2019 · 09 · 23

Isawyia, el castigo colectivo e indiscriminado llevado al extremo

Durante los últimos tres meses, Isawyia, un vecindario palestino de 17,000 habitantes en Jerusalén Este, ha estado bajo un constante asedio por parte de las Fuerzas de Ocupación Israelíes.

Un niño juega con su patinete en frente de una patrulla de soldados Israelíes

Durante los últimos tres meses, Isawyia, un vecindario palestino de 17,000 habitantes en Jerusalén Este, ha estado bajo un constante asedio por parte de las Fuerzas de Ocupación Israelíes. Las tácticas utilizadas por Israel incluyen redadas nocturnas, arrestos arbitrarios, uso indiscriminado de gases lacrimógenos, granadas de sonido, balas de goma y munición real, así como acciones cada vez más inhumanas y surrealistas, como el interrogatorio de niños pequeños y la confiscación del cuerpo de un joven de 20 años del vecindario, asesinado hace unos meses por la policía de fronteras israelí cerca de su casa.

Los palestinos han vivido en Isawyia desde el año 1500, como lo demuestran los registros otomanos, pero fue, como muchas otras poblaciones, ocupada por Israel a partir de 1967. Hoy en día, la ocupación continúa de muchas formas, particularmente a través de redadas policiales y hostigamiento día y noche. Los palestinos en Isawyia son interrogados, multados y arrestados casi a diario, independientemente de su edad. Los residentes nos comentan que un hombre fue multado con 500 NIS (130€) por arrojar una colilla al suelo, mientras que otro aldeano fue multado con 1,000 NIS (260€) porque el escape de su motocicleta era «demasiado ruidoso». El 30 de julio, un niño de cuatro años fue convocado en comisaría para ser interrogado por los cargos de tirar una piedra a un auto de la policía, sin ninguna prueba aparente de ello por parte de los agentes. Menos de 24 horas después, un niño de cinco años fue convocado para ser interrogado por tirar un pequeño brick de zumo en la calle.

Por cierto, según la ley militar israelí, es ilegal detener a un niño menor de 12 años. Aunque sí se puede “citar” a comisaría a cualquier persona sin importar su edad, siempre que si el investigado es menor de 12 años, vaya acompañado de algún miembro de su familia…

El castigo colectivo, prohibido por el derecho internacional, también se está utilizado contra los residentes de Isawyia. El 4 de julio, las fuerzas israelíes arrestaron a una madre palestina para presionar a su hijo adolescente a entregarse. Tres días después, Wael Mahmoud, una mujer de 20 años, fue detenida para presionar a su hermano para que éste se entregase a la policía también.

El uso frecuente e indiscriminado de gases lacrimógenos, balas de goma y munición real también ha tenido un alto coste en la comunidad. Según un informe de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, 124 palestinos resultaron heridos por las fuerzas israelíes en las dos semanas del 18 de junio al 1 de julio de este año.

El 27 de junio, el activista local y ex preso político Mohammed Obeid, de veinte años, fue asesinado después de que las fuerzas de ocupación israelíes le dispararan repetidamente con munición real. Después de su muerte, las fuerzas israelíes secuestraron y retuvieron su cuerpo durante tres días, negándose a devolverlo a menos que su familia acordara enterrar a su hijo fuera del cementerio familiar, por la noche y con pocos asistentes. Cuando la población de la ciudad erigió un pequeño monumento en su memoria en dónde el chico fue asesinado, la policía israelí lo destruyó. Así mismo, durante las noches la policía también se dedica a tachar pintadas con la cara de Mohammed.

Retratos de Mohammed Obeid tachados por la policía Israelí en una de sus incursiones nocturnas al vecindario

Retratos de Mohammed Obeid tachados por la policía Israelí en una de sus incursiones nocturnas al vecindario

Activistas palestinos, así como activistas internacionales e israelíes han estado trabajando para documentar y crear conciencia sobre la intimidación, el acoso y la violencia policial actual contra los residentes de Isawyia, que han seguido oponiéndose sin violencia a la ocupación mientras luchan por continuar con su vida cotidiana a pesar de la brutalidad que les rodea día tras día.

Sigue toda la actualidad del proyecto  de la Crisis en:

- Instagram 

- Youtube

Fuente: Ivan Rivera, Blog Público - España