2020 · 06 · 05

Dale ALAS a Palestina #AnteLaAnexionSancion

Se conmemora el día de la Naksa palestina, el comienzo la ocupación militar de Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén, un paso más en el proceso de la colonización israelí de Palestina.

Se conmemora el día de la Naksa palestina, el comienzo la ocupación militar de Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén, un paso más en el proceso de la colonización israelí de Palestina. Desde su creación en 1948, Israel ha construido de manera continua un régimen de opresión y discriminación sistemáticas, una Nakba continua que niega de manera sistemática el derecho de autodereminación del pueblo palestino.

Este año la Naksa se conmemora a la sombra del llamado plan de anexión, una iniciativa del nuevo gabinete de gobierno israelí que pretende anexionar unilateralmente grandes áreas de Cisjordania, como el conocido y castigado Valle del Jordán. Una anexión de facto que culmina años de anexión en la práctica y de políticas de hechos consumados enraizada y facilitada por el régimen de apartheid y discrimiación institucionalizada impuesto conjunto del pueblo palestino.

Ante este nuevo atropello la sociedad civil palestina ha lanzado un comunicado pidiendo medidas efectivas y contundentes contra Israel, exigiendo que se rindan cuentas y se depuren responsabilidades.

Desde la RESCOP nos hacemos eco de las demandas de la sociedad civil palestina y exigimos a nuestros gobiernos y representantes políticos que:

• Se prohíba el comercio de armas y la cooperación en materia de seguridad militar con Israel.
• Se suspendan los acuerdos de libre comercio con Israel.
• Se prohíba el comercio con los asentamientos ilegales israelíes y se garantice que las empresas no lleven a cabo ningún tipo de actividad en los asentamientos ilegales israelíes
• Se garantice que las personas y las empresas responsables de crímenes de guerra o de crímenes de lesa humanidad en el contexto del régimen de ocupación ilegal y de apartheid israelí sean llevadas ante la justicia.

Súmate a la defensa de los derechos del pueblo palestino apoyando este comunicado y plántale cara al racismo y al apartheid. Apoya la campaña, déjanos tu firma.

Firmas como:

 

 

COMUNICADO:

La sociedad civil palestina exige a todos los Estados que adopten medidas eficaces para poner fin a la anexión ilegal de la Cisjordania ocupada y a las graves violaciones de los Derechos Humanos por parte de Israel
21 de mayo de 2020

• Prohibir el comercio de armas y la cooperación en materia de seguridad militar con Israel.
• Suspender los acuerdos de libre comercio con Israel.
• Prohibir todo comercio con los asentamientos ilegales israelíes y garantizar que las empresas se abstengan o pongan fin a sus negocios con los asentamientos ilegales en la Palestina ocupada.
• Garantizar que las personas y las empresas responsables de crímenes de guerra o de crímenes de lesa humanidad en el contexto del régimen de ocupación ilegal y de apartheid israelí sean llevadas ante la justicia.

El nuevo gobierno de ultra derecha de Israel se dispone una vez más a anexionar formalmente grandes extensiones del Territorio Palestino Ocupado (TPO). Esta anexión de jure culminará años de anexión gradual de facto mediante la apropiación de tierras, el desplazamiento forzoso de la población palestina y la transferencia de población colona israelí al TPO.

De hecho, desde 1967 Israel ha violado las leyes que rigen la ocupación militar al avanzar en su colonización del territorio palestino. Esto se ha visto facilitado por la imposición de un régimen de apartheid, de discriminación racial, segregación y expansión territorial consagrado en la legislación interna de Israel.

Institucionalizado desde 1948, este régimen israelí constituiría «un único régimen de dominación sobre el pueblo palestino en su conjunto, incluida la población palestina dentro de Israel», como sostienen los juristas John Dugard y John Reynolds, expertos en Derecho Internacional. Todo ello contribuye a la continua negación al pueblo palestino de su derecho a la libre determinación y otros derechos humanos fundamentales.

Nosotros, los sindicatos, organizaciones y grupos de defensa de los derechos humanos de la sociedad civil palestina abajo firmantes, coincidimos con el experto de las Naciones Unidas en derechos humanos en el territorio palestino ocupado en que: «La anexión inminente es una prueba de fuego política para la comunidad internacional» y para su capacidad de defender el derecho internacional.

Por consiguiente, recordamos a todos los Estados su obligación internacional de cooperar para poner fin a las graves violaciones del derecho internacional cometidas por cualquier Estado mediante la adopción de medidas legítimas, incluidas las sanciones. A la luz de la anexión de jure anunciada por Israel, pedimos a todos los Estados que cumplan con esta obligación adoptando medidas eficaces, incluidas las sanciones, para poner fin a la adquisición ilícita de territorio palestino por parte de Israel mediante el uso de la fuerza, así como su régimen de apartheid y la negación de nuestro derecho inalienable a la libre determinación.

Si bien el derecho internacional no prescribe ninguna medida en particular, pedimos a la Asamblea General y al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, a los gobiernos nacionales de todo el mundo, así como al Consejo Europeo de la UE, la Organización de Cooperación Islámica (OCI), la Unión Africana, BRICS, Mercosur, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y a otras instituciones que adopten y apliquen inmediatamente y con carácter prioritario, una prohibición general del comercio de armas y de la cooperación en materia de seguridad militar con Israel y que suspendan los acuerdos de libre comercio con este país.

La prohibición del comercio de armas y la cooperación en materia de seguridad militar con Israel, como medio para poner fin a sus graves violaciones del derecho internacional, cumple claramente los criterios autorizados para las sanciones legales que fueron elaborados por la Comisión de Derecho Internacional de las Naciones Unidas: una prohibición semejante no constituye un acto de amenaza o uso de la fuerza prohibido por la Carta de las Naciones Unidas; no viola las obligaciones humanitarias ni los derechos humanos fundamentales y es proporcional a la gravedad de las violaciones del derecho internacional por parte de Israel y de los derechos del pueblo palestino afectado.

Una prohibición similar fue adoptada repetidamente en el pasado por la Asamblea General de las Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad en resoluciones que condenaban el apartheid como un crimen contra la humanidad y una grave amenaza para la paz y la seguridad internacionales.

Elogiamos a los más de 130 parlamentarios británicos que han instado al gobierno del Reino Unido a adoptar sanciones en caso de que el gobierno de Israel siga adelante con su plan de anexión.

Igualmente importante es que todos los Estados tienen la obligación internacional de no reconocer como lícita una situación creada por una violación grave del derecho internacional, y de no prestar ayuda o asistencia para mantener esa situación. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha pedido «a todos los Estados que no presten a Israel ninguna asistencia que se utilice específicamente en beneficio de los asentamientos en los territorios ocupados». Por consiguiente, hacemos un llamamiento a los gobiernos, legisladores y partidos políticos para que, como primer paso, adopten una legislación nacional que prohíba todo comercio con asentamientos ilegales dentro de sus jurisdicciones nacionales, siguiendo el ejemplo del Parlamento irlandés.

Pedimos además a los gobiernos nacionales que garanticen mediante directrices, políticas eficaces, legislación u otras medidas de aplicación que las empresas bajo su jurisdicción o domiciliadas en su territorio respeten los derechos humanos y el derecho humanitario y se abstengan o pongan fin a sus negocios con los asentamientos ilegales israelíes. En este contexto, los gobiernos deberían promover la base de datos de las Naciones Unidas de empresas que participan en negocios con los asentamientos de Israel y apoyar las actualizaciones anuales obligatorias de la base de datos por parte de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Por último, pedimos a todos los Estados que investiguen y apoyen la investigación de las personas y las empresas bajo sus jurisdicciones responsables de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos en el TOP. Instamos a los Estados Partes en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI) a que respeten y apoyen la petición del Fiscal de abrir una investigación formal sobre la situación en Palestina, y a que protejan al Fiscal, al personal de la CPI, a los abogados, a los jueces y a la sociedad civil palestina que trabajan para proporcionar pruebas a la Corte, y a las víctimas palestinas, de las represalias y los ataques de Israel y los Estados Unidos.

Durante 53 años, los gobiernos israelíes han socavado sistemáticamente el derecho internacional con total impunidad, mediante la anexión y colonización gradual del territorio árabe ocupado, tanto de jure, como en el caso del Jerusalén Este palestino en 1967 y los Altos del Golán sirio en 1982, como de facto mediante los asentamientos ilegales y la construcción del muro en Cisjordania.

En múltiples resoluciones de Naciones Unidas se afirma la prohibición de la adquisición de territorio por la fuerza y el derecho a la libre determinación del pueblo palestino, se condena y declara nula la anexión por parte de Israel de los territorios ocupados y se exhorta a Israel a cumplir con el derecho internacional.

Al pedir a Israel que rescinda su anexión de la Jerusalén Oriental ocupada, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas afirmó incluso en 1980 en la Resolución 476 «su determinación (…) de examinar los medios prácticos (…) para asegurar la plena aplicación de esta resolución», mientras que la Asamblea General de las Naciones Unidas pidió en 1982 que se impusieran sanciones a Israel, incluida la prohibición del comercio y la cooperación militares, en respuesta a la anexión por parte de Israel de los Altos del Golán sirio ocupado y de la Jerusalén Oriental palestina.

Muchas personas de todo el mundo han condenado el «Acuerdo del siglo» del presidente Trump de Estados Unidos no sólo como un intento de socavar los derechos de los palestinos en virtud del derecho internacional, sino también como un ataque al propio derecho internacional. Sin embargo, la comunidad internacional en su conjunto ha incumplido persistentemente sus obligaciones jurídicas en relación con las graves violaciones de Israel, envalentonando al Gobierno de Israel a proceder a la anexión oficial de partes de la Cisjordania palestina ocupada.

Lejos de disuadir a Israel de cometer actos ilegales, las críticas y las denuncias retóricas de Naciones Unidas y sus miembros por sí solas, sin la adopción de medidas concretas que hagan efectivas sus obligaciones internacionales, sólo alentarán a Israel a extinguir de forma irreversible cualquier posibilidad de una paz justa, integral y sostenible en nuestra región.

Adherentes iniciales de la sociedad civil palestina:

· Miembros del Consejo de Organizaciones Palestinas de Derechos Humanos (PHROC), incluyendo a:

o Al-Haq – Law in the Service of Mankind
o Al Mezan Center for Human Rights
o Addameer Prisoner Support and Human Rights Association
o Palestinian Centre for Human Rights (PCHR)
o Defense for Children International Palestine (DCIP)
o Jerusalem Legal Aid and Human Rights Center (JLAC)
o Aldameer Association for Human Rights
o Ramallah Center for Human Rights Studies (RCHRS)
o Hurryyat – Center for Defense of Liberties and Civil Rights
o The Independent Commission for Human Rights (Ombudsman Office) – Miembro Observador
o Muwatin Institute for Democracy and Human Rights – Miembro Observador
· Palestinian Non-Governmental Organizations Network (PNGO)
· Global Palestine Right of Return Coalition
· Palestinian Bar Association
· Palestinian Medical Association
· General Union of Palestinian Teachers
· Palestinian Federation of Unions of University Professors and Employees (PFUUPE)
· General Union of Palestinian Women
· General Union of Palestinian Writers
· Palestinian Campaign for the Academic and Cultural Boycott of Israel (PACBI)
· Council of National and Islamic Forces in Palestine
· General Union of Palestinian Workers
· Palestinian Union of Postal, IT and Telecommunication workers
· Palestinian National Institute for NGOs (PNIN)
· Federation of Independent Trade Unions
· Union of Palestinian Farmers
· Grassroots Palestinian Anti-Apartheid Wall Campaign (STW)
· Popular Struggle Coordination Committee (PSCC)
· Civic Coalition for the Defense of Palestinian Rights in Jerusalem
· Coalition for Jerusalem
· National Committee to Commemorate the Nakba
· General Union of Palestinian Peasants
· Union of Palestinian Charitable Organizations
· Union of Professional Associations
· Women’s Campaign to Boycott Israeli Products
· Union of Youth Activity Centers-Palestine Refugee Camps
· Agricultural Cooperatives Union
· National Committee for Grassroots Resistance
· Palestinian General Federation of Trade Unions – Gaza
· Palestinian Agricultural Relief Committee (PARC)
· Palestinian Medical Relief Society (PMRS)
· Women Study Center (WSC PAL)
· Palestinian Feminist Center for Sexual and Gender Freedoms – Aswat, Haifa
· Palestinian Working Woman Society for Development
· Women’s Centre for Legal Aid and Counselling (WCLAC)
· MADA – Palestinian Center for Development & Media Freedoms
· Wasel Center for Youth Development
· Youth Development Society
· The Cultural Forum Center
· Early Childhood Sources Association
· Union of Agricultural Work Committees (UAWC)
· Human Rights & Democracy Media Center “SHAMS»
· Rural Women Development Association
· Khalil Sakakini Cultural Center
· Arab Center for Agricultural Development (ACAD)
· Health Work Committees
· The National Union of Civil Society Organizations, Nablus
· Burj Al-Luqluq Social Center Society, Jerusalem
· Land Defense Coalition
· Federation of New Trade Unions
· Tamer Institute for Community Education
· Palestinian Youth Union
· Occupied Palestine and Syrian Golan Heights Initiative (OPGAI)
· Popular Art Center (PAC)
· Teacher Creativity Center
· The Palestinian Center for Peace and Democracy (PCPD)
· Arab Agronomists Association (AAA)
· Seeds Association for Development and Culture
· Palestinian House of Friendship
· Palestine Friend’s Association
· Yafa Cultural Center

Aquí puedes leer el texto original en inglés.

Fuente: BDS España