2021 · 10 · 20

Los rezos judíos en la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén ocupada tambalean el 'statu quo'

"Transformar el conflicto político en religioso es lo más peligroso".

Los crecientes rezos de judíos dentro de la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén Este palestino ocupado, prohibidos por el "statu quo" que salvaguarda Jordania, han vuelto a tensar una de las plazas más explosivas de la región.

"Transformar el conflicto político en religioso es lo más peligroso", asegura a Efe el director de la Mezquita de Al Aqsa, Omar al Kiswani, tras una reciente decisión judicial de Israel que valida los "rezos (judíos) en silencio" -más tarde revocada- y que para el rabino Yehudah Glick responde a la libertad de todos de rezar en el epicentro de la fe.

Las tres religiones monoteístas -judaísmo, islam y cristianismo- comparten el relato bíblico en torno a este delicado complejo donde sitúan el Monte Moriá, al que Abraham llevó a su hijo para someterse a la voluntad de Dios y sacrificarlo.

Para los judíos es el Monte del Templo, su lugar más sagrado, donde estuvieron los templos de Salomón y Herodes; y para los musulmanes es Haram al Sharif, el tercero más importante con la mezquita de Al Aqsa y el relato del ascenso del Profeta Mohamed a los cielos.

Para su protección, rige un "statu quo", custodiado por Jordania que administra el área a través del consejo de Waqf islámico, y por el que los judíos pueden acceder, pero no rezar.

Lo hacen como el resto de turistas, a determinadas horas señaladas de la mañana, a través de la Puerta de los Magrebíes, a la que se llega por un puente que sobrevuela el Muro de las Lamentaciones, a los pies de la Explanada, y el único lugar donde los judíos hoy pueden orar.

GRITOS ANTE REZOS EN SILENCIO

Una decisión judicial sin precedentes de un tribunal israelí que no consideró "los rezos en silencio" un "acto delictivo" disparó de nuevo este mes la tensión hasta el punto de que la Policía israelí, que controla los accesos, apeló la decisión por temor a una escalada de la tensión.

Fuente: Swiss Info