2020 · 06 · 09

Dr. Salman Abu Sitta: La política de mendicidad no puede lograr nada contra un enemigo que niega tu existencia y tus derechos.

Llamó a reactivar las instituciones palestinas y en especial elegir un nuevo Consejo Nacional Palestino, democrático y representativo. Es imposible aceptar a quienes secuestran la representación de nuestro pueblo y sus instituciones nacionales.

En un encuentro vía ZOOM llevado a cabo el día 6 de junio de 2020 con miembros de instituciones palestinas y organizaciones juveniles de Palestina y la diáspora tanto de Europa como de las Américas, el destacado activista e historiador palestino Dr. Salman Abu Sitta, expuso posibles formas para movilizar la acción popular en toda Palestina y en la diáspora, terminar con el estado de encadenamiento y decadencia que presenta actualmente la causa secuestrada por una minoría servil e interesada, y para llegar a elecciones para un nuevo Consejo Nacional Palestino, autentico renovado, joven, legal, democrático y que represente fielmente a los anhelos libertarios de nuestro pueblo, dentro del marco de la legalidad y la Carta Nacional Palestina.

En su intervención, el Dr. Abu Sittah enfatizó que el Consejo Nacional Palestino es la institución que representa a nuestro pueblo, y que los Acuerdos de Oslo son más peligrosos que la Declaración Balfour, ya que socavan los pilares de la entidad e institucionalidad palestina, margina a las legítimas organizaciones y que la autoridad se ha convertido en una herramienta útil para la ocupación sionista. Los acuerdos de Oslo lograron establecer una Autoridad Palestina servil y útil para el proyecto colonizador sionista, al estilo de los llamados “Enlaces de las Aldeas”, -Rawabet Al Qura en árabe o Village Leagues en inglés- que correspondieron a colaboradores designados por la ocupación militar durante los años 80 y 90 para dar una supuesta autonomía administrativa muy limitada a los palestinos bajo ocupación militar y cooperar con la ocupación.

En su intervención, Abu Sittah revisó diez pasos en los que se puede trabajar para reorganizar la situación nacional y restablecer el respeto a la institucionalidad palestina, y potenciar las evidentes fortalezas de nuestro pueblo como su apego irrestricto al derecho al retorno, la liberación y la responsabilidad de defender Palestina de generación en generación.

Afirmó que el mayor logro nacional de la causa palestina ha sido el establecimiento de un Consejo Nacional Palestino celebrado en Jerusalén en 1964, que instauró una constitución palestina enmarcada dentro de un "Pacto Nacional" conocido como la Carta Nacional Palestina, después de lo cual la Organización para la Liberación de Palestina fue creada como un gobierno -ejecutivo- para implementar las decisiones del Consejo Nacional.

Agregó que después de 1964 llegó la revolución y comenzó la lucha armada, que contribuyó a presentar al mundo la causa palestina, y por primera vez en la historia, nuestra voz llega a las Naciones Unidas y la OLP se convirtió en el representante que la ONU y el mundo entero reconocen.

Abu Sittah continuó con su intervención, señalando que después de 1988 el declive comenzó cuando se aprobó con una simple mayoría (La mayoría de los designados de Al Fatah) la decisión de crear un estado palestino en cualquier parte de Palestina, aunque hubo una oposición significativa de todas las demás facciones. Este paso más tarde nos llevó a un resultado muy conocido: el desastre de Oslo.

Abu Sitta describió que el acuerdo de Oslo era más peligroso que la Declaración Balfour, indicando que esta declaración era un negociado entre una potencia colonial -Gran Bretaña- que se sentó con otro ente colonial en secreto, donde se prometió entregar a otro país que no les pertenece a quienes no les corresponde. En cambio, los Acuerdos de Oslo fueron el resultado entre un sector de los palestinos que se auto proclamó como representante y se sentó como el verdadero dueño de Palestina con los que la ocupan militarmente. ¡Entre supuesto propietario y colonizador negociaron y dividieron Palestina!

Abu Sita continuó: "Los Acuerdos de Oslo fueron muy nefastos, ya que el proceso debilitó los pilares de la entidad palestina, y casi cancela el logro que implicaba el Consejo Nacional Palestino, se destruyó la Carta Nacional. Un pequeño grupo afín a los intereses de la ocupación monopolizó la causa, marginando a las instituciones populares de los refugiados, las bases populares, la cultura, la identidad, la economía y el Fondo Nacional".

Añadió: "La autoridad creada por Oslo para este propósito se ha convertido en una herramienta ventajosa y de títeres para la ocupación sionista, y le ha facilitado llevar la carga de la vida diaria de la población bajo ocupación, que antes era responsabilidad de la potencia ocupante, y el desempeño de un policía colaborador a través de la “coordinación de seguridad” con los militares israelíes".

Dijo: "Cuando la autoridad firmó los Acuerdos de Oslo, restableció el proyecto sionista de los años 80 y 90 de los “Enlaces de las Aldeas”, que convirtió a nuestra gente en Cisjordania en rehén de los requerimientos y exigencias de la ocupación. La Autoridad Palestina reemplazó la lucha nacional por la lucha diaria para sobrevivir, antes era la lucha por la patria, ahora es por el pan y el salario a cambio de colaborar y servir a la Autoridad. Esto es algo sin precedentes en la lucha palestina".

Abu Sitta agregó: "Suponemos que los negociadores entraron a Oslo de buena fe, por ignorancia, por miedo a lo desconocido o por mala gestión. ¿Por qué continúan con eso? Este es un delito nacional. Si tu nombras a un abogado para defender tu derecho y falla en el proceso, puedes darle otra oportunidad, y cuando nuevamente fracasa, y por tercera y cuarta vez, entonces no te queda otra salida que reemplazarlo sin demora e incluso demandarlo”.

Abu Sittah hizo hincapié en que nuestro pueblo tiene el deber de juzgar la autoridad por descuidar el deber nacional y cooperar con el enemigo, por retrasar la aceptación del informe Goldstone, por ejemplo, y también dilatar la aprobación de la Carta de Roma que establece el ingreso de Palestina a la Corte Penal Internacional, y la renuencia a unirse a organizaciones internacionales activas y unirse solo a organizaciones no influyentes, para complacer a Occidente y demostrar a Estados Unidos buena voluntad y que están en contra del “terrorismo”. La participación de la Autoridad Palestina en la UNESCO y en la Corte Penal Internacional se llevó a cabo bajo presión.

Abu Sittah dijo: "Todos estos errores suceden en nuestro nombre, donde somos inocentes y ajenos. ¿Quién les dio la autoridad para representarnos? Lo más importante es el sagrado respeto a la soberanía y al territorio nacional, ¿quién tiene derecho a renunciar a cualquiera parte de Palestina?

Abu Sita recordó el triste estilo de mendicidad de la AP cuando Mahmud Abbas ofreció a Israel que 54 países agrupados en la Conferencia de países islámicos reconozcan a Israel y que se normalicen relaciones a cambio de un “estado palestino”. Es la política de la mendicidad no puede lograr nada contra un enemigo que niega tu existencia y tus derechos.

Abu Sitta recalcó que el Derecho al Retorno es un importante obstáculo para la ocupación, y es un derecho inalienable, individual y colectivamente, y no caduca por negociaciones, subrayando que es el derecho de nuestra gente a defender a su país, y que no es aceptable reconocer a quienes secuestran la representación de nuestra gente y sus instituciones nacionales.

"Cada joven palestino tiene una obligación vinculante de defender su patria", recalcó.

Abu Sittah señaló que Cisjordania sometida a la ocupación, por un lado, y el desempleo por otro lado, sus jóvenes luchan y sacrifican sus vidas y sus libertades, e incluso son oprimidos y torturados, sin embargo, permanecen firmes y de pie entre la espada y la pared, entre la opresión de la autoridad de Ramallah y la opresión del enemigo sionista. Cisjordania ocupada aún tiene fuegos bajo las cenizas.

Señaló que la Franja de Gaza se mantuvo firme. Recientemente enfrentó a tres guerras, pero resistieron y doblegaron la agresión de la poderosa maquina militar israelí. Israel teme a Gaza más que a todos los países árabes.

En cuanto a nuestra gente en el interior ocupado, Palestina de 1948, confirmó que ellos poseen un gran espíritu patriótico y de pertenencia. Ellos han sido y seguirán siendo palestinos. Mientras los palestinos de la diáspora tienen dos cualidades importantes, la primera característica es que nadie puede presionarlos y esclavizarlos con el salario, y la segunda característica, especialmente en Europa, es que tienen al derecho a manifestarse, reunirse e ir a parlamentos y tener publicaciones y exponer sus puntos de vista en los medios de comunicación, señalando que estas libertades lograron consolidar los éxitos del movimiento BDS y el movimiento de solidaridad.

Abu Sittah dijo: "Queremos representación del pueblo palestino, reconocidos, honestos, idóneos, confiables y democrática elegidos. Los jóvenes deben ser representados en el Consejo Nacional Palestino cuya Carta Nacional afirma que cada palestino es un miembro natural del Consejo Nacional".

Abu Sittah mencionó diez pasos que se pueden tomar en consideración para reorganizar la institucionalidad nacional y restablecer el respeto a la legitimidad palestina:
 

  1. Enviar cartas y emitir declaraciones y mensajes al Consejo Nacional y a la Organización para la Liberación de Palestina, exigiendo que nuestro pueblo tenga el derecho a ser representado democrática y plenamente en un nuevo Consejo Nacional elegido, adhiriendo fielmente a la Carta Nacional Palestina.
  1. Formar, nombrar y activar asociaciones y agrupaciones en cualquier lugar; El objetivo de estas entidades es crear el mayor número de bloques que representen a nuestra gente para generar peso específico y una realidad que nadie pueda negar o trascender.
  1. Elegir 300 personalidades palestinas representativas y competentes en todo el mundo, que tengan la tarea de estudiar realidades, inconvenientes, dificultades y procedimientos, para organizar elecciones y cómo trabajar de acuerdo con un plan estratégico ejecutivo. Esto llevaría a formar un comité preparatorio, que incluya personalidades con experiencia legal y organizacional para los cual puedan elaborar pasos prácticos, estratégicamente diseñados para renovar la institucionalidad palestina a través de un nuevo Consejo Nacional elegido. 
  1. El Comité Preparatorio se dirige al actual Consejo Nacional Palestino exigiendo el cumplimiento con las decisiones nacionales para la celebración de elecciones para un Consejo Nacional válido. 
  1. El pueblo palestino es el que decide la naturaleza de las elecciones del Consejo Nacional. Éste debe ser sin cuotas ni designaciones y avaluar la participación joven. 
  1. Cada sector tiene derecho a presentar su programa político y el pueblo, democráticamente decide. 
  1. Se propone un Consejo Nacional compuesto por 350 miembros, de los cuales 150 son de toda Palestina y 200 de los palestinos de la diaspora. 
  1. Dar la real importancia a los segmentos jóvenes y mujeres, mediante procesos de movilización en los campamentos y las regiones donde se encuentra nuestro pueblo. Ideal que el próximo presidente del Consejo Nacional sea una mujer.   
  1. Después de nominar a las 300 personas, indicadas en el punto 3 precedente, se llevará a cabo comunicaciones con en actual Consejo Nacional Palestino para asegurar que reconozca el resultado del proceso y la representación, y que también se comuniquen e interactúen con la Liga Árabe, los Países no Alineados, las Naciones Unidas y las embajadas de países amigos para apoyar y garantizar la legitimidad de las elecciones, y establecer una presión política y mediática para legitimar las nuevas instituciones. 
  1. Reformar el Fondo Nacional Palestino para financiar y apoyar los esfuerzos para lograr los objetivos antes señalados. Y que los fondos obtenidos sean solo de origen palestino.

 

Finalmente concluyó su intervención haciendo hincapié en que, “si queremos construir una nueva entidad palestina, la casa palestina debe limpiarse con “la escoba de la democracia”, enfatizando que nuestra gente tiene enormes potenciales y energías”, enviando un mensaje a los hombres, mujeres y jóvenes que resisten y trabajan constantemente por el bien de la patria. “Los que luchan jamás pierden sus derechos”, añadió.

 

Fuente: PalestinaLibre.org

Ver Video Completo de la Conferencia de Salman Abu Sitta