2020 · 01 · 20

Los jóvenes israelíes no van al ejército

Información interna del ejército israelí revela que casi la mitad de los jóvenes de este país consiguen evadirse del servicio militar o no lo completan, reveló el domingo el Yediot Ahronot.

El dato más «alarmante» es que el 32,9 de los jóvenes se acogen al llamado Perfil 21 para no enrolarse. Este perfil les permite alegar distintos problemas mentales para evadir el reclutamiento.

Es el recurso más utilizado por los jóvenes en edad de iniciar el servicio militar. Sin embargo, el ejército considera que no es cierto que haya un aumento tan significativo de enfermos mentales y cree que el verdadero motivo es la «falta de motivación».

Otro 15 por ciento de los soldados abandonan las armas antes de completar el servicio, que en este país dura tres años para los varones y dos años para las mujeres.

Esos dos datos indican que casi la mitad de los jóvenes, el 47,9 por ciento, no inician o no completan el servicio militar.

La actitud del ejército ante los jóvenes que se acogen al Perfil 21 es de evitar problemas. Aunque los mandos saben perfectamente que muchos de esos jóvenes en realidad no están afectados por ninguna enfermedad mental, el ejército los exime automáticamente con el fin de no crear un conflicto social y publicitario negativo para el país.

El estudio muestra que el incremento de los jóvenes que alegan el Perfil 21 ha crecido significativa y progresivamente en los últimos años. En 2015, el 26,9 por ciento se acogieron a este perfil, mientras que la proyección para 2020 es del 32,9 por ciento, lo que significa un aumento de 6 puntos porcentuales en tan solo 6 años.

En comparación, en el año 2007, el número de jóvenes que no se enrolaban en el ejército era de un 25 por ciento aproximadamente.

Otro dato significativo es que el número de jóvenes que se enrolan en las unidades de combate ha caído notablemente. Hace una década el 81 por ciento de los enrolados solicitaban entrar en una unidad de combate, mientras que en 2018 el número había caído hasta el 65 por ciento.

Fuente: Eugenio García Gascón, Blog Público - España