2020 · 01 · 06

Israel usa a los judíos árabes para negar la justicia a los refugiados palestinos

Hace varios años en Berlín me pidieron que participara en un panel sobre la película Adiós Bagdad. El Museo Judío de Berlín que organizó el evento también invitó a la embajada de Israel.

Inmigrantes judíos de Irak salen del aeropuerto de Lod camino al campamento de ma'abara, 1951 (Foto: Wikipedia)

Hace varios años en Berlín me pidieron que participara en un panel sobre la película Adiós Bagdad. El Museo Judío de Berlín que organizó el evento también invitó a la embajada de Israel. Frente al cine, representantes de la embajada distribuían panfletos con el título Recordando a los refugiados judíos “olvidados”. Estaba aturdido ¿Desde cuándo el establishment israelí se preocupaba de los judíos árabes?

Pasé 12 años en el sistema escolar israelí y nunca escuché la narrativa árabe judía. Hasta la universidad no supe que el Gobierno de Ben-Gurion llegó a un acuerdo con el Gobierno iraquí de Nuri al-Said para que los judíos iraquíes emigrasen al nuevo Estado israelí y así el régimen sionista viera reforzada a su población judía. Y como recompensa serían forzados a dejar sus propiedades al Estado iraquí. Me enteré de los bombardeos de Bagdad de 1950–1951 que posiblemente estaban conectados con el Mossad. El sociólogo israelí Yehouda Shenhav dice que hubo una conexión directa entre los bombardeos en Bagdad y la tasa de registro judío de abandono del país desde marzo de 1950 hasta junio de 1951. Está claro que no podemos descartar la posibilidad de que los emisarios sionistas usaran los incidentes para asustar a los judíos vacilantes y presionarlos para que se fueran del país.

Justo antes de que comenzara el panel los organizadores me pidieron que no hablara de la historia de los judíos iraquíes desde una perspectiva crítica del sionismo. Me pidieron que hablara de manera "personal" de mi experiencia como judío iraquí. Subí al escenario e hice mi mejor esfuerzo para no hablar del trato o la historia de las bombas. Pero cuando los representantes de la embajada hablaron de la propiedad perdida de los judíos árabes no pude contenerme. Dije que estaban usando la propiedad de los judíos iraquíes de una manera bastante cínica, simplemente para silenciar la demanda palestina de su propia propiedad perdida. Y luego, como si fuera una señal, el embajador israelí que se sentó en la primera fila como un comisario comunista se puso de pie y salió del debate con docenas de de personas de empleados suyos y guardias de seguridad. Estoy a favor de la devolución de la propiedad de los árabes judíos, pero no en relación con la propiedad de los palestinos. Una injusticia no debería respaldarse en otra. No es solo una demanda de dinero, sino una aceptación en la vida judía de los estados árabes.

Ahora, a principios de este mes, The Times of Israel informó de que Danny Danon, el embajador israelí en la ONU, dijo a la Asamblea General de la ONU que planea proponer una resolución sobre lo que llamó "los refugiados judíos ‘olvidados’"para contrarrestar lo que Israel ve como un enfoque unilateral en los refugiados palestinos. El propio Danon tiene raíces árabes, ya que su padre nació en Egipto. "No oímos a la comunidad internacional hablar de ellos cuando discuten sobre el conflicto de los refugiados, quizás porque no sirve a la narrativa palestina", dijo Danon. Una semana después se informó en Israel Hayom de que la pérdida de propiedad judía en los países árabes se estima en 150.000 millones de dólares y el periódico ofreció una visión exclusiva de un proyecto gubernamental clasificado que busca evaluar el alcance de la propiedad dejada por los judíos que fueron expulsados ​​o huyeron de las naciones árabes e Irán. "Podemos corregir un error histórico", dijo el ministro. Entonces, este uso cínico de la propiedad judía árabe se ha convertido en una política gubernamental oficial.

Danny Danon y el oficialismo blanco ashkenazi en Israel están manipulando la narrativa árabe-judía para varios propósitos.

Primero apuntan a silenciar las demandas de los refugiados palestinos. Quieren que mi comunidad bloquee el camino de la compensación o cualquier tipo de justicia histórica para los palestinos (ya he vivido en su tierra durante demasiados años). Danon y sus socios lo saben bien, ningún país árabe pagará 150.000 millones de dólares a los judíos de los estados del norte de África y Medio Oriente.

En segundo lugar Israel está utilizando el tema para ganar el apoyo de sus masas oprimidas de judíos árabes. La comunidad, que históricamente ha sido ignorada por la élite israelí, de repente preocupa y Danon y su partido esperan que esto se traduzca en votos en la próxima elección.

Pero por último, y aún peor, esta estrategia cínica nos coloca a mí y a mi comunidad en una nueva posición de conflicto con los palestinos. Danon y su gente saben que reescribir nuestra historia árabe-judía como una cuestión de los refugiados negados creará un nuevo muro y una guerra entre nosotros y el mundo árabe. Los árabes judíos se dirán a sí mismos: "oh, los países árabes nos traicionaron, así que debemos seguir luchando contra el mundo árabe".

Pero antes de continuar con el círculo vicioso al que nos conduce esta retórica, primero quiero explicar qué está mal en el núcleo de esta analogía errónea entre los judíos árabes y los refugiados palestinos.

La definición de "refugiados" judíos de los países árabes que Danon introdujo en la ONU busca crear una analogía entre los refugiados palestinos y los inmigrantes árabes judíos que llegaron a Israel en las décadas de 1950 y 1960 y presentar a ambas poblaciones como víctimas de la guerra de 1948. La estrategia que Danon está utilizando comenzó como una política de Estado en 2010, cuando el Parlamento israelí aprobó una ley que requiere que cada Gobierno de Israel que negocie con los representantes palestinos exija la devolución de la propiedad judía perdida en los países árabes, antes debe lidiar con la compensación a los 750.000 refugiados palestinos y sus descendientes por su propia propiedad que ha sido tomada por el Estado israelí. Entonces, esta analogía distorsionada en la que los judíos árabes son refugiados al igual que los refugiados palestinos, en realidad es solo un garrote que se usa para sabotear las negociaciones con los palestinos. De repente hay alrededor de 850.000 judíos árabes que Israel ahora representa para contrarrestar -en sus mentes- las demandas de 750.000 palestinos que perdieron sus propiedades durante la Nakba.

Tal vez uno pueda comparar los campamentos de refugiados palestinos en los estados árabes después de 1948 con los campamentos de tiendas “Ma'abarot” de judíos árabes en Israel. Pero la analogía histórica sigue siendo errónea.

Primero, los judíos árabes nunca fueron un colectivo como lo son los palestinos arraigados en la misma tierra. Israel los creó como tales solo para subordinarlos, borrar sus raíces árabes y reconstruirlos como sujetos del régimen sionista.

En segundo lugar, los judíos árabes nunca fueron refugiados, como a menudo se afirma. En el caso de Turquía o Marruecos, incluso podían ir y venir a los estados árabes (este también fue el caso de Irán hasta la revolución islámica). Esta es la definición de refugiados en ACNUR:

Un refugiado es alguien que se ha visto obligado a huir de su país debido a la persecución, la guerra o la violencia. Un refugiado tiene un temor fundado de persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un grupo social en particular. Lo más probable es que no puedan regresar a casa o tengan miedo de hacerlo. La guerra y la violencia étnica, tribal y religiosa son las principales causas de los refugiados que huyen de sus países.

Otra diferencia entre los judíos árabes que emigraron a Israel y los refugiados palestinos es que venían a un país que los acogió como ciudadanos de pleno derecho. Este no es el caso de los palestinos, que nunca han recibido plenos derechos ciudadanos en ningún estado árabe. Más que eso, los judíos árabes siempre disfrutaron de una vida privilegiada dentro de Israel, incluso en comparación con los palestinos de 1948 que no fueron obligados a abandonar sus tierras durante la Nakba y, eventualmente, se convirtieron en ciudadanos de Israel.

Incluso los políticos como Danon saben que el término "refugiado" no es del todo correcto para los judíos árabes. Por lo tanto, intenta enfatizar la idea de que huyeron debido a una historia profundamente antisemita en los países árabes. Israel usa la experiencia europea del antisemitismo y la proyecta sobre la experiencia judía árabe, lo cual no es exacto. Los historiadores Lior Sternfeld y Menashe Anzi contradicen esa idea en Haaretz:

“Los judíos en el mundo musulmán, según cuenta la narración, vivieron vidas humilladas como dhimmis de segunda clase, solo esperando la redención sionista. Esta narrativa es engañosa en muchos sentidos. Ignora más de mil años de existencia judía en el mundo musulmán, una realidad que no era ni buena ni mala exclusivamente, sino que incluía ambos aspectos y se caracterizaba por relaciones complicadas con la población mayoritaria, con otras minorías y con las estructuras políticas locales e imperiales".

Como se puede ver, la analogía retorcida detrás de los aparentes refugiados judíos de países árabes y refugiados palestinos se vuelve más cínica capa sobre capa.

La verdad es que la mayoría de los judíos iraquíes en los años cincuenta y sesenta no eran sionistas. Vivían bien en una ciudad moderna. En realidad Bagdad entonces era mucho más progresista que Tel Aviv. Los judíos iraquíes ya habían leído sobre la Nakba y la dura vida de los inmigrantes judíos que se vieron obligados a vivir en campamentos en Israel. La mayoría de ellos no quería irse e inmigrar. Pero Ben-Gurion necesitaba a la gente porque después del Holocausto no había suficientes judíos para su sueño sionista. Entonces, a través de un activismo muy dudoso del Mossad, llegó a un acuerdo con el Gobierno iraquí. Irak obtuvo el dinero y la propiedad e Israel consiguió judíos pobres que emigraron como un grupo subordinado a Israel. Entonces la pregunta sigue siendo, ¿dónde estaban los judíos árabes más oprimidos? ¿Y cómo se aplica el término "refugiado" a un pueblo que, tal vez involuntariamente, fue forzado a la ciudadanía israelí por su propio grupo étnico?

Acerca del autor: Mati Shemoelof es escritor y poeta. Su libro "Bagdad | Haifa | Berlín" se está publicando actualmente en Alemania. Su sitio web es mati-s.com.

Fuente Original: How Israel uses Arab-Jews to evade justice for Palestinian refugees

Fuente: Mati Shemoelof, Mondoweiss / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)