2020 · 04 · 20 • Shahd Abusalama, The Electronic Intifada

Palestina: Empatía en medio de la pandemia

La potencia ocupante ha impuesto una situación de emergencia interminable que se remonta a 1948, cuando la creación de Israel desarraigó a 800,000 palestinos nativos de sus hogares.

Un niño palestino camina entre las casas en Jabaliya, al norte de la Franja de Gaza, el 26 de marzo. La sobrepoblación de viviendas y la infraestructura degradada en gran parte del territorio densamente poblado dificultan el distanciamiento físico y otras medidas para evitar la propagación del nuevo coronavirus. Imágenes de Ashraf Amra APA

Los palestinos como yo, que vivimos fuera de nuestro país, temen que la pandemia de coronavirus pueda ser la última pesadilla para nuestros seres queridos en casa.

Hasta ahora hay más de 12,000 casos confirmados en Israel, alrededor de 350 en Cisjordania ocupada y 13 en Gaza, mi hogar.

Habiendo crecido en el campo de refugiados de Jabaliya, sé que los tipos de medidas de prevención impuestas en Europa o Estados Unidos no pueden aplicarse en Gaza.

"El hacinamiento y la falta de espacio vital caracterizan el campamento de Jabaliya", como señala la ONU. "Los refugios se construyen en las cercanías y hay una falta general de espacio recreativo y social".

Grandes familias multigeneracionales viven bajo un mismo techo. Las casas están separadas por paredes compartidas o callejones estrechos. Los residentes están al alcance de las conversaciones de sus vecinos y conocen sus rutinas diarias.

El distanciamiento social o físico es casi imposible.

Hay 114,000 personas viviendo en el campo de refugiados de Jabaliya, pero se puede encontrar una situación similar en todo Gaza, donde el 70 por ciento de la población son refugiados.

En total, dos millones de palestinos viven en la Franja de Gaza, bajo un estricto bloqueo israelí durante 13 años. La mitad de la población son niños.

Las condiciones de vida ya son terribles, después de tres grandes ataques militares israelíes desde 2008, junto con el impacto del asedio. La infraestructura y los servicios básicos, incluidos la electricidad, la educación y la asistencia sanitaria, distan de ser adecuados.

En 2018, la ONU advirtió específicamente sobre el riesgo de una epidemia en Gaza debido al sistema de saneamiento degradado, y el hecho de que el 97 por ciento del suministro de agua no es apto para el consumo humano.

Los expertos en salud y las organizaciones de derechos humanos están haciendo sonar la alarma de que un brote importante de COVID-19 sería catastrófico, y han pedido a Israel que levante sus restricciones para llevar suministros vitales al territorio.

Emergencia interminable

La crisis actual ofrece a los estados y corporaciones, impulsados ​​por el deseo de acumular poder en el mejor de los casos, una oportunidad única para expandir y consolidar su control.

Citando la emergencia del coronavirus, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha autorizado el despliegue de tecnología de vigilancia normalmente utilizada para el "contraterrorismo".

Para los palestinos, la pandemia no es una emergencia temporal, sino que representa continuidad.

La potencia ocupante ha impuesto una situación de emergencia interminable que se remonta a 1948, cuando la creación de Israel desarraigó a 800,000 palestinos nativos de sus hogares.

Durante la Nakba, nuestros abuelos asumieron que regresarían en un par de semanas. Hoy, observamos el nacimiento de una cuarta o quinta generación en los campos de refugiados.

Además, el uso de la vigilancia electrónica por parte de Israel para espiar y chantajear a los palestinos no es nada nuevo.

Lo nuevo aquí es el uso de tecnologías probadas en palestinos contra la población judía israelí privilegiada que anteriormente estaban en gran medida protegidas de tal intrusión.

Y si bien la pandemia es una bendición para las empresas y los estados que buscan expandir su poder, a corto plazo es una bendición disfrazada para Netanyahu. Hasta hace unas semanas, contaba sus últimos días como primer ministro y enfrentaba un juicio inminente por cargos de corrupción.

Pero para él, la pandemia no podría ser más oportuna: un estado de emergencia que puede manipular y usar para mantener el poder.

Si bien todo se centra en la pandemia, la atención se desvía de la continua represión militar de los palestinos por parte de Israel.

Solo en marzo, Israel detuvo a más de 350 palestinos en Cisjordania y Gaza, incluidos 48 niños y cuatro mujeres.

Mientras tanto, las cárceles donde Israel alberga a unos 5.000 detenidos políticos palestinos, se están convirtiendo, como las cárceles de todo el mundo, en puntos críticos para el coronavirus.

Los carceleros israelíes y al menos un palestino liberado se encuentran entre los casos confirmados.

Al menos otros cuatro palestinos estuvieron potencialmente expuestos al virus durante el interrogatorio de un trabajador penitenciario israelí.

Esto ha llevado a los detenidos y sus defensores a pedir una acción internacional urgente para salvarlos de la política sistemática de negligencia médica de Israel en sus cárceles.

Está claro que la "respuesta de emergencia" al nuevo coronavirus no significa una suspensión de los sistemas de opresión de Israel.

¿Nueva normalidad?

En medio de la crisis, es difícil pensar en el futuro. No hay duda de que muchas medidas que se están aplicando son necesarias para salvar vidas, ya que quizás un tercio de la población mundial está bajo algún tipo de bloqueo.

Pero las decisiones tomadas en estos tiempos extraordinarios podrían moldear permanentemente la realidad pospandémica.

La educación se ha vuelto virtual. Solo los trabajadores esenciales pueden ir a trabajar, mientras que otros trabajan de forma remota y millones de personas han perdido sus empleos.

Además de expandir la vigilancia a través del teléfono móvil, los drones se utilizan para monitorear las calles y la gente común actúa como informantes contra aquellos que sospechan que infringen las reglas.

Cuando termine la emergencia de salud, ¿todo esto se convertirá en la nueva normalidad?

Recuerdos traumáticos

Las metáforas de tiempos de guerra están de moda. El presidente Donald Trump ha designado generales para roles prominentes en la respuesta del gobierno de los Estados Unidos a lo que él llama un "enemigo invisible".

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, declaró que su país está "en guerra", mientras que Boris Johnson, el primer ministro británico, afirmó que "debemos actuar como cualquier gobierno en tiempos de guerra".

Tal vez este lenguaje ayude a alertar a las personas sobre la gravedad de la amenaza, pero esas comparaciones suenan horribles para los sobrevivientes de guerras reales, incluidas las guerras que estos mismos líderes han apoyado o alimentado.

Aunque muchos países y compañías hacen fortuna con el negocio de la guerra, la guerra es fea. Destruye la vida y las relaciones humanas. Las leyes y convenciones a las que la gente está acostumbrada en tiempos de paz no se aplican en las zonas de guerra.

Esta pandemia no es nada como una guerra.

Las personas en los balcones aplauden para mostrar respeto por los trabajadores de la salud en la primera línea de lucha contra la pandemia COVID-19 en Bruselas, Bélgica, el 14 de abril. Zhang Cheng Xinhua

Durante una reciente llamada de Skype con familiares dispersos por Gaza y Europa, todos vimos con alegría cómo mi hermana menor, Tamam, una refugiada en Bruselas, corría a su balcón para unirse a sus vecinos aplaudiendo los esfuerzos de los trabajadores de la salud.

Esto desencadenó entre nosotros los recuerdos traumáticos acurrucados en nuestra casa en Gaza, con otras familias que habían escapado de los vecindarios bajo un fuerte fuego israelí.

Nos sentamos alrededor de una radio alimentada por baterías en un apagón, el piso temblando bajo nuestros pies, escuchando explosiones, casas colapsando y personas muriendo.

Entonces, teníamos miedo incluso de mirar por la ventana.

Nuestra familia ha sido formada por tales recuerdos, incluida mi madre que me dio a luz durante un toque de queda militar en el campamento de Jabaliya. Si rompiste un toque de queda israelí, arriesgaste tu vida, no solo una multa.

Una oportunidad para reflexiona

Esta pandemia es una oportunidad de reflexión para las personas nacidas en lugares seguros, que están acostumbrados a dar por sentados sus derechos.

Incluso bajo bloqueo, muchos todavía tienen acceso a la atención médica, la vivienda, la educación y las libertades que otros que enfrentan la misma pandemia no tienen.

COVID-19 explota y exacerba las desigualdades existentes, globalmente y dentro de las sociedades.

En los Estados Unidos, por ejemplo, las personas negras y latinas se enferman y mueren en proporciones mucho más altas que los estadounidenses blancos.

El virus brinda la oportunidad de cuestionar y desafiar estructuras de poder como el capitalismo, el colonialismo y el imperialismo, que producen esta vulnerabilidad desigual. Si bien algunos comentaristas han afirmado que el coronavirus es un gran ecualizador, claramente este no es el caso.

Mi familia en Palestina espera que esta pandemia le recuerde a la gente cuán conectados estamos todos.

Deberíamos aprender de otros que han sufrido las incertidumbres de la vida durante el tiempo que recuerdan debido a las desigualdades causadas por el hombre que hacen que algunas personas sean visibles a medida que otras se vuelven invisibles.

Deberíamos estar unidos por el bienestar del otro, no por la guerra. Deberíamos aprender del modelo de solidaridad de Cuba, ya que envía médicos a países afectados por el coronavirus, mientras que Estados Unidos endurece las sanciones y presiona a los países para que rechacen la ayuda de Cuba.

El virus nos está enseñando que podemos ser asintomáticos pero mortales entre nosotros, especialmente los vulnerables. Y estamos aprendiendo que mientras el virus exista en cualquier lugar, ninguna parte del mundo es verdaderamente segura.

En resumen, cuidarnos y ayudarnos mutuamente no es solo un valor al que aspirar, sino una necesidad para nuestra supervivencia colectiva.

Sobre el autor: Shahd Abusalama es una artista palestina de Gaza y autora de Palestina del blog My Eyes. Es estudiante de doctorado en la Universidad Sheffield Hallam, explorando el cine palestino. Se puede seguir en @shahdabusalama .

Fuente Original: Empathy amid the pandemic

Fuente: Shahd Abusalama, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Shahd Abusalama, The Electronic Intifada