2020 · 10 · 12

Por primera vez los sindicatos británicos se comprometen a desafiar el apartheid israelí

La Asamblea Anual del Congreso Sindical (TUC por sus siglas en inglés N.de T.) que representa a casi 6 millones de miembros en el Reino Unido adoptó una moción que reafirmó su solidaridad con la lucha del pueblo palestino por el derecho a la autodeterminación, condenando la ocupación y las políticas expansionistas del Gobierno israelí.

Fuentes: Mondoweiss [Foto: Los delegados en el Congreso de TUC 2018 muestran su apoyo a una moción que condena la aprobación de la ley del Estado nacional por parte de Israel]

 

Por Bernard Regan

Una moción del Congreso de Sindicatos Británicos instando a los miembros a «unirse a la campaña internacional para detener la anexión y terminar con el apartheid» podría alentar a los sindicatos de todo el mundo a desempeñar un papel importante en el movimiento internacional de solidaridad con Palestina como lo hicieron contra el apartheid en Sudáfrica.

El 15 de septiembre la Asamblea Anual del Congreso Sindical (TUC por sus siglas en inglés N.de T.) que representa a casi 6 millones de miembros en el Reino Unido adoptó una moción que reafirmó su solidaridad con la lucha del pueblo palestino por el derecho a la autodeterminación, condenando la ocupación y las políticas expansionistas del Gobierno israelí.

La resolución expresó abiertamente su oposición a las ambiciones anexionistas del Gobierno de Netanyahu, respaldada por la Administración de los Estados Unidos, y pidió el fin de la complicidad del Gobierno británico. Al exigir el cese del bloqueo de Gaza y el apoyo al «derecho de los refugiados palestinos a regresar», comprometió al TUC a «comunicar su posición a todas las demás centrales sindicales nacionales en las confederaciones sindicales internacionales y europeas e instarlas a unirse la campaña internacional para detener la anexión y acabar con el apartheid”.

Lo que distingue la resolución es que al pedir el fin del “apartheid” identifica las prácticas del Estado israelí para con el pueblo palestino como institucionalmente discriminatorias, desafiando así la normalización de las relaciones que actualmente adoptan, por ejemplo, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin y promovida por la Casa Blanca.

El internacionalismo tiene una larga tradición en el movimiento sindical británico. En la década de 1860 los trabajadores de las fábricas en el área de Manchester se negaron a trabajar con mano de obra esclava utilizada en las plantaciones de algodón importado de los estados del sur de los Estados Unidos, a pesar de las penurias que sufrían sus familias como consecuencia. Voluntarios, muchos del movimiento sindical, lucharon en la Guerra Civil española contra los fascistas. En la década de 1960 los sindicalistas estuvieron entre los primeros en responder al llamado del Congreso Nacional Africano a boicotear a Sudáfrica. Es esta tradición la que se refleja en la solidaridad expresada para con el pueblo palestino.  

Cuando se haga efectiva, la decisión del TUC podría hacer una contribución significativa a la construcción del movimiento de solidaridad internacional y alentar a los sindicatos de todo el mundo a desempeñar un papel importante en la campaña, tal como lo hicieron en la campaña contra el apartheid en Sudáfrica.

El compromiso del TUC fue producto del trabajo de los partidarios de la Campaña de Solidaridad con Palestina y de los sindicalistas durante muchas décadas. Se reconoció la importancia de los sindicatos por su potencial para atraer a millones de personas a la campaña por la justicia para los palestinos. Además los sindicatos son importantes porque algunos están afiliados al Partido Laborista y, por lo tanto, pueden hacer una contribución vital para garantizar que la voz de los palestinos y sus partidarios no sea silenciada por los apologistas pro-Netanyahu dentro del propio Partido.

Durante más de tres décadas este trabajo ha resultado en un cambio de Palestina como preocupación de una pequeña minoría a una causa con un apoyo abrumador en los sindicatos. Si bien se produjeron avances en un pequeño número de sindicatos a principios de la década de 1990, el apoyo de la mayoría de los sindicatos se consolidó con la adopción de una moción en 2006 que estableció la agenda política para los años siguientes.

La moción, presentada por el Sindicato de Bomberos, expresó su apoyo a:

  • El derecho del pueblo palestino a la libre determinación.
  • El derecho de los refugiados palestinos a regresar a su tierra natal.
  • La retirada de las tropas israelíes de todos los territorios ocupados.
  • La eliminación del «muro del apartheid» construido ilegalmente.

Desde el principio el TUC animó a todos sus sindicatos a afiliarse a la Campaña de Solidaridad Palestina (PSC) y desde esa fecha ha habido innumerables reuniones de ramas sindicales que han escuchado a oradores palestinos y delegaciones británicas que regresan discutiendo la situación del pueblo palestino. Cientos, si no miles, de sindicalistas han visitado la Palestina histórica, reuniéndose con trabajadores, comunidades y activistas para estar mejor informados sobre los problemas resultantes de las brutales acciones del Estado israelí y su ejército. Estos viajes han incluido reunirse con una amplia gama de activistas palestinos y visitar muchos campos de refugiados, centros culturales, escuelas, universidades, personas que enfrentan demoliciones de casas, niños prisioneros, miembros de comunidades beduinas y activistas palestinos dentro de Israel.

Este importante grupo que aporta su propio conocimiento de primera mano de la situación se ha convertido en un defensor eficaz de la causa palestina y movilizador de las acciones iniciadas por la PSC. Siempre que ha sido posible, han tratado de convertir esta solidaridad política en acciones prácticas de apoyo humanitario.

Los sindicatos han participado de manera central en la campaña contra todas las formas de racismo, incluida la islamofobia, y en el apoyo a las movilizaciones en torno a Black Lives Matter. Al mismo tiempo, quienes apoyan a los palestinos entienden que no hay contradicción entre la oposición militante al antisemitismo y al mismo tiempo mantener una posición de apoyo intransigente a los derechos de los palestinos oprimidos.

El desafío ahora es seguir desarrollando este trabajo, pedir al Partido Laborista que respalde esta campaña y exigir que el Gobierno británico ponga fin a su complicidad con la opresión del pueblo palestino por parte del Gobierno israelí y rechace la intervención del presidente Trump o de cualquier administración estadounidense futura para frustrar el derecho del pueblo palestino a la libre determinación.

Fuente: https://mondoweiss.net/2020/10/in-a-first-british-trade-unions-commit-to-challenging-israeli-apartheid/

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Fuente: Rebelion.org

 

Ver:

El sindicato más grande del Reino Unido aprueba una moción contra el apartheid israelí

Declaración del Consejo General del TUC sobre Oriente Medio: Los sindicatos del Reino Unido aprueban el boicot con una abrumadora votación