2020 · 06 · 11

Se está gestando una guerra fría en Jerusalén entre Turquía y una alianza israelo saudí

La creciente popularidad de Turquía en Palestina es inquietante no sólo para Israel sino también para Arabia Saudita

Por:  

 

En 2017, dos asesores israelíes del municipio de Jerusalén, David Koren y Ben Avrahami, compartieron sus preocupaciones sobre el papel cada vez más visible de Turquía en la Ciudad Santa. Estas dos figuras supervisan todas las interacciones del municipio con los musulmanes y los cristianos de Jerusalén. Son plenamente conscientes de los finos detalles de los intereses incongruentes, las discrepancias y las tensiones entre todos los segmentos de la población local.

Su artículo, “Los árabes de Jerusalén oriental entre Erdogan e Israel” fue una llamada de atención a los responsables israelíes sobre lo que llamaron “tendencias tóxicas compensatorias en Jerusalén” y una advertencia sobre el simbolismo de las banderas turcas que ondean en Jerusalén oriental y, especialmente, en lo que los israelíes llaman el “Monte del Templo”, el Noble Santuario de Al-Aqsa. Sostenían que la presencia turca tenía por objeto debilitar el control de Israel sobre la ciudad. De ahí que Koren y Avrahami recomendaran a Israel que se protegiera no sólo limitando la presencia turca sino también frustrando la “incursión turca en Jerusalén”. Desde entonces, Israel, según se informa, no ha escatimado esfuerzos en la elaboración de planes para obstruir la presencia turca en Al-Aqsa y Jerusalén oriental.

Es interesante que los informes de los medios de comunicación hayan revelado conversaciones entre Israel y Arabia Saudita sobre la limitación del papel de Ankara en los asuntos palestinos y su sustitución por Riad. Los dos Estados, ahora aparentemente amigos, han mantenido recientemente conversaciones secretas para discutir la posibilidad de contar con representantes saudíes en la gestión del complejo de la mezquita de Al-Aqsa en la Jerusalén oriental ocupada, que actualmente está bajo la custodia del Reino Hachemita de Jordania.

No hay duda de que las decisiones de política exterior del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, han iniciado una nueva fase en el conflicto más crónico de Oriente Medio en Israel-Palestina. El reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel y el traslado de la Embajada de EE.UU. a la ciudad fue definitivamente un cambio de juego. Trajo una antigua rivalidad a la vanguardia del mundo musulmán: la custodia del tercer sitio más sagrado del Islam después de La Meca y Madinah, el Santuario de la Mezquita Al-Aqsa.

Como custodio de los lugares sagrados en la Jerusalén ocupada, el Rey Abdullah II de Jordania descubrió el año pasado que se enfrentaba a la presión de cambiar su posición con respecto al estatus de los lugares. Curiosamente, el Rey Mohammed VI de Marruecos anunció una enorme subvención para la remodelación de la Mezquita Al-Aqsa y su recinto. Turquía está aumentando su presencia en la ciudad.

Los cuatro jugadores musulmanes – Jordania, Marruecos, Turquía y Arabia Saudita – tienen reivindicaciones históricas de custodia de los lugares sagrados. A los hachemitas jordanos se les concedió la custodia de los santos lugares cristianos y musulmanes en Jerusalén en 1924 tras la caída del Imperio Otomano. Históricamente, los saudíes y los jordanos compartieron la acrimonia contra los otomanos. Ambos se enfrentaron a los ejércitos otomanos a lo largo del siglo XIX y principios del XX, mientras intentaban expandir sus propios territorios con la ayuda y el apoyo británico.

La monarquía de Marruecos ha mantenido una relación extraordinaria con Jerusalén y ha proporcionado apoyo financiero para los lugares sagrados y la gente de la ciudad durante siglos. Una de las entradas al complejo de la Mezquita Al-Aqsa se llama la Puerta de Marruecos. Sin embargo, a pesar de la custodia del Reino Hachemita y del apoyo financiero de la monarquía marroquí, han continuado las violaciones, las demoliciones, los cierres de Al-Aqsa, las expulsiones de los habitantes de Jerusalén y las incursiones armadas de colonos ilegales en el Noble Santuario. Los hachemitas y los marroquíes han hecho habitualmente condenas verbales pero poco más.

Entonces, ¿por qué Israel está preocupado por la presencia de Turquía y está interesado en abrir la puerta a los saudíes? Tanto Ankara como Riad muestran más interés en la Ciudad Santa y reclaman legitimidad histórica. Inmediatamente después de la reubicación de la embajada en 2018 y el reconocimiento por parte de Washington de Jerusalén como capital de Israel, Riad desafió la custodia hachemita durante una reunión de parlamentarios regionales. Arabia Saudita también concedió 150 millones de dólares para apoyar la administración de las dotaciones islámicas de Jerusalén.

El punto de referencia para medir cómo la presencia de estos rivales puede ser ventajosa para la Ciudad Santa y el pueblo de Jerusalén es la postura israelí frente a estos actores. En otras palabras, los observadores israelíes han empezado a hacer sonar la alarma sobre la visibilidad de las banderas turcas en la ciudad santa y consideran que la presencia turca no es simplemente para reivindicar la legitimidad histórica o buscar reconocimiento y apoyo internacional tomando la custodia de Jerusalén como moneda de cambio. La inversión sostenible de Turquía en Jerusalén es multidimensional a través de una serie de organismos civiles, ONG y organizaciones de base que llevan a cabo iniciativas caritativas y programas educativos en beneficio del pueblo palestino. Esto es algo que Israel considera una amenaza directa de un tipo que debe ser desafiado.

La respuesta de Israel incluye la denegación de visados y la restricción del permiso de viaje a los nacionales turcos que tienen la intención de visitar Jerusalén. También ha suprimido puestos de trabajo para los maestros turcos que trabajan en las escuelas de la ciudad y, según se informa, ha impuesto restricciones a toda escuela que reciba apoyo de la Asociación Turca de Cooperación y Coordinación (TIKA) en Jerusalén oriental. La TIKA ha invertido millones de dólares en la restauración de la Ciudad Vieja de Jerusalén y en el suministro de paquetes de alimentos a las personas vulnerables de allí. También ha apoyado a empresarios y emprendedores.

La creciente popularidad de Turquía en Palestina es inquietante no sólo para Israel sino también para Arabia Saudita. Los históricos rivales por el liderazgo del mundo musulmán lideran ahora dos bloques divergentes en el Oriente Medio. Esta brecha se ampliará aún más si el bloque dirigido por los saudíes decide dominar los lugares islámicos de Jerusalén y hacer concesiones a un costo enorme para la causa palestina por la libertad. Una guerra fría se está gestando en la Ciudad Santa entre Turquía y la alianza Israel-Saudí. La forma en que se desarrolle podría tener serias implicaciones para el pueblo de la Palestina ocupada.

 

Fuente: www.monitordeoriente.com