2021 · 06 · 19

Más de 70 años después, casi un cuarto de los refugiados del mundo son palestinos

Muchos de ellos aún conservan o heredaron las llaves originales de las casas que dejaron atrás, un símbolo que se reproduce en muchas de las entradas de los campos de refugiados palestinos en Medio Oriente.

En la segunda mitad de la década de 1940, con la guerra regional que terminó en la independencia del Estado de Israel, más de 700.000 palestinos tuvieron que huir de sus casas -en territorio hoy israelí- y se convirtieron en refugiados, una condición que más de 70 años después heredaron sus hijos, nietos y bisnietos hasta sumar más de 5,7 millones, es decir, casi un cuarto del total de refugiados mundial.

De un total de 900.000 palestinos que vivían antes de la partición impuesta por el alto el fuego negociado tras la guerra de 1948, sólo permanecieron entre 120.000 y 150.000 en lo que hoy es territorio israelí. Entre 1947 y 1949, los más los 700.000 restantes debieron abandonar sus hogares y huir al exilio, y la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (Unrwa) les confirió el estatus de refugiados.

Muchos de ellos aún conservan o heredaron las llaves originales de las casas que dejaron atrás, un símbolo que se reproduce en muchas de las entradas de los campos de refugiados palestinos en Medio Oriente.

Hoy conforman la población con status oficial de refugiada más antigua del mundo, ya por la tercera generación y se han convertido en uno de los puntos más sensibles de todo diálogo de paz entre israelíes y palestinos para resolver el conflicto, ya que Israel, un país de unos ocho millones de habitantes, rechaza el reclamo de un retorno de los refugiados reconocidos por la Unrwa.

Y como los refugiados se niegan a abandonar su reclamo, reconocido en una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, millones de ellos continúan viviendo en campos en los territorios ocupados por Israel desde 1967 y países vecinos, como Siria, Líbano y Jordania.

Aunque la Unrwa está presente en cada país en donde existe al menos un campo de refugiados palestinos, esta población desplazada depende en última instancia de la legislación y las prácticas de las autoridades de los países de acogida o de Israel, en caso de los territorios ocupados: Cisjordania y la Franja de Gaza.

Por ejemplo, en Líbano, un país de unos 7 millones de habitantes donde el sistema político está construido sobre un delicado y siempre inestable equilibrio entre las comunidades religiosas, hay aproximadamente 500.000 refugiados palestinos.

No tienen los mismos derechos que los demás extranjeros que residen y trabajan en el país, tienen un acceso limitado a los servicios públicos y la enorme mayoría depende de la asistencia de Unrwa.

En Siria, en tanto, 10 años de guerra civil sacaron a la luz la vulnerabilidad jurídica e institucional de los refugiados palestinos, residentes en su gran mayoría en grandes centros urbanos, donde se concentraron los combates.

De los 438.000 refugiados palestinos en Siria, más del 95% necesitan asistencia humanitaria para sobrevivir, 254.000 sufrieron un segundo desplazamiento forzado ahora dentro de ese país y 13.500 están en zonas de difícil acceso a las que no llega la ayuda.

De los refugiados palestinos que dejaron Siria por el conflicto, se estima que 50.000 viajaron a Líbano, 9.000 a Egipto, 6.000 a Jordania y varios miles a Turquía e Irak.

Jordania es sin dudas el país donde más peso tuvo el éxodo palestino sobre la población nacional.

Hay 2,2 millones de refugiados palestinos que gozan de ciudadanía plena, excepto los 140.000 provenientes de Gaza, que pueden contar con pasaportes temporales que no impliquen la ciudadanía. Representan casi un cuarto de la población total del país.

En la ocupada Cisjordania, viven más de 800.000 refugiados palestinos, el 25% de ellos en 19 campamentos, mientras que en la Franja de Gaza, se concentran 1,4 millones, lo que corresponde a un 70% de la población del enclave sometido a un bloqueo militar desde 2007 y al borde del colapso económico.

Fuente: Télam