende se convierte en criminal, nos convertimos en terroristas. Esto muestra cómo están usando toda la terminología de los derechos humanos y la democracia para explotar a la gente y masacrar comunidades. Israel es inmune desde hace más de 70 años, no va a rendir cuentas incluso a pesar de que estas organizaciones internacionales hayan probado el crimen de apartheid.

Como dices Israel es una parte importante del sistema colonial y capitalista occidental y sabemos que Europa tiene un papel decisivo en el mantenimiento del apartheid contra la población palestina, ¿cuáles son nuestras responsabilidades, tanto de los gobiernos como de la sociedad civil?

Los gobiernos tienen la obligación moral y legal de actuar de inmediato, para que Israel sea responsable del crimen de apartheid. Pero esto desgraciadamente no está ocurriendo, a pesar de que la mayor responsabilidad está sobre sus hombros. Es una necesidad como sociedad levantarnos y unirnos a la lucha por los derechos del pueblo palestino y por todas las otras luchas en el mundo. Esto es lo que hicimos con Sudáfrica, nuestros gobiernos no se levantaron inmediatamente, de hecho, apoyaban al régimen de apartheid. Por eso debemos confiar en nuestro poder.

Parece que una batalla importante por los derechos humanos en Palestina se está disputando en el ámbito internacional, ¿la campaña BDS está dando esperanza a la comunidad palestina?

Por supuesto, el BDS se ha convertido en uno de los movimientos más respetados en Palestina y la gente está observando todos los logros que está consiguiendo en el mundo. Siguen las noticias, ven cómo es, los cambios que producen y la reacción del régimen israelí, que acabó poniéndolo en su lista de enemigos. De hecho, lo consideran una amenaza para la existencia de Israel, cuando lo único que pedimos desde el BDS es justicia. Parece que la justicia se convirtió en una amenaza para Israel. Por eso cuando hablamos de un boicot, hablamos de un movimiento no violento que se compromete con el derecho internacional, los derechos humanos y las resoluciones de las Naciones Unidas.

Las Fuerzas de Defensa de Israel acaban de admitir por primera vez que existe una “alta posibilidad" de que la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh muriera por disparos israelíes, mientras cubría una operación militar en Jenin en mayo de 2022. ¿Cuál es la situación de la prensa en Palestina? ¿Es un caso aislado el de Abu Akleh?

Shireen era una periodista muy famosa y respetada por el pueblo palestino. Desde hace más de 20 años, día tras día, aparecía en las noticias y hablaba con honestidad y de corazón sobre Palestina y sobre los crímenes israelíes. La gente la amaba y a pesar de eso ha sido claramente asesinada. Un francotirador la mató delante de los medios de comunicación, delante de todo el mundo, fue a propósito. La prensa palestina es perseguida, golpeada mientras trabaja, acosada y arrestada por sostener sus cámaras y tratar de cubrir los crímenes israelíes. No tengo una cifra exacta y tampoco quiero decir números, pero sí que muchas personas periodistas palestinas han sido encarceladas y asesinadas.

Yair Lapid se convirtió en el primer jefe de Gobierno israelí en los últimos seis años que apoya la creación de un Estado palestino desde el atril de la Asamblea General de la ONU. ¿Crees que hay posibilidades de que esto ocurra más allá de sus palabras?

¿De qué Estado está hablando? Desde hace 20 años están destruyendo sistemáticamente cualquier posibilidad y ahora es imposible tener un Estado palestino. Han cimentado uno de los peores sistemas de apartheid y de los más sofisticados del mundo. La población palestina es asesinada cada día, mientras sus asesinos vuelven a sus casas y duermen en sus camas tranquilamente. Ninguno de ellos ha sido llevado a los tribunales ni castigado. Hay comunidades palestinas que han sido arrasadas y la gente vive en las calles. Esta es la realidad del gobierno israelí y la realidad de Lapid. Los líderes israelíes son fascistas y las Naciones Unidas no deberían ni recibirlos, ni darles una plataforma para hablar sobre un Estado palestino ni tampoco sobre los derechos de las personas.

Recientemente en la Comunidad de Madrid hay una iniciativa para apoyar una proposición de ley contra el antisemitismo, a propuesta del PP de Ayuso. Esta ley quiere impedir por norma que empresas o asociaciones sospechosas de ser antisemitas reciban dinero público. Algunos partidos acusan a esta nueva ley de utilizarse para cortar la financiación a las ONG que piden sanciones contra Israel. ¿Qué opinas de esto?

Creo que esta ley y quienes están detrás de ella son racistas. Nosotros sí estamos luchando contra el antisemitismo, pero el de verdad, no el término que se ha utilizado para silenciar y callar a la gente. Creo que esta ley tiene que ser combatida por los partidos y los movimientos sociales, y hay que llevarla urgentemente a los tribunales. No debemos pasar de largo esta vía porque es una ley antidemocrática. Además, es cierto que uno de los principales propósitos es cortar la financiación de las organizaciones antirracistas, pero va más allá a largo plazo, esta ley es un ataque a los derechos humanos y a la democracia.

¿Podrías lanzar un mensaje a la juventud palestina que está implicada en el activismo por la defensa de los derechos humanos en Palestina desde la diáspora, desde lugares como Madrid?

Desde dentro del territorio se están organizando cada vez más las nuevas generaciones y están liderando una nueva resistencia, de hecho, por este motivo Israel está planeando aislar Nablus y Jenin como lo ha hecho con Gaza. Pero no tenemos otro camino. Sería lamentable que las nuevas generaciones se rindan porque la realidad en Palestina ahora mismo es la esclavitud. Hasta los animales tienen más derechos. Por eso forma parte de nuestra naturaleza levantarnos y rebelarnos por nuestra dignidad. Por eso, la población palestina de la diáspora también tiene la responsabilidad de unirse y apoyar a las personas que estamos luchando contra la ocupación, el colonialismo, el apartheid y todos los crímenes israelíes a los que nos enfrentamos en Palestina.

Fuente: www.elsaltodiario.com