2020 · 07 · 02

Sueño del retorno, intacto en corazón de refugiadas palestinas

Los refugiados palestinos en especial las mujeres, conservan hoy intacto el sueño de retornar a su tierra y a sus hogares usurpados. Las madres palestinas educan y mantienen viva la llama del retorno en el alma de sus hijos de generación tras generación.

Por Adalys Pilar Mireles

 

Con el corazón en la franja de Gaza y Cisjordania, Wisam El-Rayes asegura que, pese a décadas de lejanía y nostalgia, las refugiadas palestinas conservan hoy intacto el sueño de retornar a su tierra y constituir un estado soberano.

Sin importar donde estén, nuestras madres atan a sus hijos al añorado terruño, evocando a la patria perdida, y con cada recuerdo desempolvado intentan plantar bien hondo el anhelo de regreso en el alma de sus hijos, para así asegurar de que siga vivo hasta que podamos hacerlo realidad, declaró a Prensa Latina la activista.

En una batalla contra el olvido y el desarraigo -añadió- tratamos de enseñarles desde pequeños que deberán apegarse con firmeza a su territorio natal, pese a cualquier adversidad, al igual que los olivos en los campos.

Al referirse a la pretendida anexión parcial de Cisjordania, El-Rayes manifestó que su pueblo se reserva el derecho a utilizar todos los medios a su alcance para rechazar dicho proyecto, impulsado por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

En la práctica significaría la pérdida de terrenos agrícolas, de áreas donde están asentadas desde hace mucho tiempo poblaciones árabes, de zonas privilegiadas pertenecientes a la llamada área (C) del fértil Valle del Jordán, el cual contiene importantes reservas de agua, enfatizó.

La Vocera de la Federación de Mujeres Palestinas, capítulo Egipto, comentó que además de la disposición de los hombres y mujeres de la franja de Gaza y Cisjordania para ofrecer toda la resistencia posible, necesitan como nunca antes de la solidaridad mundial a fin de boicotear el proyecto, que en su opinión impone una suerte de ley de la selva.

Pedimos a nuestros hermanos árabes y de otras partes del planeta, que nos apoyen para frustrar este engendro e imponer sanciones al gobierno de Tel Aviv hasta que desista de su empeño, insistió la portavoz.

El programa anexionista, alentado por Netanyahu, fue condenado de plano por la Autoridad Palestina (AP) que dejó sin efecto todos los tratos previos con Israel, incluidos los pactos de Oso (1993), los cuales incluyen acápites referidos a temas de seguridad.

Sus dirigentes advirtieron que de llevarse a vías de hecho haría inviable la conformación de un estado independiente para los palestinos, con las líneas divisorias de 1967 y Jerusalén oriental como su capital, una aspiración reconocida por la Organización de Naciones Unidas (ONU), que la considera completamente legítima.

Asimismo, echaría por tierra los esfuerzos en busca de una salida política al largo conflicto y, por ende, cualquier horizonte de paz en la región, alertó la AP.

Lo que estamos viviendo es la continuidad de una política con lejanos antecedentes, Israel no ha ocultado nunca sus ambiciones expansionistas, sus deseos de apoderarse de nuestras tierras ancestrales, tratando de anular los derechos que nos asisten, dijo El-Rayes.

Cientos de palestinos protestaron la víspera en la franja de Gaza contra el plan anexionista, que aunque no 'echó a andar' el 1 de julio como había anunciado el jefe de Gobierno, sí sigue en su agenda.

Se trata de un proceso complejo, seguiremos trabajando en él durante los próximos días, explicó el político de 70 años.

Poco después un funcionario adelantó que Tel Aviv espera una declaración del presidente estadounidense, Donald Trump, para comenzar a implementar la cuestionada iniciativa, en línea con el Acuerdo del Siglo presentado en enero por el ocupante de la Casa Blanca.

 

Fuente: Prensa Latina