2022 · 06 · 25

Informe israelí confirma papel directo de Israel y de Ariel Sharon en la masacre de Sabra y Shatila

Al final de la masacre sionista, que duró más de 40 horas, los cuerpos de aproximadamente 3500 civiles, tanto palestinos como libaneses, cubrían las calles y callejones. Los comandantes militares israelíes, junto con Sharon, entonces ministro de Guerra de Israel, se coordinaron directamente con las milicias libanesas. El plan también fue aprobado por el entonces primer ministro israelí Menachem Begin.

Un informe del periódico israelí Yedioth Ahronoth ha revelado información que confirma el papel del que fuera hombre fuerte israelí, Ariel Sharon, en las masacres de Sabra y Shatila, que tuvieron lugar en Beirut, Líbano, en septiembre de 1982.

El informe reveló nueva información de que los comandantes militares israelíes, junto con Sharon, entonces ministro de Asuntos Militares, se coordinaron directamente con las milicias libanesas derechistas aliadas pertenecientes a Kataeb y las Fuerzas Libanesas (LF).

El plan también fue aprobado por el entonces primer ministro israelí Menachem Begin (cómo no, premio Nobrel de la paz. Otro que tal...).

Comienzo

La masacre de Sabra y Shatila fue llevada a cabo por las fuerzas de ocupación del régimen israelí y sus aliados, el Kataeb y el LF, que fueron dirigidos por el presidente electo Bashir Gemayel hasta su ajusticiamiento el 14 de septiembre de 1982.

Como excusa, Kataeb y LF culparon a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) por la muerte del fascista, y la masacre se cometió bajo la apariencia de venganza.

Comenzó con el bombardeo de los campos de refugiados palestinos en los barrios de Sabra y Shatila por parte de las fuerzas sionistas el 15 de septiembre de 1982, después de que los invasores rodearan los campos con puestos de control.

En la mañana del 16 de septiembre de 1982, las fuerzas del régimen israelí, siguiendo el plan elaborado, dieron paso a las milicias Kataeb y LF entraran en los campamentos. Al final de la incursión, que duró más de 40 horas, habían muerto entre cerca de 3.500 civiles, tanto palestinos como libaneses.

La masacre

Las fuerzas de ocupación israelíes, que tenían rodeada la zona, observaron satisfechos los brutales asesinatos en masa.

Un relato de los horribles detalles de la masacre, que no perdonó a nadie (hombres, mujeres, niños y familias enteras en sus hogares) fue detallado por el libro Sabra and Shatila: Inquiry into a Massacre del periodista israelí Amnon Kapeliouk :

"La masacre comenzó inmediatamente, y duró cuarenta horas sin parar... En la primera hora, los pistoleros mataron a cientos de personas; disparaban a todo lo que se movía en los callejones.
Derribaron las puertas de las casas y acabaron con familias enteras que estaban cenando. Algunas familias fueron asesinadas en la cama, todavía con el pijama puesto. En muchos hogares, se encontraron niños de tres o cuatro años en pijama y con las mantas empapadas de sangre... En muchos casos, los atacantes desmembraron a sus víctimas antes de matarlas.
Aplastaron las cabezas de niños y bebés contra las paredes. Las mujeres y las niñas eran violadas antes de ser masacradas con hachas. A menudo sacaban a los hombres de sus casas para ejecutarlos rápida y colectivamente en la calle con hachas y cuchillos.
Los terroristas sembraron el terror al masacrar indiscriminadamente a hombres, mujeres, niños y ancianos... Se encontró el brazo de una mujer cortado a la altura de la muñeca para poder robarle las joyas".

El nuevo informe también indicó que las fuerzas invasoras israelíes y los capos de las milicias Kataeb y LF se reunieron en los días posteriores a la masacre para discutir métodos de cómo ocultar la participación israelí en la masacre.

Fuente: www.lahaine.org