2020 · 09 · 20

Dahlan, el líder palestino al que apuestan Israel y EEUU

Conforme envejece el presidente Mahmud Abás, Israel cuenta con el respaldo absoluto de EEUU para preparar una sucesión que sea todavía más a su medida. El hombre que para Israel reúne las condiciones idóneas es Mohammad Dahlan, un político muy controvertido que carece de escrúpulos.

Por EUGENIO GARCÍA GASCÓN

El jueves Israel Hayom publicó una declaración del embajador de Estados Unidos, David Friedman, donde se refería al futuro de la Autoridad Palestina, una institución más irrelevante incluso que la Unión Europea en todo lo tocante a Oriente Próximo. La declaración enseguida causó una serie de airadas reacciones.

Ese periódico de Tel Aviv está estrechamente alineado con el primer ministro Benjamín Netanyahu y con los colonos judíos, y el mismo embajador Friedman es asiduo en sus páginas. Su director, Boaz Bismut, aparece cada viernes en la tertulia informativa del Canal 12 defendiendo las políticas extremistas de Netanyahu.

El propietario del diario, el magnate del juego judío americano Sheldon Adelson acaba de desembolsar esta semana 50 millones de dólares para impulsar la campaña de Donald Trump, justo 24 horas después de la firma de la normalización de relaciones entre Israel, los EAU y Bahrein, en la Casa Blanca.
 
Pues bien, el reportero de Israel Hayom preguntó a Friedman: "Puesto que (Mohammad) Dahlan reside en los Emiratos, ¿ve usted viable la posibilidad de nombrarlo líder palestino?" A lo que el embajador de Donald Trump respondió: "Es lo que estamos pensando, aunque no deseamos montar un liderazgo palestino."

Sus palabras causaron gran revuelo e indignación entre los palestinos (y solo entre los palestinos). Israel Hayom dejó pasar tiempo hasta que nueve horas después publicó una versión ligeramente corregida pero totalmente distinta de las primeras palabras de Friedman: "No estamos pensando en eso, y no deseamos montar un liderazgo palestino". El periódico no ofreció ninguna explicación de este cambio radical de la cita.

El mismo jueves la presidencia palestina respondió que "es el pueblo palestino quien elige su liderazgo", y el viernes el propio Dahlan dijo exactamente lo mismo a través de su página en Facebook. Es obvio, sin embargo, que tanto israelíes como estadounidenses están preparando el relevo del presidente Mahmud Abás, que no ha podido servir mejor a los intereses de Israel durante los últimos tres lustros.

Pero el servilismo de Abás, que ya se acerca a los 85 años de edad, les parece insuficiente a Israel y Estados Unidos, de manera que no puede extrañar que hayan puesto en el objetivo a Dahlan para preparar el relevo, un político ambicioso y sin escrúpulos de quien ya Yaser Arafat no se fiaba un pelo. Sus acciones han estado marcadas en todo momento por un servilismo elevado a la enésima potencia.

Dahlan, que este mes cumplirá 59 años, reúne las condiciones idóneas para satisfacer las desenfrenadas políticas de Netanyahu con respecto a los palestinos y con respecto a Oriente Próximo en general. En el panorama palestino no hay ningún líder que pueda parangonarse con él en materia de sumisión a Israel.

Desde que fue expulsado de los territorios palestinos, Dahlan reside en los Emiratos Árabes Unidos. La justicia palestina y la justicia turca andan detrás de él desde hace años pero no han podido echarle el guante puesto que es un protegido del príncipe emiratí Mohammad bin Zayed, para quien realiza toda clase de oscuros servicios.

Sin ir más lejos, los turcos aseguran tener pruebas de que estuvo detrás del fallido golpe de estado de 2016 contra el presidente Recep Tayyip Erdogan. Según los investigadores turcos, Dahlan fue quien orquestó y coordinó desde los EAU el golpe que estuvo a punto de triunfar pero en el último momento fue desbaratado. Teniendo en cuenta las estrechas relaciones de Dahlan con Israel, es muy difícil creer que los israelíes estuvieran al margen del golpe.

Pero esta no es su única proeza. El príncipe Ben Zayed lo utiliza en muchos de los numerosos proyectos que tiene entre manos para crear un Oriente Próximo a la medida de sus sueños, que son exactamente los sueños húmedos de Netanyahu. Cada día está más claro que uno de los grandes logros de Netanyahu es que ahora tiene permiso para hacer y deshacer directamente, sin necesidad sin recurrir a Washington más que cuando su intervención sea estrictamente necesaria.

En la entrevista con Israel Hayom, el embajador Friedman, un fanático que también contribuye a la ocupación con dinero de su bolsillo, y se reúne habitualmente y de manera amistosa con los colonos judíos más radicales, dijo que la actual dirección palestina "no sirve a los intereses del pueblo palestino", lo que es absolutamente cierto puesto que Abás por encima de todo sirve a los intereses de Israel, aunque no todo lo que Israel querría.

En esta línea, Friedman dijo: "La dirección palestina sigue arrimada a quejas muy antiguas y no racionales. Tiene que entrar en el siglo veintiuno, porque ahora está en el lado equivocado de la historia". Lo dijo con todo el cinismo del que es capaz y como si no tuviera nada que ver con la brutal ocupación militar israelí.

Para Friedman y Netanyahu, Dahlan es su hombre. No dan ninguna importancia al hecho de que Dahlan esté siendo buscado por asesinato, corrupción y espionaje, además de por su decisiva intervención en el fallido golpe contra Erdogan. La actitud de Friedman y Netanyahu es lógica puesto que Dahlan ha hecho todo eso, así como su directa intervención en la guerra libia o en Líbano, atendiendo a los intereses de Israel y Estados Unidos desde los EAU.

Dado que Dahlan es un personaje sumamente controvertido entre los palestinos, es muy posible que su implantación forzada como presidente, si finalmente se produce, traiga un sinfín de problemas a la sociedad palestina, incluida la posibilidad de un conflicto armado, pero esto es algo que a Friedman y Netanyahu no les quita el sueño.

 

Fuente: publico.es

 

Temas relacionados: El asesino israelí que se asoció con Mohammad Dahlan