2020 · 08 · 19

El recuerdo de Samih al-Qasim, el poeta palestino de la resistencia

Han pasado seis años de la desaparición del poeta palestino Samih al-Qasim. A lo largo de toda su vida peleó por un Estado palestino laico, democrático y plurinacional, que integre a árabes y judíos, motivo que lo llevó varias veces a la cárcel.

Un 19 de agosto falleció a los 75 años de edad Samih al-Qasim, poeta, periodista y militante palestino de nacionalidad israelí. Es considerado uno de los poetas árabes contemporáneos más importantes con varias obras publicadas en diversos idiomas.

Samih al-Qasem falleció en el hospital Safed, en el norte de Israel, en el 2014. Padecía un cáncer de hígado que terminó con su vida.

Este poeta, periodista y, sobre todo, militante de la causa palestina había nacido en Rama, un pueblo de la región de Galilea, en el año 1938. Por ese entonces el territorio pertenecía a la Palestina bajo mandato británico. Luego de la guerra de 1948 que dio nacimiento al Estado de Israel, la famlia al-Qasem permaneció allí a pesar de la persecución contra los árabes. En 1952 se convirtieron en ciudadanos israelíes de pleno derecho.

Samih realizó sus estudios secundarios en la ciudad de Nazaret y comenzó a estudiar filosofía y economía política en Moscú. Sin embargo interrumpió su vida universitaria para dedicarse a la poesía, el activismo político y el periodismo.

A pesar de ser un árabe de origen druso viviendo en Israel, al-Qasem siempre se consideró palestino y por eso se negó en 1960 a realizar el servicio militar en el ejército israelí (los drusos son los únicos árabes a los que se les permite y exige realizar el servicio militar obligatorio en Israel). Por este motivo fue encarcelado por primera vez, aunque no sería la última.

Trabajó en diversos periódicos y revistas escritas en árabe. Fue fundador de la revista literaria 48, director del mensual Al-Yadid (“El Nuevo”) y como militante del Partido Comunista de Israel, colaborador habitual del periódico Al-Ittihad. Fue también redactor jefe del diario Kull al-Arab (“Todos los Árabes”), de Haifa y dirigió la editorial Arabesque.

A lo largo de su vida publicó más de cuarenta obras que han sido traducidas a los principales idiomas del mundo con excepción del castellano, salvo algunos pocos poemas dispersos en antologías varias. Tampoco se han publicado en hebreo a pesar de haber sido casi toda su vida ciudadano israelí.

Entre sus obras más destacadas figuran Persona non grata, publicado en 1986 donde incluye un poema a Federico García Lorca, “De noche en la puerta de Federico”. Entre su obra en prosa se destaca su correspondencia con el poeta palestino Mahmud Darwish, publicada bajo el título Al-Rasā’il (“Cartas”).

A lo largo de toda su vida peleó por un Estado palestino laico, democrático y plurinacional, que integre a árabes y judíos, motivo que lo llevó varias veces a la cárcel.

 

Uno de sus poemas tiene enorme actualidad:

A todos los hombres elegantes de la ONU

¡Caballeros de todos los rincones:
Con corbatas en pleno mediodía
y excitantes polémicas,
¿Qué pintáis, decidme, en este tiempo?
¡Caballeros de todos los rincones:
El musgo, ya creciéndome en el corazón,
cubrió todos los muros de cristal,
las cuantiosas reuniones,
los vitales discursos,
los espías, las masas, los dichos de las putas…
¿Qué pintáis, decidme, en este tiempo?

* * *

Caballeros!:
Dejad ir a su antojo la luna de los monos,
y veníos para acá,
porque yo hago perder los puentes a este mundo.
Mi sangre está amarilla,
mi corazón caído en el lodo de los votos.
¡Caballeros de todos los rincones! :
¡Que sea peste mi afrenta, y sierpes, mi tristeza!
¡Relucientes zapatos de todos los rincones!:
Grita más mi venganza que mi voz.
El tiempo es un cobarde.
¡Y yo no tengo manos!

Samih al-Qasim

 

Fuente: www.notasperiodismopopular.com.ar


Mas información sobre Samih al Qasim y sus obras