2020 · 09 · 13

La Dirección Nacional Unificada de la Resistencia Popular anuncia sus primeros pasos para enfrentar el ‘acuerdo del siglo’ y la normalización.

Recientemente se ha formado la “Dirección Nacional Unificada de la Resistencia Popular” que agrupa a todos los partidos y movimientos políticos de Palestina y cuyo objetivo es acabar con las divisiones y disputas internas y unificar los esfuerzos en favor de la lucha en contra de la ocupación y lograr la ansiada libertad.

En el primer comunicado de esta Dirección Nacional Unificada de la Resistencia Popular, se ha  anunciado que el martes 15 de septiembre será considerado un día de rechazo popular a la normalización tanto en la patria bajo ocupación como en la diáspora, en que se izarán solo las banderas de Palestina en nuestras ciudades, pueblos y campamentos de la patria y todas las plazas de nuestra comunidad, como expresión de nuestro rechazo decisivo las normalizaciones que regímenes feudales y dictatoriales del Golfo han llevado a cabo con Israel.

En el comunicado de hoy domingo, la Dirección Nacional Unificada de la Resistencia Popular hizo un llamado a las fuerzas vivas, la sociedad civiles, trabajadores, intelectuales, estudiantiles y femeninas de toda nuestra patria, a izar solo la bandera palestina en señal de unidad y en denuncia y rechazo a los acuerdos de la vergüenza y humillación en este día negro para la paz y la justicia.

También llamó a las comunidades palestinas, y a las fuerzas libres y democráticas del mundo a manifestarse frente a las embajadas de EEUU, el estado ocupante de Israel, los Emiratos Árabes Unidos y el Reino de Bahréin, el mismo día, denunciando los acuerdos vergonzosos llevados a cabo bajo la presión y extorsión de Trump para aislar a los palestinos y beneficiar la ocupación israelí.

Este tipo de normalizaciones daña la causa palestina

Cabe señalar que, para los palestinos “normalizar” relaciones con Israel es aceptar la ocupación militar de nuestro pueblo, es una clara complicidad con las violaciones a los derechos humanos, a la legalidad internacional y con el Apartheid y es una acción que perjudica al pueblo palestino y a su lucha por la libertad y la independencia. Habría sido mas digno que previo normalizar gratuitamente las relaciones, exigir a Israel respetar la legalidad internacional y los derechos humanos de los palestinos.

La normalización es parte de la estrategia de Trump para terminar con la causa palestina y los anhelos libertarios de su pueblo. 

Cabe recordar que esta estrategia se inició con ataques masivos a los estamentos de la legalidad que sostienen la causa palestina como el uso sistemático del Veto norteamericano en el Consejo de Seguridad de la ONU, el retiro de Estados Unidos de la UNESCO debido a sus condenas a la intervención de la ocupación israelí en el patrimonio cultural e histórico de Palestina, eliminar los aportes a la UNRWA para acabar con las demandas de los refugiados palestinos, atacar groseramente a la Corte Penal Internacional por atreverse a investigar los crímenes israelíes, etc. y posteriormente lanza su “Plan de Paz” un plan totalmente al margen de la legalidad y el consenso internacional y confeccionado solo con los israelíes a medida y beneficio de Israel y de los colonos. Es tan grosero este plan que ningún gobierno del mundo lo ha aceptado y fue categóricamente rechazado por la comunidad internacional cuando Netanyahu anunció su aplicación e implementación con la anexión de partes de Cisjordania que el Plan de Trump consideraba.

Para los palestinos, la verdadera paz se logra con la verdad, la justicia y con el respeto a la legalidad internacional que toda la comunidad internacional ha adoptado como solución justa para el conflicto.  

 

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada