2021 · 10 · 24

Israel pone a prueba a Biden con la primera expansión de asentamientos de su presidencia

La oposición estadounidense raramente ha alterado los planes de los sucesivos gobiernos israelís, que no han dejado de construir asentamientos desde 1967, por más que sean ilegales a ojos del derecho internacional. Y eso que EEUU aporta anualmente más de 3.000 millones de dólares a Israel en ayudas militares.

Asentamiento ilegal de Efrat, cerca de Belén

Las autoridades israelís han anunciado una licitación para construir 1.335 nuevas viviendas para colonos judíos en los asentamientos de la Cisjordania palestina ocupada. Este paquete se suma a las más de 2.000 casas y apartamentos anunciados en agosto por el Gobierno de Naftali Bennet, un proyecto llamado a recibir esta misma semana la autorización definitiva del ministerio de Defensa. Ambos planes servirán para poner a prueba la respuesta de Estados Unidos, un país que se ha opuesto tradicionalmente a la expansión de los asentamientos, al considerar que no sirven más que para socavar la solución de los dos estados.  

Esa oposición estadounidense raramente ha alterado los planes de los sucesivos gobiernos israelís, que no han dejado de construir asentamientos desde 1967, por más que sean ilegales a ojos del derecho internacional. En parte, porque esa oposición suele traducirse en vagos comunicados, vacíos de represalias concretas. Y eso que EEUU aporta anualmente más de 3.000 millones de dólares a Israel en ayudas militares.

El Departamento de Estado dijo el viernes que está “preocupado” por los planes israelís, la primera licitación para nuevas viviendas en Cisjordania desde que el demócrata Joe Biden llegó a la Casa Blanca. Israelís y palestinos, afirmó el portavoz, Ned Price, deberían “abstenerse de adoptar medidas unilaterales que exacerben las tensiones y socaven los esfuerzos para avanzar una solución negociada para dos estados”. Esos esfuerzos ni están ni se les espera, a pesar de la retórica de la diplomacia estadounidense.

Doblar la colonización en el valle del Jordán

Las nuevas viviendas, licitadas este domingo, se construirán en siete asentamientos, incluidos los de Ariel (norte de Cisjordania), Beit-El (cerca de Ramallah) y Elkana (noroeste de Cisjordania), convertidos alguno de ellos en ciudades tan populosas que sería virtualmente imposible desalojarlas un día para dejar hueco a un estado palestino. "Fortalecer la presencia judía (en Cisjordania) es esencial en la visión sionista", indicó el ministro de Infraestructuras, Zeev Elkin.

Su Gobierno anunció además que pretende doblar antes de 2026 la presencia judía en el Valle del Jordán, una franja de terreno fértil que ejerce de frontera entre la Cisjordania ocupada y Jordania en su parte más meridional. Actualmente viven en el tramo ocupado del valle 6.400 colonos judíos. El primer paso se dará con una oferta pública para levantar 1.500 edificaciones más en el valle del Jordán.

Fuente: www.elperiodico.com