2020 · 10 · 23

Maher Al-Akhras: Un detenido palestino sin inculpación ni juicio en huelga de hambre pasa del hospital a la cárcel

Encarcelado por meses bajo el concepto detención administrativa, es decir sin cargo alguno, disposición controvertida que facilita a Israel detener palestinos sin inculpación ni juicio por periodos de hasta seis meses renovables.

Un palestino detenido por Israel, al que se considera en estado "crítico" en el tercer mes de su huelga de hambre, fue trasladado el viernes de un hospital a los servicios penitenciarios, indicaron fuentes concordantes.

Detenido a fines de julio por las fuerzas israelíes en Cisjordania ocupada, Maher Al-Akhras, de 49 años, inició una huelga de hambre para protestar contra su detención.

Había sido puesto en detención administrativa, disposición controvertida que facilita a Israel detener palestinos sin inculpación ni juicio por periodos de hasta seis meses renovables.

Tras el deterioro de su estado de salud, Al-Akhras, quien Israel sospecha tiene relaciones con el grupo armado palestino Yihad Islámica, fue trasladado a inicios de septiembre al hospital Kaplan cerca de Tel Aviv, donde continuaba su huelga de hambre.

Su abogada y el Club de Presos Palestinos, una oenegé local que lo defiende, indicaron el viernes que acababa de ser trasladado a la clínica de una cárcel, situada también cerca de Tel Aviv.

Contactado por la AFP, el portavoz de la autoridad carcelaria, Yitzhak Goralov, confirmó que Al-Akhras pasó a control de las autoridades penitenciarias israelíes desde el viernes por la tarde y, según su abogada, "bajo el pretexto de que no cooperaba con el personal médico" del hospital.

El Comité Internacional de la Cruz Roja indicó el jueves en un comunicado que está "preocupado por posibles secuelas irreversibles" para la salud del preso, quien "desde un punto de vista médico", se encuentra "en fase crítica".

El comisionado especial de la ONU sobre la situación de derechos humanos en los Territorios Palestinos, Michael Lynk, pidió el viernes a Israel poner fin a las detenciones administrativas y liberarlo "inmediatamente (...) tras 89 días sin comer".

 

Fuente: Swiss info