2019 · 12 · 03

Belén, Palestina: 'Los turistas vienen a menudo a ver las piedras sagradas, y no a los habitantes'

Entrevista a Zoughbi Zoughbi, director de "Wi'am"

Desde la terraza de Wi’am, también conocido como “Centro Palestino de Transformación de Conflictos”, se puede contemplar un horizonte interrumpido por el muro israelí y una nube de gases lacrimógenos. Al pie del mismo, un estrecho camino conduce al visitante fuera del circuito turístico hasta el campo de refugiados de Aida, celosamente vigilado por soldados. A la entrada del campo vemos una gran llave del retorno, que simboliza la identidad a la que los refugiados de 1948 no están dispuestos a renunciar. Es la Nakba o “catástrofe” como consecuencia de la creación del estado de Israel, que dio lugar a la expulsión forzada de centenares de miles de palestinos y a la destrucción de medio millar de poblaciones.

Durante mi estadía en Belén frecuenté el centro, que acoge a los raros voluntarios y visitantes que desean conocer la otra realidad tras el decorado turístico de la ciudad. Allí aproveché para entrevistar al Director de Wi’am, Sr. Zoughbi Zoughbi, sobre su intensa experiencia como portavoz de un original movimiento cercano a la Teología de la Liberación, inspirado en las profundas raíces de la cultura regional y que trata de resolver los conflictos y traumas surgidos de la ocupación, mediante la noción de “reconciliación” (o “Sulha” en árabe dialectal).

Alex Anfruns: Como ciudad turística, Belén se ha enfrentado directamente al contexto de la ocupación. Sin embargo, no todos los que visitan Tierra Santa conocen la realidad de Palestina. En términos de desarrollo económico, ¿cuáles son las consecuencias del muro y de los puntos de control?

Zoughbi Zoughbi : Como sabes, Belén es una pequeña ciudad. Se está haciendo más y más pequeña, y no está en buena forma. Belén es más pequeña de lo que uno espera. Es una pequeña prisión. Cisjordania es una prisión más grande. Belén está rodeada de asentamientos. El 87 % de la gobernación de Belén está bajo control israelí. Toda el área ha sido cortada en las áreas A, B y C. Nuestro centro está en el área C.

En Belén hay 23 asentamientos israelíes con una población de 120.000 habitantes y 25 puestos de avanzada. Belén está rodeada por el muro, que es el doble de alto y cinco veces más largo que el muro de Berlín. Toda la tierra fértil está ocupada. Las tierras detrás de estos muros son para la gente de Belén, pero no se les permite estar allí a menos que tengan permiso.

Y hay muchas aldeas que están luchando contra la construcción del muro….

Sí, porque el muro no es algo saludable. Las mejores aguas de los acuíferos están bajo control israelí. Y también el muro ha dividido algunos pueblos al este y al oeste de la zona principal… No somos libres de movernos a donde queramos. Perdimos nuestros olivos que fueron plantados por nuestros mayores, perdiendo de este modo las tradiciones por unas malas condiciones. Nuestros antepasados llevaban agua sobre su cabeza o en burros para regar los árboles durante tres años por lo menos… No tenemos agua para hacer irrigación moderna. Tratamos a nuestros olivos como a un bebé. Hasta los tres años es necesario regarlo, pero sobre todo después de tres o cinco años depende de la lluvia. Y, por último, es necesario rodearlo de piedras o terrazas para protegerlo de la erosión del suelo. Es una obra de amor, una obra de compasión. Es por eso que el muro no es saludable en absoluto.

He visto muchos turistas que vienen a Belén, pero sólo van a la Iglesia de la Natividad. ¿Cómo están tratando los palestinos de hacerles ver toda la realidad?

Los turistas no vienen a menudo a ver a la gente. Vienen a ver las piedras sagradas, y no a conocer a los habitantes, las piedras vivas. Nuestro deber es ayudarles a ver las piedras sagradas, las piedras vivas y los cantos rodados de las condiciones sociales, económicas y políticas. Algunos vienen a través de una agencia de viajes israelí y otros no, pero son de mente abierta y les gusta reunirse con palestinos. Hay agentes de viajes que trabajan como una herramienta política para lavar el cerebro y demonizar a los árabes. No siempre significa que eso tenga que ver con política, sino sólo con obtener beneficios.

Nuestro deber para con nuestras iglesias y nuestro pueblo es hacerles ver una realidad diferente. Al menos hablar de los Lugares Santos y de su interpretación. Desde que Jerónimo, nuestro compatriota que tradujo la Biblia, dijo que había cinco evangelios: cuatro en el Nuevo Testamento y el quinto cuando se visita la tierra y se conoce a la gente.

Wi’am ha sido una asociación de base durante más de 25 años. ¿Qué fue lo que le motivó por primera vez en el momento de su fundación?

Wi’am comenzó en 1994, soy el fundador y director. Surgí como líder de base en el movimiento estudiantil; respondí a la necesidad de la comunidad local de diferentes maneras: desde la mediación hasta los servicios, ayudando a los estudiantes a empoderar a la sociedad civil… Luego empezamos a reclutar voluntarios para que nos ayudaran en la mediación y en otros departamentos. Por supuesto, en aquel momento, durante los años noventa, no habíamos tenido un estado desde 1967. Hasta este momento, no tenemos un estado viable con una soberanía basada en la separación de poderes…. Todavía estamos bajo ocupación.

En Wi’am tratamos de trabajar para la gente, hacia la gente y con la gente. Empezamos con la mediación de conflictos porque es la forma en que trabajamos con la gente en diferentes campos. Después de haber resuelto un problema a través de la mediación, la gente solía acudir a nosotros para que resolviéramos más conflictos. La gente nos pidió que les ayudáramos a enfrentar los desafíos, las dificultades; quieren que les ayudemos a deshacerse del miedo… A través de este proceso de “ultrasonido”, trabajamos para empoderar a nuestra sociedad civil, para enfrentar los desafíos y resolver los problemas de la gente de manera amigable e innovadora… Nos hemos vuelto más proactivos para ayudar en la transformación de nuestra gente, para hacer frente a la situación, al trauma, para tener resiliencia y tenacidad.

Pero no nos detuvimos en la mediación: empezamos a trabajar con niños, mujeres y, por supuesto, hombres. Tenemos un programa de abogacía, un compromiso de paz con otras personas que nos visitan… y también tenemos un programa de resistencia no violenta en diferentes lugares, ya sea iniciando la protesta o uniéndonos a la de otros.

También nos hemos embarcado en el turismo alternativo.

¿Cuál es su punto de vista personal, su filosofía sobre la estrategia de no violencia?

La no violencia es una forma de vida, es una estrategia para resistir la ocupación. Tenemos un enfoque no violento para resolver conflictos en la comunidad, tenemos que hablar y caminar sin violencia. A nivel de la lucha palestina, no queremos dar a Israel una justificación mediante el uso de la violencia, aunque no necesitan ninguna justificación. Hacemos mucha capacitación sobre la no violencia para escuelas, maestros, universidades y activistas. Hacemos muchos estudios comparando la primera con la segunda intifada, los logros y los pros y contras de la no violencia a pesar de la atmósfera violenta en la que vivimos.

Somos parte de un movimiento internacional llamado International Fellowship of Reconciliation, que es un grupo interreligioso e intercultural, por lo que trabajamos unos con otros en diferentes niveles. Somos parte de la Alianza Mundial para la Prevención de Conflictos, la Asociación Árabe contra la Violencia, y formamos parte del movimiento local aquí en Belén. Hacemos formación, escribimos artículos y manuales….

Pero para hablarte francamente, ¡no es nada fácil! A uno casi le tientan a usar la violencia. Les decimos a nuestros amigos, “consideramos al mejor formador a quien está en formación”. Decimos que “la no violencia es el enfoque valiente, no es un enfoque débil”. Es decir, es seguir la resiliencia, la perseverancia, la constancia, la educación, aprender de otras personas a las que respetamos y ante las que nos sacamos el sombrero: Martin Luther King, Ghandi, Madre Teresa y otras personas…

En 2014 el parlamento israelí permitió a los cristianos palestinos en Israel hacer el servicio militar. ¿Podría comentar esta decisión?

En primer lugar, los cristianos dentro de la línea verde son parte integrante del pueblo palestino. Nuestra identidad es árabe. Ser árabe, palestino y cristiano son los diversos componentes de nuestra identidad, ya sea que vivamos en la Línea Verde, en Cisjordania, en Gaza o en la Diáspora. El mundo debe recordar que el 70 % de la población cristiana fue expulsada en 1948: se convirtieron en refugiados. Están dispersos por todo el mundo. 24.000 cristianos árabes palestinos fueron expulsados de Jerusalén Oeste, junto con 21.000 musulmanes: han sido sometidos a una limpieza étnica. Así que los cristianos palestinos son parte del pueblo palestino en general, y fueron las víctimas de la creación del Estado de Israel, donde fuimos los hijos de la Nakba en 1948.

En segundo lugar, dividir y gobernar no es una política saludable. Si Israel quisiera tratar a todos sus ciudadanos como iguales, no debería haber diferencias entre judíos, musulmanes, cristianos, drusos, samaritanos y otros. Continuar con esta política creará más odio contra la entidad que trata de diferenciar entre las personas. Los drusos fueron introducidos en el sistema por primera vez después de 1948, según sus mayores. Los beduinos también fueron reclutados en el ejército. Pero cuando los soldados de esos grupos regresan a sus hogares después de haber servido y luchado en el frente, encontraron que sus hogares fueron destruidos. Porque hay discriminación en el estado de Israel, contra cualquiera que no sea judío. ¿Por qué ahora hacer un gran problema sobre los cristianos? ¿Cuál era el propósito? Otro hecho es que son cristianos en el mundo árabe, son árabes, son al menos de 15 a 20 millones. Entonces, ¿cómo puede un sistema negarle a una persona, a un grupo o a una comunidad que se identifique? ¿Quién tiene el derecho de dictar cuál es mi identidad? Mi identidad es mi elección.

¿Van a devolver a Kufr Bir’im e Iqrit, las dos aldeas cuya población fue expulsada en 1948-1950? Iqrit tiene una iglesia católica griega melkita y Kufr Bir’im otra maronita. Su gente quiere enviar a sus hijos a casarse allí -los más jóvenes- y a los ancianos que pasaron al otro mundo para ser enterrados allí. No se les ha permitido volver a sus propias aldeas. La Corte Suprema de Justicia de Israel ¡incluso falló a favor de ellos! Bueno, hasta este momento no se les permite volver.

La OLP fue creada por aquellos que fueron expulsados de 1948. Cada uno de nosotros tiene un miembro de la familia afuera. ¿Cómo puede presentarse ante ellos? Este es el peor ejemplo de mal uso de la religión contra el bienestar de las personas. Es una vez más dividir y conquistar, dividir y gobernar. Ha habido un fuerte debate en Israel: un Estado judío o un estado para los judíos. Hasta que un día todos serán ciudadanos de segunda clase, de tercera o de cuarta clase. Los ciudadanos cristianos dentro de Israel estaban allí antes que el estado israelí. La Galilea ha sido siempre la Galilea de las naciones, incluso hace miles de años. Toda la zona estaba llena de mucha gente, y los palestinos se sienten herederos de los cananeos… las naciones que vivían en esa zona hasta ese momento. Así que es una situación realmente terrible.

Al mismo tiempo, la Autoridad Palestina decidió borrar la mención de la religión del documento de identidad. ¿Es algo bueno?

Sí. Me gusta que me traten como a un ciudadano igual que los demás. Y me gusta ver la religión como una relación personal entre Dios y yo, en lugar de algo relacionado con el control del gobierno.

Estoy a favor de un Estado democrático laico y de que la gente elija su religión por la libertad de conciencia. Me gustaría que me trataran igual, porque nacimos como bebés y como iguales. No debería haber discriminación, por lo que la Organización para la Liberación de Palestina tuvo la buena idea de construir en los años sesenta un Estado democrático laico basado en la ciudadanía… Este es un enfoque muy progresista.

¿Existe un vínculo entre ambos enfoques?

Lo que estamos viendo ahora es que Israel nos está presionando para que nos identifiquemos con líneas religiosas y para que luchemos entre nosotros. Por supuesto que quieren una justificación para un llamado estado judío, sabiendo el hecho de que el número de judíos en Israel en este momento es mayor que antes. Al menos el 30% de los nuevos inmigrantes rusos y etíopes son cristianos… Los judíos religiosos solían ser pocos en número. Así que si esta es una ley que apunta a cristianos de otras nacionalidades, es una historia diferente, creo. ¿Debería Israel identificarse realmente como un judío, un estado religioso o un estado secular? Pero si hay una identificación como un estado religioso, eso significa que albergará y atraerá a más inmigrantes para crear tal estado religioso, y entonces no sé a dónde nos llevaría: podríamos entrar en una guerra de religiones. No estoy seguro de que Israel esté a salvo con esta ley o norma basada en las religiones, porque podría devorar todo lo demás y podría ser destruido desde dentro por una guerra entre el campo religioso y el secular…

En ese caso, o uno se asegura un asiento en el cielo o se conquista al enemigo. Pero no quiero ganar un asiento en el cielo de esta manera, aunque crea en Dios. Creo en la vida después de la muerte, pero quiero vivir mi vida antes de la muerte y, si así lo desean, me gusta disfrutar de mi vida con mis hermanas y hermanos, que son musulmanes, cristianos y judíos. No estoy dispuesto a luchar contra la Ocupación por razones religiosas. Estoy en contra de la Ocupación porque la Ocupación desmoraliza a todo ser humano. Así que los israelíes deben volver a su conciencia y aumentar su conciencia para darse cuenta del daño que están haciendo en la zona. Todo lo que hacen va en contra de los principios de los derechos humanos y la seguridad humana. Como víctimas del Holocausto, no deberían ser los perpetradores de nada de esto.

Fuente: Blog Alex Anfruns