2021 · 10 · 27

Cine palestino: 'Huda's Salon' es un thriller de traiciones y resiliencia que analiza el interior de la sociedad palestina

El film se construye a modo de thriller de espionaje, y ya desde su secuencia inicial no da tregua al espectador. En los primeros minutos vemos a Reem, una joven madre casada con un hombre celoso, acudir a la peluquería de Huda en Belén...

El director, Hany Abu-Assad, nominado a dos premios Oscar, presento en Valladolid su último largometraje acompañado por sus dos protagonistas femeninas

Pocos cineastas, por no decir ninguno, han sabido contar en el cine en las últimas décadas como Hany Abu-Assad la tensión latente que se respira día a día en el territorio ocupado de Palestina. ‘Paradise Now’ y ‘Omar’, por citar los films que le valieron las dos nominaciones al Oscar que atesora hasta el momento, ya reflejaban la bomba de relojería subterránea que palpita bajo el suelo de la franja, y con ‘Huda’s Salon’, su última película, que hoy estrenó en la competición de la 66 Semana Internacional de Cine de Valladolid, va un paso más allá con una historia de traiciones y resiliencia.

El film se construye a modo de thriller de espionaje, y ya desde su secuencia inicial no da tregua al espectador. En los primeros minutos vemos a Reem, una joven madre casada con un hombre celoso, acudir a la peluquería de Huda en Belén. Mientras ella le cuenta despreocupada sus problemas cotidianos, Huda la droga, la desnuda y mientras está inconsciente le hace unas fotos comprometidas con un hombre para chantajearla y obligarla a informar al servicio secreto israelí.

Unas horas después, la resistencia palestina descubre la tapadera de la peluquería y secuestra a Huda, dejando en el limbo el futuro de todas las mujeres a las que ha extorsionado en los últimos meses, cuyas fotografías descubren en una caja fuerte en el local. 

Confundida, aterrorizada y desorientada, Reem vivirá a partir de entonces con la psicosis y paranoia constantes de que en cualquier momento uno u otro bando irán a por ella. Además, es consciente de la total desconfianza que hacia ella muestra su esposo, así que deberá al mismo tiempo intentar no levantar en él más sospechas de las que él ya tenía, obsesionado con la idea de que su esposa le sea infiel.

Acompañado por sus dos protagonistas, Maisa Abd Elhadi y Manal Awad, Hany Abu-Assad contó hoy en Valladolid que conoció la historia que relata en su película hace cosa de veinte años, y desde entones rondaba en su cabeza la idea de llevarla a la gran pantalla. 

Hace un par de años decidí que había llegado el momento de llevarla a cabo, y antes incluso de escribir el guion contacté con las dos actrices para ofrecerles sus papeles, porque no estaba dispuesto a hacer la película si ellas no se sumaban al proyecto. Manal es bien conocida en Palestina por sus papeles en comedias, y yo quería llevarla en la dirección contraria y ofrecerle un drama; en cuanto a Maisa, sabía que no existe en todo el país una persona con un atrevimiento tanto emocional como humano como ella, por eso la elegí”, explicó. 

Al respecto, Manal Awad señaló que no se podía creer la propuesta cuando el director le contó la historia por primera vez. “Me alegré un montón de que hubiera pensado en mí, pero dar vida a ese personaje fue tremendamente difícil”, apuntó. Por su parte, Maisa reconoció que tardó un par de semanas en decidir si aceptaba o no el papel, y señaló que finalmente se decantó por dar su vistió bueno porque pensó que “podía ser un punto de inflexión” en su carrera. “El rodaje fu muy difícil, porque el director casi hizo estallar la bomba de este personaje entre mis manos, pero en todo momento sabía que la dirección de la película será acertada”, detalló.

En declaraciones recogidas por Ical, Hany Abu-Assad señaló que quiso filmar esta película para “abordar temas del interior de la propia sociedad palestina, y no dejar que los ocupantes se apropien de ellos” con su propia versión del relato. Cuestionado sobre el papel de la mujer en el territorio ocupado, ya que la película presenta el divorcio prácticamente como una muerte en vida, explicó que “una parte de la sociedad palestina culpabiliza a las mujeres divorciadas de su situación”, si bien en la película él ha intentado “abordar esa temática simplemente desde el punto de vista de quien se ve perjudicada”.

 

Fuente: www.tribunavalladolid.com