2019 · 10 · 16

Los palestinos tienen derecho a exigir la libertad de la tortura

Mientras Israel continúa torturando a los prisioneros con impunidad, los llamados palestinos a un trato humano caen en oídos sordos.

Una mujer palestina grita consignas durante una protesta contra Israel por la tortura de Samer Arbeed, en Jerusalén, 1 de octubre de 2019 [Ammar Awad / Reuters]

Samer Arbeed, un hombre palestino de 44 años, fue arrestado violentamente el 25 de septiembre por soldados israelíes vestidos de civil bajo sospecha de organizar un atentado mortal en Cisjordania ocupada. Después de ser golpeado inicialmente, fue llevado al infame centro de interrogatorios Maskobiyeh en Jerusalén, donde sufrió una tortura tan severa que tuvo que ser hospitalizado.

Arbeed permanece en una condición crítica (hasta la fecha de este artículo) y se le ha negado el acceso adecuado a la atención médica y a sus abogados. Los medios israelíes informaron que un organismo judicial había autorizado al Servicio Secreto israelí, Shin Bet, a utilizar "métodos excepcionales" para extraer información para este caso, lo que llevó a Amnistía Internacional a condenar y denominar lo que le sucedió a Arbeed como "tortura legalmente sancionada".

Mientras tanto, otra prisionera, una mujer palestina de 24 años, Heba al-Labadi, ha estado en huelga de hambre durante más de dos semanas después de haber sido condenada a detención administrativa durante cinco meses y haber sido sometida a tortura física, incluidas situaciones de estrés insoportable. Tales posiciones de estrés pueden involucrar encadenar las manos a los tobillos, forzando al prisionero a inclinarse hacia adelante, por largos períodos de tiempo.

Lamentablemente, las situaciones de Arbeed y al-Labadi no son excepcionales y los interrogadores israelíes utilizan con frecuencia la tortura contra los presos políticos palestinos, de los cuales hay aproximadamente 5,000.

La prohibición de la tortura está claramente consagrada en el derecho internacional consuetudinario y la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura (que fue ratificada por Israel en 1991) reitera esto. La convención define la tortura como un "acto por el cual un dolor o sufrimiento severo, ya sea físico o mental, se inflige intencionalmente a una persona con el propósito de obtener de él o de una tercera persona información o una confesión".

Israel está obligado por el régimen legal internacional a no cometer actos de tortura contra nadie, incluidos los palestinos. Sin embargo, la organización palestina de apoyo a los prisioneros y derechos humanos, Addameer, ha documentado ampliamente que Israel ha violado durante décadas esta convención. "Los malos tratos y el abuso de los detenidos palestinos por parte de Israel son generalizados y sistemáticos, y generalmente comienzan desde el momento del arresto", indicó.

La tortura de los palestinos por parte de Israel se hace particularmente fácil por su régimen militar de ocupación que gobierna Cisjordania. Este régimen permite que los palestinos sean interrogados durante 90 días sin un abogado. Este período inicial de interrogación puede entonces renovarse indefinidamente. Durante el interrogatorio, los prisioneros palestinos son sometidos rutinariamente a diversas formas de tortura mental y física, que incluyen palizas, posiciones de estrés, privación del sueño y confinamiento solitario. Su falta de comunicación con el mundo exterior a menudo permite que este tratamiento continúe sin control. Desde el establecimiento de este régimen militar en Cisjordania en 1967, el Club de Prisioneros Palestinos (una ONG) ha reportado la muerte de 73 detenidos como resultado de la tortura.

Tras la noticia del arresto y la tortura de Arbeed, los palestinos en Ramallah y Jerusalén protestaron no solo por su trato inhumano a manos de los israelíes sino también por el fracaso del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para cumplir su mandato de proteger a los detenidos y presos de cualquier daño. Unos días después de que Arbeed fue trasladado a un hospital en estado crítico, los activistas realizaron una sentada pacífica frente a las oficinas del CICR en Ramallah, exigiendo que presionen a Israel para permitir una visita médica adecuada para evaluar su estado. Los familiares y amigos de los prisioneros han estado activos durante mucho tiempo en las sentadas y protestas en las oficinas del CICR, ya que tales protestas son su única herramienta ante la falta total de responsabilidad por las violaciones cometidas por el régimen israelí. Finalmente, un médico del CICR pudo visitar a Arbeed en el hospital y compartir información médica con la familia, a pedido de los activistas.

Posteriormente, el CICR emitió una declaración, no en condena del trato de Israel a Arbeed como cabría esperar, sino más bien en la condena de los activistas a quienes acusaron de "insultar" a su personal al cuestionar su compromiso con los detenidos palestinos. Esta condena fuera de lugar ignora por completo el hecho de que los palestinos tienen todo el derecho a preguntarse si una organización internacional está cumpliendo su mandato. Particularmente, a medida que sus condiciones diarias continúan empeorando y el negocio humanitario y de ayuda internacional continúa prosperando. La exigencia de un trato humano y la libertad frente a la tortura es una exigencia mínima y, por lo tanto, deben respetarse los llamamientos y las acciones para ello.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la postura editorial de Al Jazeera.

Artículo publicado el 8 de octubre de este año.

Acerca del autor: Yara Hawari es miembro de Al-Shabaka, red de política palestina.

Fuente Original: Palestinians have a right to demand freedom from torture

Fuente: Yara Hawari, Al Jazeera / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org