2019 · 09 · 10 • Hamza Abu Eltarabesh, The Electronic Intifada

Gaza: Perseguido por jugar al fútbol

Las restricciones israelíes hacia los palestinos impiden, incluso, que los jugadores de fútbol de Gaza se unan a equipos con sede en Cisjordania.

Un cartel conmemora a la madre y las hermanas de Mahmoud al-Neirab, asesinadas en un ataque israelí en agosto de 2014. Abed Zagout

Los palestinos no pueden jugar y, a veces, incluso mirar fútbol. Lo aprendí de niño.

Un día, en el verano de 2004, estaba yendo a ver un partido en un estadio del sur de Gaza. Para llegar allí, tuve que cruzar un checkpoint (puesto de control militar israelí).

Cuando yo y otros fanáticos del fútbol llegamos al checkpoint, los soldados nos indicaron que teníamos que esperar. Después de que había pasado una hora, nos informaron que no podíamos avanzar más por "razones de seguridad", la excusa que Israel suele usar para evitar que los palestinos vivan una vida normal.

El incidente me dejó con una profunda sensación de ira. El fútbol es un deporte que se disfruta universalmente. ¿Por qué no se nos permitió disfrutarlo también?

Desde entonces, Israel supuestamente se ha "desconectado" de Gaza. Sus fuerzas de ocupación se han trasladado a la frontera entre Gaza e Israel, desde donde frecuentemente disparan contra los palestinos.

Desearía poder decir que la situación ha mejorado después de la "desconexión". En verdad, ha empeorado.

Mahmoud al-Neirab ha sido reconocido como el mejor jugador de fútbol de Gaza en la última temporada y ha representado a Palestina a nivel internacional.

En agosto de 2014, Israel atacó la casa de la familia al-Neirab en Rafah, la ciudad más austral de Gaza. La madre de Mahmoud, Arwa, y tres de sus hermanas, Ibtisam, Duha y Ola, fueron asesinadas.

"No puedo describir cómo se siente perder a tu madre", comentó Mahmoud, ahora de 27 años. "Pero nunca me impidió seguir mi sueño. He dedicado todos los goles que marqué después a mi madre".

"Gran mentira"

Mahmoud es miembro del equipo de fútbol Khadamat Rafah, que se clasificó para la final de la Copa Palestina de este año contra Markaz Balata de la ciudad ocupada de Naplusa, en Cisjordania.

Celebrada en Rafah a finales de junio, la final terminó en un empate 1-1. Por lo tanto, se programó una revancha en Naplusa varios días después.

La Asociación de Fútbol de Palestina solicitó que se permita a 35 personas que representan a Khadamat Rafah, incluidos los jugadores del equipo, viajar a través de Erez, el checkpoint (punto de control militar) que separa Gaza e Israel, para la repetición. Sin embargo, el ejército israelí solo otorgó permisos a cuatro personas en la lista, de las cuales solo una era jugador.

La mayoría de los permisos fueron rechazados por "razones de seguridad". La policía secreta de Israel, el Shin Bet, afirmó tener información que "vincula a la mayoría de los miembros del equipo con el terrorismo", según informes de prensa. Esa acusación ha sido descrita como una "gran mentira" por Jibril Rajoub, presidente de la Asociación de Fútbol de Palestina.

La postura de Israel significa que el partido de definición aún no ha tenido lugar.

Mahmoud al-Neirab (derecha) con Omran Abu Belal (izquierda) y Bader Mousa. Abed Zagout

"Estaba esperando ansiosamente este partido", señaló Mahmoud al-Neirab. “Estuve muy cerca de que mi sueño de ganar la Copa Palestina fuese realidad. No fue suficiente para Israel matar a mi madre y mis tres hermanas. Ahora también han matado mi sueño.

Las restricciones de Israel también impiden que los jugadores de fútbol de Gaza se unan a equipos con sede en Cisjordania.

Las restricciones tienen graves consecuencias económicas. El salario pagado a un jugador profesional en Gaza es de alrededor de $ 150 por mes. Según un periodista deportivo local, los jugadores de Cisjordania reciben $ 1,400 por mes, casi 10 veces más.

Bader Mousa, un jugador de Gaza, ha firmado un contrato de tres años para jugar para un equipo en la ciudad cisjordana de Hebrón. Sin embargo, está atrapado en Gaza: Israel se negó a otorgarle un permiso de viaje.

Mousa esperaba que jugar en Cisjordania lo ayudara a asegurarse un lugar en el equipo nacional de Palestina. "Israel destruyó mi sueño incluso antes de que pudiera comenzar", dijo.

Cinco años sin familia

Otro residente de Gaza, Omran Abu Belal, ha sido seleccionado para jugar para Markaz Balata. Al evitar que él tome su lugar, Israel ha privado a su familia del dinero que tanto necesita.

"Mi familia está en una situación difícil", dijo. "Estoy ansioso por apoyarlos".

Si bien ser elegido para el equipo nacional de Palestina es un honor para los jugadores de fútbol, ​​no ofrece protección contra la crueldad de Israel.

En 2008, Suleiman al-Ubeid se mudó de Gaza a Ramallah en Cisjordania para poder jugar con el equipo nacional. Israel no permitiría que su esposa e hijos viajen con él. No los vio hasta que regresó a Gaza en 2013, una medida que perjudicó su carrera.

"Durante cinco años, no abracé a mis hijos", explicó. “Fue una decisión muy difícil sacrificar jugar con el equipo nacional. Pero Israel me obligó a decidir mantener mi trabajo o mantener a mi familia ".

Dos meses después de haberse comprometido en 2016, a Ibrahim al-Nateel se le ofreció un lugar con el equipo de Jerusalén Hilal al-Quds. Después de salir de Gaza, pasó el año siguiente tratando de obtener un permiso de salida para su prometida, para que ella pudiera unirse a él en Cisjordania. Israel se negó a otorgarle uno.

Su prometida se sintió tan frustrada que canceló el compromiso.

"Mi prometida no podía esperar más", indicó al-Nateel. “Fue muy difícil para mí terminar mi relación con ella. Pero tenía que respetar su elección.

Al-Nateel regresó a Gaza más tarde en 2017, después de lesionarse durante un partido.

"Guerra psicológica"

Según Fadi Hijazi, jefe de deportes del periódico Alresalah, hay alrededor de 40 jugadores de fútbol de Gaza en Cisjordania. La mayoría no ha podido traer a sus familias con ellos.

"Existe una guerra psicológica deliberada contra estos jugadores", explicó Hijazi.

Algunos jugadores de Gaza, incluidos los que se mudaron a Cisjordania, han sido encarcelados por la ocupación israelí.

Samy al-Daour está entre ellos.

Después de una sesión de entrenamiento en 2016, fue detenido en un puesto de control militar cuando se dirigía a su casa en Hebrón, donde vivía en ese momento.

"Un soldado israelí me pidió mi tarjeta de identificación", recordó. “Le expliqué que soy un jugador de fútbol, ​​pero de repente me encontré en el suelo y me arrestaron. Todavía no sé por qué me arrestaron".

Khadamat Rafah celebra después de ganar la Copa de Gaza en abril de 2019. Abed Zagout

Al-Daour, ahora jugador de al-Ahli Gaza, pasó 10 días en la prisión de Ashkelon en Israel sin cargos ni juicio.

También en 2016, Fadi al-Sharif viajaba de regreso a Gaza desde una operación de rodilla en Jerusalén, cuando fue detenido por las fuerzas israelíes.

"Salí del hospital y regresé a Gaza directamente", dijo. “No imaginé que sería arrestado, especialmente porque no podía mover mi pierna. Nunca olvidaré las dos semanas que pasé en prisión".

En ese momento, al-Sharif era parte del equipo al-Hilal Gaza, pero la detención lo llevó a dejar de jugar al fútbol.

El fútbol es conocido por innumerables fanáticos como el hermoso juego. Al perseguir a los jugadores palestinos, Israel busca robar su belleza.

Fuente Original: Persecuted for playing football

Acerca del autor: Hamza Abu Eltarabesh es periodista de Gaza.

Fuente: Hamza Abu Eltarabesh, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Hamza Abu Eltarabesh, The Electronic Intifada