2019 · 11 · 08 • The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Los gases lacrimógenos destruyen los medios de vida en Gaza

¿Sabe la ocupación israelí que las bombas que lanza están matando gente?. Las armas de gas lacrimógeno de Israel aparte de matar y herir gravemente a los palestinos en Gaza, mata sus sueños y sus esperanzas.

Atiah Darwish sostiene un teléfono celular con una fotografía que muestra el momento en que fue herido por el ejército israelí.  Mohammed Al-Hajjar La Intifada Electrónica

A través de su fotografía, Atia Darwish ha documentado cómo, a pesar de estar bajo un brutal bloqueo israelí, la gente de Gaza todavía encuentra momentos de alegría.

Su imagen de niños palestinos comiendo sandía junto al mar apareció en una exposición al aire libre que recorrió el Líbano durante septiembre.

Niños en una playa de Gaza, fotografiados por Atia Darwish. Foto cortesía de Beirut Image Collective.

Muchos de los que se maravillaron de la foto probablemente no sabían que el hombre que la tomó no puede trabajar en este momento. Darwish ha perdido la capacidad de ver correctamente, un requisito vital para un fotógrafo, debido a las lesiones que Israel le infligió.

El 14 de diciembre del año pasado, Darwish estaba trabajando en las protestas de la Gran Marcha del Retorno en el este de Gaza. Había estado tomando fotografías durante aproximadamente media hora cuando fue herido por un proyectil de gas lacrimógeno.

Darwish perdió el conocimiento. Cuando lo recuperó, se encontró bajo cuidados intensivos en el hospital al-Shifa de la ciudad de Gaza.

El proyectil lo había golpeado debajo de su ojo izquierdo. Perdió algunos huesos a su alrededor, además de sufrir daños en la mandíbula.

"Mi ojo siguió sangrando durante una semana y mi oído durante los siguientes dos días", señaló.

Darwish teme que su visión no pueda ser reparada.

En febrero de este año, viajó a Egipto para recibir tratamiento. Un médico le diagnosticó fibrosis de la retina y le explicó que la afección era incurable.

"Solo puedo someterme a una cirugía estética", comentó Darwish. “Me siento decepcionado. El mundo no considera que las bombas que nos lanza Israel sean peligrosas. Pero pueden matar personas y los sueños de nuestra juventud".

Darwish no puede ver más allá de 15 centímetros con su ojo izquierdo. También está parcialmente sordo.

El cambio dramático en su apariencia causado por su lesión ha conmocionado a Darwish.

"Cuando regresé a Gaza [desde Egipto], me sentí desesperado cuando miré fotos antiguas de mí mismo en Facebook e Instagram", indicó. "No volveré a ser así de nuevo".

Atiah Darwish ve algunas de sus viejas fotografías.  Mohammed Al-Hajjar La Intifada Electrónica

Darwish espera continuar trabajando como fotógrafo, confiando en su ojo derecho. "Tendré que ser más cuidadoso", explicó.

No era la primera vez que Darwish había sido alcanzado por un proyectil de gas lacrimógeno mientras cubría la Gran Marcha del Retorno.

En julio del año pasado, uno de esos proyectiles golpeó su pierna derecha. Tuvo que ser tratado por quemaduras después.

¿No letal?

Sus heridas están lejos de ser raras. Aunque el ejército israelí describe el gas lacrimógeno como "no letal", el arma ha matado a palestinos.

Al menos siete personas murieron porque fueron alcanzadas por los botes de gas lacrimógeno disparados por Israel durante las protestas de la Gran Marcha del Retorno que comenzaron el 30 de marzo de 2018. Cuatro de esas víctimas eran niños.

Hasan Nofal murió después de ser golpeado por un bote de gas lacrimógeno disparado contra los manifestantes en febrero. Tenía solo 16 años.

Su padre, Nabil, todavía está luchando por entender lo que sucedió.

Cuando escuchó por primera vez que Hasan había sido herido, Nabil no pensó que la lesión pudiera ser demasiado grave. Hasan había mantenido una distancia suficiente de la valla que separaba Gaza e Israel, pensó Nabil.

Hasan murió cuatro días después de ser hospitalizado.

"Mi hijo era inocente", señaló Nabil. "¿Sabe la ocupación israelí que las bombas que lanza están matando gente?"

Con su situación a menudo ignorada por los medios de comunicación occidentales, los manifestantes son heridos regularmente en Gaza. Al Mezan, una organización de derechos humanos, informó que 13 personas que participaron en la Gran Marcha del Retorno fueron golpeadas directamente con gases lacrimógenos solo el 25 de octubre.

Las armas de gas lacrimógeno de Israel han matado y herido gravemente a los manifestantes en Gaza.  Mohammed Al-Hajjar La Intifada Electrónica

Ahmad Ammar, un joven de 23 años de al-Shujaiyeh, un barrio de la ciudad de Gaza, fue alcanzado por uno de esos proyectiles en septiembre. Su boca y mejilla derecha estaban muy quemadas, causándole daños a largo plazo en la cara.

"Estaba lejos de la cerca del límite", dijo Ammar. “Estaba bebiendo jugo porque me sentía mareado por el gas lacrimógeno, que tiene un fuerte olor. Cuando comencé a alejarme lentamente, escuché que alguien me gritaba que mirara las bombas de gas lacrimógeno que estaban cerca de mí. Me di vuelta y de repente fui golpeado por uno de ellos.

Desempleado

Ammar perdió el conocimiento. "Cuando desperté, estaba en el hospital", recordó. “Algunos de mis amigos estaban a mi lado. Les pedí un espejo para poder ver mi cara. Pero se negaron a darme uno".

Ammar solía vender verduras en un mercado local. No ha vuelto a trabajar desde su lesión. No puede pensar en otra cosa que no sea su lesión y asegurar un tratamiento correctivo.

"Necesito cirugía plástica", explicó. “Desafortunadamente, no se puede hacer en Gaza. Varios doctores me dijeron que no tenemos los recursos aquí. Y es muy caro fuera de Gaza".

"El gas lacrimógeno que la ocupación israelí lanza hacia nosotros mata nuestros sueños y nuestras esperanzas", dijo. “Todos los días me levanto y veo cómo me veo en el espejo. Me siento terrible".

Mohammad Fseifes también quedó desempleado debido a las lesiones que recibió en una protesta a fines de mayo.

Solía ​​trabajar en la construcción y la agricultura en la zona de Khan Younis de Gaza. No ha podido aceptar trabajos desde que resultó herido.

Durante unos cinco meses, ha tenido frecuentes dolores de cabeza y le ha resultado difícil dormir. Tampoco se ha sentido lo suficientemente bien como para jugar al fútbol.

Fseifes estaba cerca de la valla fronteriza cuando las tropas israelíes lo golpearon con un proyectil de gas lacrimógeno.

"Recuerdo que me caí al suelo", indicó. “Seis días después, me desperté y vi a mi papá. Sentí un fuerte dolor en la cabeza. El médico me dijo que mi cráneo estaba fracturado ".

"Me siento muy triste cuando me miro en el espejo", agregó. “El médico dice que puedo operarme el cráneo. Pero solo se puede hacer fuera de Gaza. No sé lo que me va a pasar ".

Acerca del autor: Amjad Ayman Yaghi es periodista y vive en Gaza.

Fuente Original: Tear gas destroys livelihoods in Gaza

Fuente: Amjad Ayman Yaghi, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org