2020 · 01 · 15 • Ramzy Baroud - Mintpressnews.es

La Flotilla de la Libertad hará su 35º intento de navegar a Gaza en 2020

La misión de solidaridad está programada para el verano de 2020 y, como la mayoría de los 35 intentos anteriores, es probable que la Flotilla sea interceptada por la armada israelí.

Foto destacada | Twitter | @GazaFFlotilla

Qué es Gaza para nosotros sino un misil israelí, un cohete rudimentario, una casa demolida, un niño herido siendo arrastrado por sus compañeros bajo una lluvia de balas? Diariamente, Gaza se nos transmite como una imagen sangrienta o un video dramático, ninguno de los cuales puede capturar realmente la realidad cotidiana de la Franja: su formidable constancia, los actos cotidianos de resistencia y el tipo de sufrimiento que nunca puede ser realmente entendido a través de una mirada habitual en una publicación de redes sociales. Por fin, la fiscal principal de la Corte Internacional de Justicia (CPI), Fatou Bensouda, ha declarado su "satisfacción" de que "los crímenes de guerra han sido, o están siendo, cometidos en Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental y Gaza Strip.

”Tan pronto como se hizo la declaración de la CPI el 20 de diciembre, los grupos pro-palestinos sintieron un raro momento de alivio. Finalmente, Israel será acusado, posiblemente pagando su baño de sangre recurrente en la aislada y asediada Franja de Gaza, su ocupación militar y el apartheid en Cisjordania, y mucho más. Sin embargo, podría tomar años para que la CPI inicie sus procedimientos legales y emita su veredicto. Además, no hay garantías políticas de que una decisión de la CPI que acuse a Israel sea respetada, y mucho menos implementada. Mientras tanto, el asedio a Gaza persiste, solo para ser interrumpido por una guerra masiva, como la de 2014, o una menos destructiva, similar a la última embestida israelí en noviembre. Y con cada guerra, se producen más estadísticas tristes, más vidas destrozadas y se cuentan y vuelven a contar historias más dolorosas. Durante años, los grupos de la sociedad civil de todo el mundo trabajaron para desestabilizar este horrible status quo. Se organizaron, realizaron vigilias, escribieron cartas a sus representantes políticos, etc.

En vano. Frustrados por la inacción del gobierno, un pequeño grupo de activistas navegó a Gaza en un pequeño bote en agosto de 2008, logrando hacer lo que las Naciones Unidas no pudieron hacer: rompieron, aunque fugazmente, el asedio israelí a la empobrecida Franja. Esta acción simbólica del movimiento Free Gaza tuvo un tremendo impacto. Envió un mensaje claro a los palestinos en Palestina ocupada, que su destino no solo está determinado por el gobierno israelí y la maquinaria militar; que hay otros actores que son capaces de desafiar el terrible silencio de la comunidad internacional; que no todos los occidentales son tan cómplices como sus gobiernos en el sufrimiento prolongado del pueblo palestino.  

Los manifestantes se reúnen fuera de la CPI instando a la corte a procesar a Israel en el caso de la Flotilla de la Libertad de Gaza. Peter Dejong | AP [/ caption] 

Desde entonces, muchas más misiones de solidaridad han intentado hacer lo mismo, cruzando el mar sobre flotillas o en grandes caravanas a través del desierto del Sinaí. Algunos han llegado con éxito a Gaza, entregando ayuda médica y otros suministros.

La mayoría, sin embargo, fueron enviados de regreso o sus barcos fueron secuestrados en aguas internacionales por la armada israelí. El resultado de todo esto ha sido la redacción de un nuevo capítulo de solidaridad con el pueblo palestino que fue más allá de la manifestación ocasional y la firma típica de una petición. La segunda Intifada palestina, el levantamiento de 2002, ya había redefinido el papel del "activista" en Palestina.

La formación del Movimiento de Solidaridad Internacional (ISM) permitió a miles de activistas internacionales de todo el mundo participar en la "acción directa" en Palestina, cumpliendo así, aunque simbólicamente, un papel que normalmente desempeña una fuerza protectora de las Naciones Unidas. Sin embargo, los activistas del ISM emplearon medios no violentos para registrar el rechazo de la sociedad civil a la ocupación israelí. Como era de esperar, Israel no honró el hecho de que muchos de estos activistas provenían de países considerados "amigables" según los estándares de Tel Aviv.

El asesinato de los ciudadanos estadounidenses y británicos Rachel Corrie y Tom Hurndall en Gaza en 2003 y 2004 respectivamente, fue solo el precursor de la violencia israelí que seguiría. En mayo de 2010, la armada israelí atacó la Flotilla de la Libertad que consiste en el barco de propiedad turca 'MV Mavi Marmara' y otros, matando a diez trabajadores humanitarios desarmados e hiriendo al menos a 50 más. Como fue el caso con el asesinato de Rachel y Tom, no hubo una responsabilidad real por el ataque israelí en los barcos de solidaridad. Debe entenderse que la violencia israelí no es aleatoria ni es solo un reflejo de la notoriedad de Israel y el desprecio del derecho internacional y humanitario.

Con cada episodio violento, Israel espera disuadir a los actores externos de involucrarse en los "asuntos israelíes". Sin embargo, una y otra vez, el movimiento de solidaridad regresa con un mensaje desafiante, insistiendo en que ningún país, ni siquiera Israel, tiene derecho a cometer crímenes de guerra con impunidad. Tras una reciente reunión en la ciudad holandesa de Rotterdam, la Coalición Internacional de la Flotilla de la Libertad, que consta de muchos grupos internacionales, ha decidido, una vez más, navegar hacia Gaza. La misión de solidaridad está programada para el verano de 2020 y, como la mayoría de los 35 intentos anteriores, es probable que la Flotilla sea interceptada por la armada israelí.

Sin embargo, es probable que siga otro intento, y muchos más, hasta que el asedio de Gaza se levante por completo. Ha quedado claro que el propósito de estas misiones humanitarias no es entregar algunos suministros médicos a los casi dos millones de habitantes de Gaza asediados, sino desafiar la narrativa israelí que ha convertido la ocupación y el aislamiento de los palestinos en un status quo ante, en un "Asunto israelí". Según la Oficina de las Naciones Unidas en Palestina Ocupada, la tasa de pobreza en Gaza parece estar aumentando a una velocidad alarmante del 2% por año. A finales de 2017, el 53% de la población de Gaza vivía en la pobreza, dos tercios de ellos viviendo en "pobreza extrema".

Este terrible número incluye más de 400,000 niños. Una imagen, un video, un gráfico o una publicación en las redes sociales nunca pueden transmitir el dolor de 400,000 niños, que experimentan hambre real todos los días de sus vidas para que el gobierno israelí pueda lograr sus diseños militares y políticos en Gaza. De hecho, Gaza no es solo un misil israelí, una casa demolida y un niño herido. Es una nación entera que sufre y resiste, en un aislamiento casi completo del resto del mundo. La verdadera solidaridad debe apuntar a obligar a Israel a poner fin a la ocupación prolongada y al asedio al pueblo palestino, navegando en alta mar, si es necesario. Afortunadamente, los buenos activistas de Freedom Flotilla están haciendo exactamente eso. 

Acerca del autor: Ramzy Baroud es periodista y editor de The Palestine Chronicle. Es autor de cinco libros. Su último es "Estas cadenas se romperán : historias palestinas de lucha y desafío en las cárceles israelíes" (Clarity Press). El Dr. Baroud es investigador principal no residente en el Centro para el Islam y Asuntos Globales (CIGA), Universidad de Zaim. Su sitio web es www.ramzybaroud.net .

Ver: Apoyo a la Flotilla de la Libertad que en mayo intentará llegar a Gaza

Fuente: Ramzy Baroud, Mintpressnews.es

Ramzy Baroud - Mintpressnews.es