2020 · 09 · 19

El 84% de los canadienses quieren que la CPI investigue los crímenes de guerra de Israel

Claramente y no hay duda alguna que Israel viola los derechos humanos y comete crímenes lesa humanidad. No obstante, esto pareciera que poco importa a occidente y se escandalizan cuando las instancias internacionales como la Corte Penal Internacional pretende investigar los hechos. La Legalidad Internacional solo se aplica a los países pobres y nunca a potencias militares y a sus protegidos.

Alrededor del 84% de los canadienses desean que se investigue la comisión de crímenes de guerra en Israel, según una nueva encuesta de opinión sobre varias cuestiones, entre ellas una posible investigación de la Corte Penal Internacional (CPI) sobre los presuntos crímenes de guerra israelíes, y la posibilidad de trasladar la embajada de Canadá a Jerusalén.

La encuesta, patrocinada por Canadienses por la Justicia y la Paz en el Oriente Medio (CJME), Voces Judías Independientes del Canadá y la Red Unida por la Justicia y la Paz en Palestina e Israel, reveló que la gran mayoría de los canadienses desean que se trate a Israel de la misma manera que a cualquier otro país, y el 84% de los encuestados dijo que apoyaría una investigación de la Corte Penal Internacional sobre presuntos crímenes de guerra cometidos por funcionarios israelíes.

Los canadienses también apoyan la independencia de la Corte Penal Internacional y no quieren que el Canadá intervenga aunque se oponga a una investigación. Sólo un tercio de los canadienses piensa que el Canadá debería considerar la posibilidad de intervenir si se opone a una investigación de la Corte Penal Internacional, y aún menos quieren que el Canadá intervenga si la investigación se refiere a Israel.

CJPME, explicó que se trataba de una conclusión importante dado que el Canadá había enviado una carta a la Corte Penal Internacional en febrero de 2020 tratando de disuadir a la Corte de investigar los presuntos crímenes de guerra de Israel.

La encuesta, que fue realizada por EKOS Research Associates, también reveló que una gran mayoría de canadienses no desea pasar por alto las presuntas violaciones de los derechos humanos de ningún país, incluido Israel, cualesquiera que sean las circunstancias. Alrededor del 86% de los canadienses se mostraron en desacuerdo con la afirmación de que el Canadá debería pasar por alto las presuntas violaciones de los derechos humanos de Israel, ya que es un aliado.

Extrapolando las conclusiones de la encuesta, la CJPME observó que “si bien el Gobierno canadiense ha dado a menudo a Israel un trato especial y duda en criticar sus violaciones de los derechos humanos, los resultados generales de la encuesta indican que la tendencia frecuente del Canadá de dar un pase a Israel (también conocido como “excepcionalismo israelí”) no es popular entre los canadienses”.

“Las excepciones a esta tendencia son los partidarios del Partido Conservador, que tienden a estar mucho más dispuestos a pasar por alto las violaciones de los derechos humanos de Israel. Pero incluso entre los partidarios del Partido Conservador, una mayoría se opone a ello”.

En cuanto a la controvertida decisión de trasladar la embajada canadiense a la Jerusalén ocupada, la encuesta reveló que cuatro de cada cinco canadienses (82%) quieren que Canadá mantenga su actual política sobre Jerusalén y siga pidiendo que la ciudad sea compartida, en comparación con menos de una quinta parte (18%) que dijo que Canadá debería seguir a Estados Unidos y reconocer a Jerusalén exclusivamente como capital de Israel.

Entre los partidarios del Partido Conservador, cuyos nuevos dirigentes se dice que apoyan el traslado de la embajada a Jerusalén, una mayoría (54%) apoya el mantenimiento de la actual política del Canadá en su lugar.

 

Fuente: monitordeoriente.com