2020 · 03 · 19

Otro ladrillo en la pared de Roger Waters

Roger Waters, exintegrante de la banda de rock Pinck Floy es uno de los artistas abanderados de las causas nobles que será eternamente condenado por aquellos a quienes estas posiciones revolucionarias no les favorezcan

Roger Waters se sumó a los cacerolazos del pueblo chileno. Foto: Tomada de Internet

Parece que los artistas abanderados de las causas nobles en contra de la masacre, el racismo, la xenofobia, la explotación y otros males que conviven hoy dentro de la humanidad, serán eternamente condenados por aquellos a quienes estas posiciones revolucionarias no les favorezcan. Tal es el caso de Roger Waters, exintegrante de la banda de rock Pinck Floy, quien una vez más ha sido vituperado por oponerse al genocidio imperante en el conflicto palestino-israelí.

Los conciertos del músico británico estaban siendo publicitados por el sitio web de las Grandes Ligas de Béisbol de Estados Unidos (mlb), quienes anunciaron, el pasado sábado 8 de marzo, que sus plataformas dejarían de promocionar las presentaciones de Waters, debido a las presiones de la organización sionista b´nai b´rith International. En enero, en otro intento de silenciar al bajista, había enviado una carta a Rob Manfred, comisionado de la mlb –la más importante liga de béisbol a nivel mundial–, para que esta renunciara a promocionar la venta de entradas para la gira This is not a Drill, de Waters, prevista para iniciar el 8 de julio de 2020.

El suceso que motivó tal reacción fue el apoyo del británico al bds, un movimiento que impulsa la política de boicot, desinversión y sanciones contra Israel. Dicha campaña promueve la no violencia y se manifiesta a favor de los derechos de la población palestina de Gaza y Cisjordania, según informó el periódico argentino Clarín.

Resulta que Waters, tras anunciar en 2006 una gira por Tel Aviv, comenzó a recibir mensajes de uno de los promotores de dicho movimiento. De esta forma, al acercarse al conflicto y sus realidades, apostó por apoyar a los palestinos. Es así que, en 2018, en su visita a Montevideo, el músico participó en la charla Palestina y los derechos humanos de hoy, y en ese mismo año, en Barcelona, se hizo presente en el coloquio Totes per Palestina. La lluita palestina i la solidaritat internacional, donde el cofundador de Pink Floyd sentenció que todos los seres humanos deberían tener derechos inalienables como la libertad, más allá de ser europeo, africano, palestino, judío o musulmán.

Desde su visión, no existe un «motivo legítimo» que justifique la masacre que ha causado la muerte de no pocos palestinos en la frontera entre Israel y la Franja de Gaza, un conflicto que desde el pasado siglo se mantiene cobrando vidas y que, de no cesar, exterminará la cultura y la sociedad palestina.

Sin embargo, esta campaña anti-Waters no solo se sustenta en su posición frente a dicho conflicto, sino que basta sondear las redes sociales del británico para percatarse de que su lucha es por la paz y la defensa de la humanidad, una visión que incomoda a algunos, precisamente, por defender a muchos. Ejemplos se sobran. Como parte del festival Desert Trip, que en octubre de 2016 reunió a varias estrellas de la época dorada del rock, Waters dio un punto final que sonó en toda California y más allá. Durante su presentación, en las pantallas aparecieron montajes de Donald Trump acompañados de sus frases más disparatadas durante su última campaña. Mientras tanto, sonaba la canción Pigs (Cerdo). Luego, se escuchó Another brick in the Wall (otro ladrillo en la pared), a la vez que un enorme cerdo inflable, con la cara del mandatario estadounidense, sobrevolaba al público, quienes podían leer en la figura: «cerdo», «ignorante», «mentiroso», «racista», «sexista»...

En febrero de 2019, el músico se pronunció en contra del intento intervencionista de Estados Unidos en Venezuela, que escondía el concierto Venezuela Live, con el apoyo del magnate británico Richard Branson y el presidente colombiano Iván Duque. En octubre de ese año, Waters posteó un video en Instagram, donde caceroleaba en apoyo y solidaridad a los chilenos que protestaban contra el gobierno de Sebastián Piñera. Y en 2020 se ha pronunciado en contra de la extradición de Julian Assange a Estados Unidos.

A la par de que su música y sus ideales en apoyo a la humanidad no tienen fronteras, estas acciones en contra de Waters, son solo un ladrillo más en la pared.

Fuente: Laura Mercedes Giráldez, Diario Granma