2020 · 09 · 08 • The Palestine Project - Mohammed Arafat

Apropiación y robo cultural: primero el hummus, ahora el bordado tradicional Palestino

No conformes con la ocupación, los diseñadores de moda Israelíes se están apropiando de la cultura Palestina como si fuese suya.

Desde los antiguos castillos en Japón a las pirámides de Egipto; desde la Basílica de San Pedro en el Vaticano a la ciudad vieja de Jerusalén en Palestina, las civilizaciones emergieron y crearon historias y tradiciones, costumbres  y oficios. En cada país, existe una rica historia, desarrollada por pueblos hábiles a través de sus talentos y los oficios que dominaron.

Pese al paso de distintas culturas a lo largo de los siglos, las costumbres y tradiciones Palestinas han permanecido igual y hasta nuestros días, testigos de la historia Palestina. En los motivos de sus bordados y el tipo de punto en cruz, la herencia Palestina tiene un toque distintivo.

Estas tradiciones, emergieron durante el período Canaanita (1500 ac). El bordado en cruz era realizado en casa y usado por los pobladores Palestinos o Fellaheen. Aún hoy el bordado es aprendido en los hogares, enseñado por las generaciones mayores y pasado tradicionalmente de madre a hija, y de hija a hermana.

El bordado en cruz no es fácil, y puede llevar días completar una pieza, pues requiere precisión, habilidad y paciencia. Muchas veces es realizado y disfrutado como una actividad  grupal.

Conocí a Nadia Sahmoud, una joven Palestina de la franja de Gaza, que se especializa en bordado de vestimentas, en particular de los vestidos de las pobladoras. Mientras muchos persiguen un talento que aman, con Nadia, ello también es una forma de resistencia y de preservar sus costumbres Palestinas.

Al empezar su relato, Nadia describe cómo una vez se encontraba viendo un programa de modas en la televisión en el cual se mostraban los vestidos tradicionales Palestinos. Inicialmente se sintió orgullosa, alegre, “pero de repente, quedé estupefacta. El diseñador era Israelí y  afirmaba que también los diseños lo eran y que describían la historia Israelí.”

Desde entonces, Nadia decidió aprender y dominar el oficio para corregir ese concepto errado del bordado Palestino y resistir la apropiación cultural.

Nadia sueña con ver sus diseños y productos compartidos en los programas internacionales de moda, convertirse en experta bordadora y tener su propia marca.

Como otros Palestinos, Nadia comparte el sueño de enseñar al mundo sobre Palestina a través del desarrollo de sus talentos. Planea su primer vestido de novias bordado y vender globalmente con la esperanza “que el mundo pueda conocer esta herencia cultural Palestina, no Israelí.”

“Como sabes, cada país tiene una identidad representada por sus tradiciones y costumbres, y por supuesto el bordado es un símbolo que nace de la identidad Palestina, marcando una especial belleza en Medio Oriente y alrededor del mundo.”

Respondiendo a la pregunta si el bordado es un oficio o un talento, Nadia afirma que se trata de dos caras de una misma moneda.

“Eso significa, que cuando bordas, necesitas un talento que perfeccionar.”, explica.

En medio de la actual crisis de desempleo en Gaza, este oficio se ha convertido en la fuente de ingresos de Nadia.

Termina la conversación señalando que el bordado Palestino debería ser tan famoso como otros bordaddos del mundo árabe, un signo de su historia, pues “un país sin historia no tiene sentido”.

Fuente: Mohammed Arafat en Alaraby

Fotos: The Palestine Project en Medium

Traducción del inglés: Felipe Alvarado Diaz para Palestinalibre.org

Copyleft: se permite el uso de esta traducción siempre que se mantenga enlace al original al inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

 

Artículos sobre Apropiación Cultural:

 

The Palestine Project - Mohammed Arafat