2020 · 12 · 23

Patriarca católico de Tierra Santa: Los palestinos claman por justicia. ¿Por cuánto tiempo pueden los cristianos del mundo ignorarnos?

La supuesta propuesta de paz del presidente Trump es una justificación de la ocupación y una falsa promesa de prosperidad para los palestinos a costa de su libertad e independencia. El origen del conflicto es una ocupación militar prolongada que abusa de los derechos humanos y ha sido declarada ilegal según el derecho internacional.

Michel Sabbah, el Patriarca Católico de Tierra Santa, señaló en su mensaje de navidad que “La ocupación militar israelí de Palestina continúa por más de 53 años. En particular, los palestinos de Gaza están sufriendo un asedio cruel. La administración estadounidense ha retirado la ayuda para los hospitales palestinos en Jerusalén Este -bajo ocupación israelí- y para el trabajo humanitario de las Naciones Unidas en el territorio palestino ocupado”.

La supuesta propuesta de paz del presidente Trump es una justificación de la ocupación y una falsa promesa de prosperidad para los palestinos a costa de su libertad e independencia. A pesar de las promesas, y contrariando los recientes acuerdos de paz con los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, Israel prosiguió con la anexión de tierras y recursos palestinos como la reciente aprobación de 3.000 nuevas viviendas en asentamientos en la Ribera Occidental.

Es una cuestión de humanidad en Tierra Santa. Los seres humanos siguen matando o muriendo. El poder del más fuerte, no es el poder de Dios que sigue prevaleciendo. Además, al considerar el estado de Israel como un cumplimiento de la profecía bíblica, los cristianos sionistas creen que Israel debería recibir un estatus especial, usando así la palabra de Dios para apoyar políticas y prácticas que privilegian a un pueblo sobre otro, con consecuencias mortales.

Decimos que la palabra de Dios es la palabra de la vida para todos. Nuestro Dios es de amor, no de guerra. La palabra de Dios, incluso en medio de los conflictos, debe llevarnos a todos a respetarnos unos a otros como creados por igual: israelíes y palestinos con iguales derechos, libertad e independencia.

Así que nos dirigimos a los medios de comunicación, la Iglesia católica mundial y la sociedad civil preguntando: "¿Me ayudarán?". ¿Pueden ayudar tanto a israelíes como a palestinos a lograr una paz justa y definitiva? ¿O seguirás mirando con indiferencia hacia Tierra Santa, una tierra en la que un pueblo continúa oprimiendo a otro pueblo, en un continuo derramamiento de sangre y odio?

En 2009, los cristianos palestinos de diversas iglesias, instituciones y organizaciones humanitarias pidieron el fin de la ocupación israelí. En Kairos Palestine publicamos el documento "Un momento de la verdad: una palabra de fe, esperanza y amor desde el corazón del sufrimiento palestino". Este grito cristiano palestino, un documento teológico audaz basado en las Escrituras, fue bienvenido por algunos, pero mal entendido y rechazado por otros. El corazón del documento es una invitación para que los cristianos se unan a los palestinos en su resistencia no violenta moldeada por la "lógica del amor".

A muchos se les ha hecho creer la falsa narrativa de que el origen del problema es un conflicto religioso entre musulmanes y judíos. Decimos: El origen del conflicto es una ocupación militar prolongada que abusa de los derechos humanos y ha sido declarada ilegal según el derecho internacional.

Lamentablemente, este documento y otras plegarias no lograron la solidaridad que esperábamos de nuestras hermanas y hermanos en las iglesias estadounidenses.

Algunas iglesias de Europa Occidental y América del Norte dudan en actuar con valentía por temor a ser acusadas de antisemitas. Decimos: Hablen como cristianos, compórtense como cristianos, preocúpense por lo que sucede en tu Tierra Santa, para salvarnos a todos, y quizás a vosotros mismos.

Otros líderes de la iglesia, que desean ser "equilibrados" en sus puntos de vista, buscan poner a las víctimas y los agresores en pie de igualdad. Decimos: míranos a los dos como somos: el uno, el opresor; el otro, el oprimido. Ayúdanos a ambos a lograr la paz y la justicia en nuestra tierra, la tierra de Dios.

A principios de este año, representantes de 20 países de los cinco continentes se unieron a los cristianos palestinos para emitir "Grito de esperanza: un llamado a la acción decisiva". Este documento ha sido traducido a 13 idiomas y respaldado por más de 350 líderes cristianos, académicos y organizaciones de todo el mundo, y ha sido firmado por más de 12,400 personas e iglesias.

Hemos hecho este llamado porque nos preocupamos por el futuro de las personas en Tierra Santa y más allá, personas de todas las religiones y agnósticos. Como escribimos sobre israelíes y palestinos en "Un momento de la verdad": "Nuestro futuro y su futuro son uno". Juntos, enfrentamos “o el ciclo de violencia que nos destruye a los dos o la paz que beneficiará a ambos”.

 

Fuente: www.americamagazine.org

Traducción y edición: PalestinaLibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original en inglés y a la traducción de Palestinalibre.org