2020 · 06 · 14

¡Todo el mundo está hirviendo, literalmente, este planeta está hirviendo!

El escritor palestino Khaled Barakat expone sobre las ideas que no desaparecen y como materializar el descontento y la frustración popular para lograr una sociedad verdaderamente mas justa y sin caer nuevamente el las soluciones "democráticas" que han servido solo para aplacar los levantamientos y hasta ahora solo han beneficiado al puñado de multimillonarios, empresas multinacionales y castas explotadoras mientras la pobreza y la miseria van en aumento

Por Khaled Barakat, escritor palestino

Con la proliferación y empoderamiento de una manada capitalista gobernante que extiende su dominio sobre los pueblos empobrecidos, robando su riqueza y sus bienes, el mundo hierve cada vez más. El cambio climático, los daños medioambientales causados por  las subidas y bajadas del dólar y la emisión de gases, no es ninguna broma como cree el idiota de Trump, algunos de sus iluminados y los jeques engordados del Golfo. Es la era del neoliberalismo que comprime al mundo con sus músculos y con mano de hierro e impone su mortal influencia sobre la Humanidad.

****

La oligarquía monetaria es la misma banda de corruptos, los alcaides de las prisiones, los banqueros, que oprimen con sus aparatos de seguridad y policías a los pobres sin oposición, censura o rendición de cuentas. Es la autoridad de la sociedad clasista y patriarcal también. Lo que se llamaba “clase media” ya sea en las sociedades occidentales industrializadas y avanzadas o en la parte sur del mundo, ahora está descendiendo rápidamente hacia el fondo, donde se encuentra la mayoría popular empobrecida a quien arrolla la rueda de la pobreza, la carencia y las enfermedades, comidos por el hambre, tragados por la ansiedad. No hay protección en la era de Trump. Excepto con la Revolución.

****

¿Qué puede hacer la gente frente al avance de los ejércitos y el poder del Estado, el dólar, el hierro, las nuevas tecnologías y los "perros de la banca"?, como los describe el pueblo del Líbano. Pues no hay protección para los derechos de las personas excepto la revolución como dijimos, a través de la desobediencia y la rebelión popular, y el rechazo que se acompaña de la conciencia, la voluntad y el liderazgo nacional fiable, y sobre todo la percepción social política y económica nueva y alternativa que nace del útero de lo viejo y viene de un camino diferente en nuestras sociedades agotadas.

La alternativa revolucionaria y democrática, protegida por el gran bloque popular desde la posición de poder igual a la clase dominante, y no desde la posición de los débiles y dependientes, es la respuesta popular frente a una minoría autoritaria que no supera el 1% que lo posee todo, posee el poder, los privilegios, el poder judicial, los bancos, los seguros y roba los derechos del 99% de las personas.

Un puñado de personas en los Estados Unidos posee más de la mitad de lo que posee el resto del pueblo, y esto es así en Estados Unidos, señoras y señores. Y un puñado de multimillonarios en el gran Egipto, cuyo número no supera la veintena, posee más riqueza que 60 millones de egipcios. Y el señor Munib Al-Masri, en la Palestina ocupada, posee él sólo una fortuna que supera todo lo que tienen 62 campamentos de refugiados palestinos. Y así sucesivamente.

¿Dónde está la justicia? ¿Dónde está la distribución justa de la riqueza? ¿Y el llamado estado de seguridad social, bienestar y sistema democrático?

****

El ciudadano árabe y africano de nuestra región agitada y agotada se da cuenta de cuánta riqueza y tesoros hay en su tierra y bajo sus pies. Sin embargo, esta consciencia, aunque es de suma importancia, no tiene valor si las personas no tienen las herramientas y los mecanismos necesarios para el cambio, para protegerse a sí mismos y salvaguardar su riqueza de la transgresión del poder, el capital, los ejércitos y las empresas de saqueo transfronterizas.

¿Cómo puede la gente defender su riqueza mientras se le priva de todas las armas, Incluidas sus instituciones nacionales? ¿Y cómo elegir a sus representantes si todo el sistema se preparó de antemano para confiscar su voto al día siguiente de las elecciones?

Y el pueblo no encuentra la manera de encontrar soluciones ante toda esta palabrería sobre el sistema democrático pluralista que garantiza la libertad de opinión, el pluralismo partidista, las elecciones libres y la aplicación de la Constitución, etc… de palabras dulces y repetidas diariamente sobre bienestar del cual el pueblo se ha hartado y ya no cree una sola palabra… No encuentra la forma, y lo peor es que esto se ha convertido en el discurso de la autoridad existente.

El problema es mucho más profundo y está lejos de resolverse con palabras rumiadas sobre el llamado estado de ciudadanía, que tampoco va a conseguir. Por eso la gente no escucha los discursos de los líderes o la oposición, ni lee los textos de las constituciones prefabricadas, y se limita a decir: ¡Todos son ladrones, Hombre, venga, vamos a jugar a las cartas!

Y sigue...

*****

No, no es casualidad que la novela de 1984 de George Orwell vuelva a la palestra. Y él, que también nos dijo hace décadas, "si quieres imaginar el futuro, imagina una bota pisoteando la cara de una persona".

¡Oh, qué premonición la de Orwell!

Ahí esta la bota del poder, la policía y el racismo que pisotea a las personas todos los días como lo hizo con George Floyd y otros tantos pueblos también asfixiados hoy, asediados por los bancos, el coronavirus y las leyes ... todo al mismo tiempo.

No es de extrañar que Karl Marx (1818-1883) reapareciera en la periferia miserable, en las calles, las ciudades y las capitales tanto rebeldes como silenciosas por igual, sacándonos la lengua cada vez que vuelve en una crisis económica, en cada huelga laboral, en cada manifestación o rebelión popular, nos grita a la cara: ¡os lo dijimos un millón de veces, el problema está en el Sistema, en la naturaleza del propio Sistema, por favor!

Como Karl Marx, no soy marxista.

Ha pasado casi un siglo y medio desde su fallecimiento, y sus libros todavía están encabezando las listas de las bibliotecas del mundo hasta el día de hoy. Decenas de millones todavía lo consideran relevante para nuestra realidad actual. No creo que la razón detrás de este hecho sea la nostalgia del pasado, ni la mano de Dios (desde luego), sino más bien un retorno popular internacional comprensible. Y una verdad que nos dice: Sí, no ha cambiado mucho desde que Karl Marx y Friedrich Engels escribieron "El Manifiesto Comunista" y dijeron: ¡Oh, parias del Universo, uníos que si no…!

La esencia de la teoría y la idea principal de Marx es simple y se basa en la idea de que el sistema capitalista es por inherencia saqueador y estafador, oprime a las personas y no les da tanto como producen. No existe una distribución equitativa de los bienes en un sistema en el que unos pocos poseen toda la riqueza. Este es un sistema de minorías y propiedad privada para solo algunos, y es un sistema que conlleva sus contradicciones y tal vez su muerte en sus entrañas, por lo tanto ... los seres humanos deben inventar un sistema alternativo.

Volver a leer al gran crítico y filósofo alemán, y sobre el verdadero e ineludible desequilibrio en la estructura y naturaleza del sistema de saqueo que nos descubrió, y el retorno a su explicación coherente del proceso de robo que se está llevando a cabo a los seres humanos en el ciclo de producción y dinero, sigue siendo un imperativo necesario frente a las grandes transformaciones y la revolución industrial de la cuarta y quinta generación tecnológica.

La forma ha cambiado, tal vez, pero la esencia sigue siendo la misma ... la lucha entre quien posee todo y la mayoría que no tiene nada.

****

El pensamiento de Ghassan Kanafani y los dibujos de Naji Al-Ali no desaparecen de la escena palestina y árabe. Diría que su presencia es mayor entre los jóvenes y la nueva generación palestina más que nunca. Esta generación también está hirviendo por dentro. Quiere lograr el cambio deseado en una arena palestina vacilante y cerrada,  quiere unir islas palestinas, plazas y campos que no se encuentran ... les dejaron de  herencia La Nakba, la derrota, el desastre de la "paz" y los desafortunados acuerdos de Oslo.

Esta escuela crítica y revolucionaria representada por Ghassan Kanafani y Naji Al-Ali sigue siendo una brújula más válida, fiable y actual que nunca, mucho más clara, especialmente en términos de definir la naturaleza de la batalla que el pueblo palestino libra contra la entidad racista colonial sionista, sus aliados coloniales y las fuerzas reaccionarias.

Contra la institución palestina y la práctica de la opresión y la corrupción también.

¿Por dónde comienza?

****

Egipto también hierve el veinticinco de enero de 2011, llega la voz del Sheikh Imam a las plazas en la revuelta de las masas populares egipcias, luego desaparece ante el abuso de los generales y las fuerzas contra la revolución y el cambio ... y se pierde en las cárceles de Egipto, cuyo número de "residentes" hoy supera las 60 mil personas. La mayoría de ellos son estudiantes, intelectuales, jóvenes, pobres, trabajadores y campesinos.

En Chile, Víctor Jara y su guitarra revolucionaria asistirán a las marchas del pueblo, mientras Guevara regresa a Bolivia, esta vez sin guerra de guerrillas en los bosques y las montañas, sino como partidario, agitador y liberador, energía resistente, moral y cultural, para las clases populares que llegaron al poder con Evo Morales, antes de que se les sublevaran las empresas extranjeras y fuerzas de explotación.

Esta Bolivia libre había cortado lazos con la entidad sionista y no le tiene miedo a Estados Unidos. ¡Supo en qué bando tenía que estar y comenzó a levantarse, por lo que empresas multinacionales, ejércitos y equipos se movilizaron y diseñaron un golpe "democrático" contra un presidente electo!

¡Ésta es la democracia de Trump!

*****

El Capitalismo es un sistema económico que surgió y evolucionó en la etapa del Colonialismo y la Esclavitud que acabó generando racismo. Esto sucedió hace casi 500 años, cuando los barcos de Colón desembarcaron el 12 de octubre de 1492 frente a las islas del Caribe, desde entonces, nuestro mundo vive en un sistema que está en la misma esencia. Solo cambió de forma. Se mantuvo igual. Y es cierto que pasó de la etapa feudal a la etapa de industrialización. También es cierto que la burguesía fue "revolucionaria”, dirigió los proyectos de renovación y cambio, y lideró la batalla de las transformaciones, pero es cierto que la cagó y envejeció, y ya no puede responder a los derechos humanos y los desafíos que enfrenta el mundo hoy: el Coronavirus es un ejemplo.

El capitalismo no es un destino de los pueblos ni un fin de la historia, como predijo Fukuyama después de la caída de la Unión Soviética. La alternativa es una sociedad dueña de su voluntad, sus recursos y las decisiones de sus instituciones nacionales. La alternativa significa poder popular, cuando las fuerzas y los líderes de la lucha establecen un sistema de suficiencia, libertad e igualdad, y estos son objetivos, valores e instituciones construidos por revolucionarios, activistas y militantes a través de partidos activos que anhelan lograr la justicia y la libertad social.

Los pilares del sistema socialista moderno en el siglo XXI. Sí, el socialismo es la solución.

Hay ideas que solo se van para volver.

 

Traducción del árabe de Jaldía Abubakra para Palestinalibre.org

 

Fuente original en árabe: www.wattan.net