2022 · 05 · 08

Los recuerdos de la guerra atormentan a los sobrevivientes de la calle Al Wahda en Gaza

En la noche del 16 de mayo de 2021 murieron cuarenta palestinos. El ejército israelí atacó el edificio de tres plantas en el que vivían familias que prácticamente fueron exterminadas.

Cuatro hijos de la familia Eshkountana murieron en un ataque israelí el 16 de mayo de mai 2021 en Gaza afp_tickers

En mayo de 2021, la calle Al Wahda, en el centro de Gaza, fue diezmada por ataques israelíes en plena guerra con Hamás. En una noche, murieron cuarenta palestinos. Y desde entonces, los recuerdos atormentan a los sobrevivientes.

"Recuerdo estar bajo los escombros y escuchar la voz de mi hija Dana gritando 'papá, papá'", suspira Riad Eshkountana frente a un terreno baldío donde hace un año se encontraba el apartamento familiar.

"Le respondí, pero ya no me contestó", dice.

En la noche del 16 de mayo de 2021, el ejército israelí atacó el edificio de tres plantas en el que vivía la familia Eshkountana, en la calle Al Wahda, en ataques dirigidos a los túneles del movimiento islamista armado Hamás, que lleva más de 15 años en el poder en este microterritorio palestino de 2,3 millones de habitantes sometido a un bloqueo israelí.

Esa noche, Riad estaba en el salón cuando su inmueble fue atacado. "Corrí a la habitación de los chicos. Vi a mi mujer intentando levantarlos, pero el techo se derrumbó de repente encima de ellos y el suelo cedió bajo mis pies", recuerda.

"Bajo los escombros, oí a mi hijo Zayn, de dos años y medio, gemir antes de que su voz se apagara", dice el palestino de 43 años.

En total, Riad perdió a cuatro de sus cinco hijos, así como a su esposa Abir. "Cuando me sacaron de los escombros, me dijeron que ahora eran mártires", dice. "Pero siempre los recordaré, incluso después de 100 años".

- "Todos huérfanos" 

Hoy, Riad vive con Suzy, su hija de siete años -- que sobrevivió milagrosamente -- su madre y su nueva esposa en un apartamento no muy lejos de la calle Al Wada que pudo comprar con la ayuda de una organización local.

En mayo de 2021, la calle Al Wahda, en el centro de Gaza, fue diezmada por ataques israelíes en plena guerra con Hamás. En una noche, murieron cuarenta palestinos. Y desde entonces, los recuerdos atormentan a los sobrevivientes.

"Recuerdo estar bajo los escombros y escuchar la voz de mi hija Dana gritando 'papá, papá'", suspira Riad Eshkountana frente a un terreno baldío donde hace un año se encontraba el apartamento familiar.

"Le respondí, pero ya no me contestó", dice.

En la noche del 16 de mayo de 2021, el ejército israelí atacó el edificio de tres plantas en el que vivía la familia Eshkountana, en la calle Al Wahda, en ataques dirigidos a los túneles del movimiento islamista armado Hamás, que lleva más de 15 años en el poder en este microterritorio palestino de 2,3 millones de habitantes sometido a un bloqueo israelí.

Esa noche, Riad estaba en el salón cuando su inmueble fue atacado. "Corrí a la habitación de los chicos. Vi a mi mujer intentando levantarlos, pero el techo se derrumbó de repente encima de ellos y el suelo cedió bajo mis pies", recuerda.

"Bajo los escombros, oí a mi hijo Zayn, de dos años y medio, gemir antes de que su voz se apagara", dice el palestino de 43 años.

En total, Riad perdió a cuatro de sus cinco hijos, así como a su esposa Abir. "Cuando me sacaron de los escombros, me dijeron que ahora eran mártires", dice. "Pero siempre los recordaré, incluso después de 100 años".

- "Todos huérfanos" 

Hoy, Riad vive con Suzy, su hija de siete años -- que sobrevivió milagrosamente -- su madre y su nueva esposa en un apartamento no muy lejos de la calle Al Wada que pudo comprar con la ayuda de una organización local.

"Recuerdo a los muertos todo el tiempo. Trato de olvidar, pero es imposible", dice este hombre que creció en la calle Al Wahda. Las imágenes de sus hijos y su esposa "cubiertos de sangre" todavía le atormentan.

"Somos mártires vivos (...) ya no hay diferencia entre nosotros y los muertos", murmura.

- "Pesadillas" 

Alaa Abou al-Ouf, otro sobreviviente, decidió interrumpir las consultas psicológicas que recibían sus hijos porque, según él, "les recuerda demasiado lo ocurrido".

Este palestino de 49 años perdió a 14 miembros de su familia en los ataques israelíes, entre ellos su esposa Diana y sus hijas Shaima y Rawan.

Todos los días vuelve al lugar donde estaba su vivienda. "Yo no tengo pesadillas por la noche, las tengo durante el día, cada vez que paso. Todo aquí me recuerda a la familia que perdí".

Fuente: Swiss Info