2020 · 03 · 30

Conmemorando el Día de la Tierra en medio del aislamiento en Palestina

Israel está aprovechando la crisis de COVID-19 para confiscar más tierras palestinas, pero los palestinos resistirán.

A los palestinos protestan contra los asentamientos ilegales israelíes cerca de la ciudad de Beita en Cisjordania ocupada por Israel el 11 de marzo de 2020 [Reuters / Mohamad Torokman] 

Hace cuarenta y cuatro años, la policía israelí asesinó a tiros a seis ciudadanos palestinos, los cuales residían en Israel, mientras protestaban contra la expropiación del gobierno israelí de miles de acres de tierra palestina en Cisjordania. Desde entonces, el 30 de marzo se conoce como Día de la Tierra y es una fecha importante en el calendario palestino.

Este año, los palestinos celebrarán el Día de la Tierra en casa en medio de la pandemia de COVID-19, que ha dejado a gran parte de las poblaciones del mundo bajo llave y toque de queda. Estar confinado en sus hogares o en sus aldeas y pueblos no es una experiencia nueva para los palestinos, y tal vez por eso la mayoría lo ha tomado con calma.

De hecho, los palestinos en Cisjordania están confinados a lo que equivale a los bantustanes conectados entre sí solo por carreteras controladas por el régimen israelí, mientras que sus hermanos y hermanas en Gaza viven en una prisión al aire libre considerada "no vivible" por las Naciones Unidas. La mayoría de los palestinos que viven al otro lado de la "Línea Verde" tienen ciudadanía israelí, sin embargo, viven en guetos urbanos y rurales.

Los palestinos también están desconectados de sus hermanos y hermanas y muchos de ellos no pueden viajar por el mundo árabe, ya sea porque sus documentos no les permiten hacerlo (en el caso de los palestinos con ciudadanía israelí) o porque están bajo prohibición de viajar.

Como parte de la respuesta COVID-19, el régimen israelí ha impuesto aún más medidas que restringen el movimiento palestino. La ciudad de Belén ha sido clausurada, mientras que los cruces hacia Gaza y Cisjordania han sido cerrados. A los trabajadores palestinos que trabajan en Israel también se les ha dicho que permanezcan por un período desconocido en alojamientos de mala calidad e insalubres o que abandonen el trabajo y permanezcan en Cisjordania.

La Autoridad Palestina ha impuesto un toque de queda y ha establecido puntos de control entre pueblos y ciudades para limitar el movimiento de personas. Se han cerrado negocios, excepto supermercados y farmacias.

Mientras tanto, Israel continúa sus prácticas de expulsar a los palestinos de su tierra, incluso explotando el encierro en medio de la pandemia para hacerlo. En Jerusalén, donde hay un esfuerzo concertado para judaizar los barrios y reducir el número de habitantes palestinos, las demoliciones de hogares palestinos continúan, a pesar del brote. El régimen israelí afirma que estos edificios son ilegales para justificar su demolición, pero a los palestinos se les niega constantemente los permisos de construcción.

Las demoliciones también se utilizan como método de castigo colectivo de las familias de los presos políticos palestinos, particularmente en Cisjordania. En medio de esta pandemia, esta cruel práctica continua hace absurdos los llamamientos de las autoridades israelíes a "quedarse en casa".

Del mismo modo, la construcción de asentamientos ilegales en Cisjordania no se ha detenido y se teme que la anexión de muchas áreas se exponga bajo estas circunstancias, particularmente porque Benjamin Netanyahu está nuevamente listo para liderar el próximo gobierno.

Ya, la semana pasada existieron tres casos en los que asentamientos ilegales israelíes arrasaron tierras palestinas y hubo un aumento general de los ataques contra propiedades palestinas.

A principios de este mes, los palestinos de la aldea de Beita, cerca de Naplusa, realizaron una sentada para tratar de proteger la tierra de los robos de los colonos. Las fuerzas de seguridad israelíes salieron con toda su fuerza para dar cobertura a los colonos y en el proceso le dispararon en la cabeza a Mohammed Hammayel, de 15 años, y lo asesinaron al instante.

Muchos en la Palestina histórica están preocupados de que Israel use el brote de COVID-19 como una excusa para dejar en su lugar nuevas medidas restrictivas incluso después de que termine la pandemia y también evitará que los palestinos resistan su apropiación de tierras. En un momento en que el mundo se centra únicamente en la pandemia y el régimen israelí cuenta con el pleno apoyo de la administración estadounidense para hacer lo que le plazca, el expansionismo agresivo israelí parece inevitable.

Sin embargo, a lo largo de las décadas, los palestinos han demostrado una increíble fuerza, coraje y entusiasmo frente a una gran adversidad. Si bien el expansionismo colonial de los colonos israelíes no descansa, tampoco la perseverancia palestina. Como escribió el poeta palestino Tawfiq Ziyad:

En Lidda, en Ramla, en Galilea,
permaneceremos
como una pared sobre tu pecho,
y en tu garganta
como un fragmento de vidrio,
una espina de cactus
y en tus ojos
una tormenta de arena.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la postura editorial de Al Jazeera.

Fuente Original: Commemorating Land Day amid lockdown in Palestine

Sobre el Autor: Yara Hawari es miembro político de Palestina de Al-Shabaka, la red de política palestina.

Fuente: Yara Hawari Yara Hawari, Al Jazeera / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org