2021 · 04 · 19

Informe de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas OCHA, sobre agresiones israelíes del 30 de marzo al 12 de abril de 2021

En menos de dos semanas, OCHA registró parte de las atrocidades, agresiones y crímenes que las fuerzas israelíes de ocupación y colonos y terroristas israelíes han cometido en contra de la población palestina bajo ocupación. Lamentablemente estos informes no han lograda aplacar las brutalidades que se siguen compitiendo

El día 6 de abril, las fuerzas israelíes en un puesto militar de control o Checkpoint, dispararon contra un automóvil, matando al conductor palestino de 42 años e hiriendo a su esposa en un puesto de control en Bir Nabala en Jerusalén ocupada. Según las autoridades israelíes, después de detenerse, el automóvil aceleró repentinamente en un aparente intento de atropellar a los soldados, versión desmentida por el diario israelí Haaretz y la organización israelí de derechos humanos B’Tselem. Según la mujer herida, su esposo estaba siguiendo las instrucciones de un soldado para proceder. Según testigos los soldados asesinaron a sangre fría a una persona que no implicaba peligro alguno para los militares.

Otros 52 palestinos resultaron heridos por las fuerzas israelíes en Cisjordania. Veintitrés resultaron heridos durante cuatro operaciones de búsqueda y detención en Silwan en Jerusalén ocupada, en los campos de refugiados de Al Arroub al norte de Hebrón y Aqbat Jaber en Jericó y en la ciudad de Nablus. Veintidós resultaron heridos en dos protestas semanales contra las actividades de asentamiento en las aldeas de Kufur Qaddoum en Qalqilia y Beit Dajan en Nablus. Dos niños de 13 años resultaron heridos en dos incidentes separados en la ciudad de Hebrón; uno de ellos perdió un ojo por una bala de goma disparada por militares israelíes durante enfrentamientos en los que el niño no participó y se encontraba dentro de un local comercial. Dos palestinos resultaron heridos en enfrentamientos en Sebastia cerca de Nablus durante una visita de colonos israelíes a los sitios arqueológicos de la ciuadad, y otro durante una visita de israelíes a la tumba de José en Nablus. Un anciano resultó herido durante los enfrentamientos, que estallaron mientras las fuerzas israelíes confiscaban tiendas de campaña en la aldea de Bani Naim en Hebrón. Otro palestino resultó herido al intentar cruzar una barrera en el área de Jerusalén. De las lesiones, 29 fueron tratadas por inhalación de gas lacrimógeno, 12 fueron alcanzadas por balas de goma, cinco recibieron disparos con munición real y seis fueron agredidas físicamente o rociadas con gas pimienta.

Las fuerzas policiales israelíes agredieron físicamente a nueve activistas, incluido un miembro del parlamento israelí, que se manifestaban contra el desalojo de familias palestinas de sus hogares en el barrio Sheikh Jarrah de Jerusalén ocupada. El jefe de policía del distrito de Jerusalén ha ordenado que se interrogue a los agentes implicados debido a que el parlamentario lesionado ha presentado una denuncia ante el Ministerio de Justicia. Se sabe que las investigaciones israelíes nunca han logrado hacer justicia y solo obedecen a un “show” mediático. Siempre los casos se cierran sin responsables.

Las fuerzas israelíes llevaron a cabo 154 operaciones de búsqueda y arresto donde detuvieron a 167 palestinos en Cisjordania. La gobernación de Ramallah registró el mayor número de operaciones (43), seguida de Jerusalén ocupada (27) y Hebrón (23).

En Gaza, en al menos 14 ocasiones, las fuerzas israelíes abrieron fuego cerca de la valla perimetral de Israel o frente a la costa, para hacer cumplir las restricciones de acceso y el bloqueo militar impuesto a la Franja.

Citando la falta de permisos de construcción, 20 estructuras de propiedad palestina fueron demolidas o incautadas en la Zona C y Jerusalén Oriental, lo que provocó el desplazamiento de 13 personas y afectó los medios de subsistencia de a lo menos de 90 personas. Diez estructuras fueron demolidas en ocho comunidades en el Área C, y un incidente desplazó a siete personas en el área de Dhahrat An Nada en Belén. En Susiya al sur de Hebrón, las autoridades israelíes confiscaron una tienda de campaña proporcionada como ayuda humanitaria. En Jerusalén Oriental, una familia de seis personas se vio obligada a demoler su propia casa en el barrio de Jabal al Mukkabir y seis talleres para trabajar fueron demolidas en Al ‘Isawiya. Las autoridades israelíes también emitieron seis órdenes de suspensión del trabajo contra al menos 32 estructuras residenciales y agrícolas palestinas y una carretera en Khirbet Ar Ras al Ahmar cerca de Tubas.

Colonos israelíes hirieron a siete palestinos, incluidos dos niños, y dañaron árboles de propiedad palestina. Los niños fueron agredidos físicamente en dos incidentes separados en el área H2 de Hebrón. Los otros cinco fueron apedreados o agredidos físicamente mientras trabajaban en sus tierras, incluidos cuatro en la aldea de Nabi Salih en Ramallah y uno en Yalud cerca de Nablus. Los palestinos informaron que alrededor de 100 árboles de olivo fueron arrancados de raíz en Qusra en Nablus. Una casa resultó dañada por un cóctel Molotov lanzado por los colonos en la zona H2 de Hebrón y los contadores de agua y parte de sistema eléctricos resultaron dañados en la aldea de Kifl Haris en Salfit. Los colonos arrasaron tierras palestinas de propiedad privada en Qaryut en Naplusa y Al Bqaia en Hebrón. En Deir Jarir en Ramallah, los colonos agredieron físicamente e hirieron a un activista israelí que brindaba una presencia protectora a los pastores palestinos.

 

Fuentes: OCHA e International Middle East Media Center

Traducción y edición: PalestinaLibre.org