2019 · 08 · 30 • Abdelaziz Elkhalfaoui, Inside Arabia

In Memoriam: Naji al-Ali, uno de los grandes dibujantes palestinos, asesinado hace 32 años

Hace treinta y dos años moría Naji Al Ali, caricaturista palestino y padre artístico de Handala -un eterno niño de viñeta- después de que un 'desconocido' abriera fuego sobre él cerca del periódico kuwaití Al-Qabas, con base en Londres, donde colaboraba, un caso que ha sido reabierto de nuevo.

Créditos de las fotos: Verso Books

Naji al Ali nació en el pueblo de al-Shajara, en Galilea, en 1937. En 1948, tras la declaración del Estado de Israel, se vio obligado a exiliarse junto a su familia en Líbano, en el campamento de refugiados de Ain al-Helwa.

Asistió a la Escuela de la Unión de Iglesias Christian Churches School y luego a la escuela de les Frères Blanc  en Trípoli, Libia, donde pasó dos años. Luego, Naji regresó al Líbano al campo de refugiados de Shatila en Beirut y probó suerte en varios trabajos industriales. Cuando se calificó como mecánico de automóviles en 1957 a la edad de 19 años, se mudó a Arabia Saudita, donde trabajó durante los próximos dos años.

En 1959, Naji regresó al Líbano y un año después ingresó a la Academia de Bellas Artes de Beirut para estudiar pintura. Continuamente fue acosado por la policía secreta libanesa y arrestado varias veces durante su primer año. Poco después, se vio obligado a abandonar la academia.

Fue arrestado en 1961 en el Líbano y pasó 25 días en prisión como preso político. Durante su detención, recurrió a todo lo que podía conseguir: papel, paredes de la celda y tela. Abu Khalil al-Natour, amigo y compañero de celda de Naji en la prisión, recordó sobre la obsesión de Naji con el dibujo: “Solía dibujar sobre cualquier cosa, ¡incluso mis pantalones! Solía pedirme que me sentara, y él los utilizaba ".

Después de su liberación, Naji trabajó como profesor de dibujo en el Colegio Ja'fariya en Tyr, en el sur del Líbano.

En 1963, Naji se mudó a Kuwait, donde trabajó como editor, dibujante, diseñador y productor para la revista semanal panárabe al-Tali'a. "Al principio, dudaba", escribió. “Produje algunas caricaturas y esperé para ver cómo reaccionaría la gente. Su respuesta fue maravillosa. Comencé a dibujar como una persona poseída. Solo deseaba haber sido uno de esos dioses indios con veinte brazos y un bolígrafo en cada mano.

Naji trabajó para el diario kuwaití al-Siyassa en 1968 y el periódico libanés al-Safir en 1974. Fue detenido brevemente durante la invasión israelí del Líbano en 1982. En 1983, regresó a Kuwait para trabajar para al-Qabas y luego se mudó a Londres donde trabajó para la edición en inglés hasta su muerte en 1987.

El ataque israelí de 1967 contra Egipto, Siria y Jordania, que se conoció como la Guerra de los Seis Días, tuvo un profundo efecto en el trabajo de Naji. Las fuerzas árabes colapsaron e Israel ocupó el Sinaí, los Altos del Golán, Gaza y Jerusalén Este. Más de 300,000 palestinos fueron expulsados y se convirtieron en refugiados. La derrota tuvo el impacto como un terremoto en el mundo árabe y especialmente en la conciencia nacional árabe. Estas circunstancias dieron lugar a un nuevo personaje de dibujos animados en el trabajo de Naji llamado Handala.

“Este personaje salió de mi vida en el campamento, un niño típico de aquellos días; descalzo, indigente y privado. Creé este personaje para que nunca olvidara de dónde vengo ", escribió Naji al-Ali.

Handala se deriva de la palabra árabe Handhal, una planta de sabor amargo, para representar a un niño palestino afligido por la cruel y humillante vida de un refugiado. El nombre también refleja los amargos sentimientos que abrumaron a la mayoría de los árabes y palestinos, incluido Naji al-Ali, luego de la impactante derrota de la Guerra de junio.

Handala, es retratado como un niño palestino de diez años que no crece.

El personaje de Naji, Handala, es retratado como un niño palestino de diez años que no crece. Si bien Naji estuvo de acuerdo en que no crecer era "contra las leyes de la naturaleza", señaló que un niño sin patria también estaba en contra de las leyes de la naturaleza. Explicó que el niño de diez años tenía la edad de Naji cuando se vio obligado a abandonar Palestina, y que no crecerá hasta que pueda regresar a su tierra natal.

Naji al-Ali adoptó puntos de vista de izquierda y se sumergió en los problemas políticos de Palestina y Oriente Medio. Usó su pluma para luchar por la liberación de su patria, Palestina. Gracias a su inigualable sarcasmo y audaz crítica, rápidamente estableció su reputación en el mundo árabe. Dirigió gran parte de su cáustica crítica a la ocupación israelí, la política de Estados Unidos en Medio Oriente y los regímenes y líderes árabes a quienes Naji acusó de traicionar y conspirar contra Palestina.

Descalzo, mal vestido, su personaje Handala representaba a un niño privado de las clases sociales más bajas. Para Naji al-Ali, fueron los pobres quienes más sufrieron la ocupación y la despoblación israelíes.  “Me acusan de ser parcial y no lo niego. No soy neutral, estoy del lado de los pobres”, escribió.

El 22 de enero de 1987, Naji al-Ali se dirigía a la sede del periódico al-Qabas en Londres cuando recibió un disparo a las afueras de su oficina. Fue llevado al hospital y permaneció en coma hasta que murió ese mismo año, el 29 de agosto.

El asesinato de Naji sigue siendo una de las muertes no resueltas del siglo XX. Aunque sin duda tuvo una motivación política, nadie ha sido identificado como responsable del asesinato. La sospecha se cierne sobre el Mossad de Israel y el liderazgo de la OLP.

Handala, es retratado como un niño palestino de diez años que no crece. Si bien Naji estuvo de acuerdo en que no crecer era "contra las leyes de la naturaleza", dijo que un niño sin patria también estaba en contra de las leyes de la naturaleza.

30 años después, la policía de Londres reabrió su investigación sobre el caso en 2017 y publicó descripciones de dos sospechosos, pero nadie ha sido acusado.

La policía británica arrestó a Ismail Sowan, un investigador palestino de la Universidad de Hull de 28 años de edad y nacido en Jerusalén, y encontró un arsenal de armas en su apartamento del que se dijo que se pretendía usar para atentados terroristas por toda Europa; sin embargo, solo se le acusó de posesión de armas y explosivos. Inicialmente, la policía dijo que Sawan era miembro de la OLP, aunque esta organización negó toda relación con él.

Sowan confesó posteriormente que había estado trabajando tanto para la OLP como para el servicio de espionaje israelí Mossad. Un segundo sospechoso arrestado por la policía de Londres también confesó ser un agente doble.

Hasta el día de hoy, las obras de Naji, más de 40,000 dibujos animados, todavía atraen a lectores de todo el mundo. Handala se ha convertido en un ícono para el pueblo palestino.

"Tiene este increíble atractivo cruzado porque era realmente un pensador independiente y un crítico acérrimo de toda autoridad", explicó Jonathan Guyer, experto en cómics árabes en el Instituto Radcliffe de Estudios Avanzados de Harvard. "Quienquiera que seas, hay algo en el trabajo de Naji al-Ali para ti".

Fuente original: In Memoriam: Naji al-Ali, a Great Palestinian and Arab Cartoonist

Fuente: Abdelaziz Elkhalfaoui, Inside Arabia / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original en inglés y la traducción de Palestinalibre.org

Abdelaziz Elkhalfaoui, Inside Arabia