2020 · 05 · 11

¿Favorecerá la pandemia el intercambio de prisioneros entre Israel y Hamás?

La crisis de covid-19 favorecería las negociaciones indirectas entre Israel y Hamás para un intercambio de prisioneros, que sería el primero en casi 10 años entre estos acérrimos enemigos, según analistas.

Foto de mural tomada en Gaza el 28 de abril de 2020 afp_tickers)

A comienzos de abril, Yahya Sinuar, jefe de Hamás en la Franja de Gaza, manifestó su inquietud ante el riesgo de contaminación por coronavirus de miles de palestinos presos en cárceles israelíes, puesto que hay muchos más casos en Israel que en los Territorios Palestinos.

Ante la situación, indicó que está dispuesto a negociar un acuerdo con Israel para que los prisioneros mayores y enfermos sean liberados.

Un funcionario palestino cercano al dosier confirmó a la AFP que hay negociaciones, "pero aún no se ha concretado ningún acuerdo".

Israel no confirmó oficialmente esta información. Pero, Eugene Kontorovish, codirector del Kohelet Policy Forum, un centro de investigación en Jerusalén, afirmó: "todo se aceleró a causa del coronavirus, porque Israel quiere reducir su población carcelaria".

Por su parte, Hamás, que controla la Franja de Gaza, mantiene presos a dos israelíes que se infiltraron en el enclave en 2014 y 2015, respectivamente, y los restos de dos soldados abatidos en la última guerra con el Estado hebreo (2014).

Yahya Sinuar "señaló un vínculo entre un acuerdo sobre prisioneros y la situación humanitaria (...) porque trata de demostrar que su movimiento es capaz de controlar la crisis sanitaria" y proteger a los palestinos, afirmó el investigador israelí Kobi Michael, del Instituto Nacional de Estudios Estratégicos.

"Flexibilidad"

El último intercambio de prisioneros se remonta a 2011, cuando el soldado israelí Gilad Shalit, capturado por Hamás cinco años antes, fue liberado a cambio de mil detenidos palestinos. Precisamente, entre estos se encontraba Yahya Sinuar.

Actualmente, Israel y Hamás "están totalmente involucrados en las negociaciones y decididos a hacer concesiones", señaló Michael.

Y, "la iniciativa Sinuar" prueba la mayor "flexibilidad" del movimiento islamista respecto a Israel, señaló Hamza Abu Shanab, analista palestino especializado en Hamás.

Hamás e Israel, enfrentados en tres guerras desde 2008, mantienen desde hace un año un frágil acuerdo de tregua, concretado tras mediación de ONU, Egipto y Catar.

Si se logra un pacto de intercambio de prisioneros, "ambas partes podrían alcanzar un acuerdo de seguridad más amplio, que podría durar varios años", destacó Michael.

Pero, las negociaciones trastabillan en cuanto al número de prisioneros a liberar, señaló el funcionario palestino cercano al caso.

Hamás está dispuesto a brindar información sobre los dos presos y los soldados muertos a cambio de la liberación de detenidos enfermos y mayores.

Pero, para entregar a los prisioneros y los restos de los militares el movimiento solicita la liberación de un gran número de presos, algunos de ellos "condenados a severas penas", añadió el funcionario palestino.

Actualmente, Israel ofrece liberar a algunos prisioneros de menor importancia y flexibilizar el bloqueo que ha impuesto a Gaza desde hace más de una década, según la fuente.

¿El efecto Gantz? 

Según la prensa, Alemania y Rusia estarían involucrados en estas negociaciones, así como Egipto, tradicional mediador entre Israel y Hamás.

Para Kobi Michael, El Cairo continúa siendo el "verdadero intermediario", porque tanto Hamás como Israel confían en la experiencia y credibilidad de Egipto en la materia.

La formación de un gobierno de unidad israelí podría acelerar las negociaciones.

Tras meses de crisis política, el primer ministro Benjamin Netanyahu y su otrora rival Benny Gantz presentarán juramento el 13 de mayo. Y, Gantz, exjefe del Estado Mayor, podría reemplazar como ministro de Defensa a Naftali Bennett, hostil a un acuerdo con Hamás.

Pero el tiempo apremia. El acuerdo Netanyahu-Gantz también prevé la presentación de un plan para concretar el proyecto estadounidense para Oriente Medio a partir del 1 de julio, lo que incluye la anexión de sectores de Cisjordania --territorio palestino ocupado desde 1967 por Israel--, rechazado por los palestinos.

Se teme que este tema delicado haga aumentar las tensiones y complique el intercambio de prisioneros.

Fuente: Agencia AFP