2020 · 05 · 06

Gaza, bajo bloqueo militar, ahora se detiene por completo

El desempleo ya era un problema importante antes de que se confirmaran los primeros casos del nuevo coronavirus en Gaza durante marzo.

Con el desempleo en aumento, muchas familias en Gaza dependen de la ayuda distribuida por organizaciones benéficas durante el Ramadán.  Imágenes de Mahmoud Ajjour APA

Nabil Mattar no puede satisfacer las necesidades de su familia.

Hasta hace poco, vendía accesorios para teléfonos celulares en los mercados de Gaza. Las restricciones introducidas en respuesta a la pandemia de COVID-19 lo han dejado sin ingresos.

“Solía ganar $ 10 por día", señaló Mattar, padre de siete hijos. “Era una cantidad demasiado pequeña para poder guardar algo. No tengo dinero para alimentar a mis hijos desde que dejé de trabajar".

La pérdida afecta su sentido de dignidad. "No se puede imaginar cómo se siente para un padre estar indefenso frente a sus hijos", indicó.

El desempleo ya era un problema importante antes de que se confirmaran los primeros casos del nuevo coronavirus en Gaza durante marzo.

La tasa oficial de desempleo en Gaza fue del 43% durante los últimos meses de 2019. Según la Oficina Central de Estadísticas de Palestina, eso significaba que más de 208,000 personas estaban sin trabajo.

"Conmoción"

Otros 130.000 han quedado sin empleo desde que estalló la pandemia, según el Ministerio de Economía de Gaza.

El ministerio ha estimado que 25,000 personas que trabajan en hoteles, restaurantes y cafeterías han sido despedidas desde que comenzó el cierre.

Ibrahim al-Dali es uno de ellos. Solía ser camarero en un hotel en el paseo marítimo de la ciudad de Gaza.

"Perder mi trabajo fue un shock para mi familia", dijo.

Al-Dali ha sido durante mucho tiempo su principal sostén de la familia. Con su salario, ha apoyado a sus padres y a dos de sus hermanos.

Su padre solía trabajar en Israel, pero ha estado desempleado debido al bloqueo total impuesto a Gaza durante los últimos 13 años.

"Es difícil para un joven como yo sentarse en casa", dijo al-Dali. "Pero lo más difícil es que ya no puedo ayudar a mi familia".

Los residentes de Gaza están marcando el Ramadán de manera discreta. Normalmente, los restaurantes y cafeterías están ocupados durante el mes sagrado, ya que muchas familias salen por las noches para terminar un día de ayuno.

Este año, sin embargo, el sector de la restauración casi se ha detenido. En lugar de facilitar el turismo y las actividades de ocio, los hoteles ahora se utilizan como centros de aislamiento.

El Ministerio de Trabajo de Gaza ha asignado $ 1 millón para ayudar a las personas que se han quedado sin trabajo durante la pandemia.

Ibrahim al-Dali, el mesero desempleado, solicitó un pago de $ 100 del sitio web del ministerio. Fue rechazado porque no está casado.

En total, el ministerio consideró aproximadamente 40,000 solicitantes elegibles para el pago. Sin embargo, solo pudo ayudar a 10.000.

Calles vacias

Ahmad Younis, un taxista, recibió el pago de $ 100. Pero el pago fue "muy pequeño y no cubre la cantidad que he perdido", indicó.

"El sector del transporte normalmente es muy activo", explicó. “Pero cuando salgo en mi auto en estos días, las calles están casi vacías. Tengo tan pocos pasajeros que apenas puedo llegar a fin de mes. Me temo que la situación continuará así durante meses. Eso sería un desastre para mí ".

La Oficina Central de Estadísticas de Palestina ha estimado que el nuevo coronavirus podría dar como resultado que el producto interno bruto para Cisjordania y Gaza sea un 14 por ciento menos en 2020 que el año pasado. Eso significaría una pérdida total de aproximadamente $ 2.5 mil millones.

Algunas empresas se esfuerzan por cumplir con los desafíos planteados por COVID-19.

Varias compañías textiles en Gaza han comenzado a hacer máscaras protectoras, particularmente para clientes en Israel.

El sector de la confección solía ser un jugador clave en la economía local, pero sufrió graves daños cuando Israel impuso una prohibición a las exportaciones de textiles en 2007. Esa prohibición solo se alivió en 2015, lo que condujo a un resurgimiento parcial del comercio de ropa de Gaza.

Quizás sea demasiado pronto para decir si la producción de máscaras le dará al sector textil un impulso tan necesario. Y en cualquier caso, ese impulso no sería suficiente para compensar los problemas más profundos que afectan a la economía de Gaza, problemas causados por Israel actuando en concierto con los gobiernos más poderosos del mundo.

Acerca del autor: Fedaa al-Qedra es periodista en Gaza.

Fuente Original: Gaza grinds to a halt

Fuente: Fedaa al-Qedra, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.