2019 · 08 · 07

Fuerzas israelíes hacen un uso mortal de los gases lacrimógenos durante las manifestaciones en Gaza

Desde el comienzo de las protestas de la Gran Marcha del Retorno en el Día de la Tierra, el 30 de marzo de 2018 hasta finales de junio de 2019, las fuerzas de seguridad israelíes han asesinado a 216 palestinos, 43 de ellos menores, e hirieron a miles, la gran mayoría con munición real. Sin embargo, las fuerzas de seguridad también hacen un uso mortal de las armas de control de multitudes, incluidos los botes de gas lacrimógeno que no están diseñados para golpear a las personas directamente.

Al menos siete de los palestinos han muerto como resultado de un bote de gas lacrimógeno que les golpeó la cabeza o directamente en la cara. Cuatro de ellos eran menores de edad. Según la Base de Datos de Protección de Civiles de OCHA, al 28 de junio de 2019, más de 1,600 manifestantes de Gaza llegaron al hospital con heridas resultantes de impactos directos de gases lacrimógenos, más de un tercio de ellos en los primeros tres meses de 2019.

Los botes de gas lacrimógeno son un arma de control de multitudes con un alcance de disparo de 100 metros a varios cientos de metros, en el caso de los botes de alcance extendido. Están diseñados para ser no letales y las regulaciones de fuego abierto, al menos oficialmente, así como las instrucciones de uso, prohíben dispararlos directamente a las personas debido al grave peligro involucrado.

En los últimos meses, los investigadores de campo de B'Tselem en la Franja de Gaza han recopilado tanto de testimonios de manifestantes que han resultado heridos por los gases lacrimógenos y como de testigos presenciales. Estos testimonios indican que las fuerzas de seguridad disparan habitualmente botes de gas lacrimógeno directamente a los manifestantes, en contravención de las regulaciones. Los testimonios también indican que los botes de gas lacrimógeno se disparan desde posiciones elevadas, en relación con la cerca perimetral (terraplenes de tierra o los techos de jeeps militares), o a través de huecos en la cerca misma. B'Tselem ha documentado el disparo directo de botes de gas lacrimógeno en Cisjordania, que resultó en heridas graves y mató al menos a dos personas.

Disparar botes de gas lacrimógeno directamente a los manifestantes no es una práctica independiente. Es parte de la política de fuego abierto que Israel ha estado implementando a lo largo de la frontera de Gaza durante más de un año. Esta política, que hasta ahora se ha cobrado la vida de más de 200 manifestantes y ha herido a miles de personas, es evidentemente ilegal e inmoral. Usando fuego letal, ya sea en vivo o de otro modo, contra los manifestantes, la gran mayoría de los cuales están desarmados y no representan un peligro para la vida de las fuerzas de seguridad blindadas en el otro lado de la cerca, de la misma manera durante más de un año, a pesar de su bienestar. resultados horrendos documentados es otra expresión del desprecio de Israel por la vida y la integridad corporal de los palestinos.

Muhammad Fseifes, 21 años, herido en la cabeza - 31 de mayo de 2019

Muhammad Fseifes. Foto De Khaled Al-'Azayzeh, B'tselem, 19 de Junio de 2019

Aproximadamente a las 3:00 PM del viernes 31 de mayo de 2019, Muhammad Fseifes, de 23 años, residente de 'Abasan al-Kabirah que está desempleado, llegó a la protesta cerca de la valla perimetral de Gaza al norte de la ciudad de Khuza'ah. Alrededor de las 3:30 p.m., Fseifes y un grupo de jóvenes, algunos ondeando banderas palestinas, avanzaron a un lugar a unas pocas docenas de metros de la cerca. Hanan Abu Tibah, de 30 años, residente de Bani Suheila, casada y madre de cuatro hijos, también fue con el grupo, ondeando una bandera palestina.

En un testimonio tomado el 19 de junio de 2019 por el investigador de campo de B'Tselem Khaled al-'Azayzeh, Abu Tibah relató:

Muhammad Fseifes estuvo con nosotros. Gritamos consignas y luego los soldados comenzaron a dispararnos gases lacrimógenos desde un lanzador montado en uno de los jeeps militares. Las latas de gas cayeron a nuestro lado y retrocedimos. Luego avanzamos nuevamente y nos paramos en el mismo lugar, y los soldados nos dispararon. Muhammad Fseifes fue golpeado en el hombro, el pecho y la pierna. Los médicos que llegaron a la escena se lo llevaron y lo trataron en el campo.

Diez minutos después, Mahoma regresó y se paró con nosotros, a unas pocas docenas de metros de la cerca. Había unos pocos hombres y mujeres jóvenes a nuestro alrededor. Alrededor de las cuatro y media, vi a una mujer soldado parada cerca de la cerca. Nos disparó tres o cuatro botes de gas lacrimógeno a través de los huecos en la cerca. Estaba parada a pocos metros frente a Muhammad. Miré hacia atrás y lo vi caer después de que un bote lo golpeó en la cabeza. Me acerqué a él. Su cabeza sangraba mucho y su cráneo estaba fracturado. Llamé a los médicos y les señalé con la bandera que sostenía. Unos médicos y jóvenes vinieron. Vendaron la cabeza de Muhammad y lo evacuaron a una ambulancia en una camilla.

En un testimonio tomado el 19 de junio de 2019 por el investigador de campo de B'Tselem Khaled al-'Azayzeh, Fseifes declaró:

Me desperté después de seis días y me encontré en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Europeo. Vi a mi padre a mi lado. Me preguntó si lo reconocía y le dije que sí. Al día siguiente me trasladaron de cuidados intensivos a neurocirugía. Los médicos me dijeron que podría quedar paralizado en el lado derecho de mi cuerpo. Cuando escuché eso entré en estado de shock. Estaba muy asustado. Pero al día siguiente ya podía mover mi cuerpo y mis extremidades. Estaba feliz, a pesar del dolor de la lesión. Unos días después me dejaron ir a casa.

Todavía estoy tomando pastillas y estoy siendo monitoreado en el hospital. Tengo 13 puntos en el lado derecho de mi cabeza. A veces me duele tanto que siento que mi cabeza está a punto de explotar. A veces me siento mareado y tengo que sentarme de inmediato, incluso en el suelo. Me temo que voy a tener estos síntomas por mucho tiempo.

Médico voluntario Muhammad Abu Jazar, de 21 años, herido en la mandíbula - 8 de marzo de 2019

Muhammad Abu Jazar. Foto De Khaled Al-'Azayzeh, B'tselem, 10 de marzo de 2019

El viernes 8 de marzo de 2019, alrededor de las 3:30 p.m., el médico voluntario Muhammad Abu Jazar, de 21 años, residente de Khan Yunis, llegó a la manifestación al norte de la ciudad de Khuza'ah. Mientras se dirigía a evacuar a una persona herida a unas pocas docenas de metros de la cerca perimetral, una lata de gas lo golpeó en la mandíbula.

En un testimonio tomado el 10 de marzo de 2019 por el investigador de campo de B'Tselem Khaled al-'Azayzeh, Abu Jazar declaró:

Cuando llegué ese día, solo había unos pocos manifestantes. Por lo general, el número de manifestantes aumenta después de las cuatro en punto. Una docena de manifestantes avanzaron a un lugar a unos 30 metros de la cerca de alambre de púas. Estaba parado con un grupo de médicos de varios equipos médicos, todos con uniformes médicos oficiales, a unos 25 metros detrás de los manifestantes. Mantenemos nuestra distancia deliberadamente para no ser alcanzados por las balas y el gas que disparan a los manifestantes.

Alrededor de las cuatro en punto, uno de los manifestantes que estaban cerca de la valla de alambre de púas fue alcanzado en la pierna por una bala. Los médicos que estaban cerca me llamaron para que viniera, porque tenía una camilla. Corrí hacia allí, pero mientras tanto otro médico había llegado primero y había puesto al tipo herido en su camilla. Junto con algunos otros médicos, lo ayudamos a evacuar al tipo herido. Mientras caminábamos hacia las ambulancias, que estaban estacionadas en Jaker Road, vi a alguien a unos 20 metros de mí que había sido herido en la cabeza por un bote de gas. Dejé al primer hombre herido y me acerqué a él con una camilla, junto con otros dos médicos.

Me moví unos metros hacia él, y luego los soldados dispararon gases lacrimógenos en nuestra dirección. Sentí que el bote me golpeó en la mandíbula. Solté la camilla y me llevé la mano a la mandíbula. Sentí un fuerte dolor en la mandíbula y también me dolía la cabeza, y me sentí mareado. Los dos médicos que estaban detrás de mí me agarraron para que no cayera al suelo. Me ayudaron a correr lejos del gas. Estaba medio inconsciente y después de que me evacuaron perdí el conocimiento. Desperté en el Hospital Nasser en Khan Yunis. Los doctores me dijeron que mi mandíbula no estaba rota. Me trataron y me dieron analgésicos.

A las siete y media me dieron de alta del hospital y me fui a casa. Todavía me duele la mandíbula, especialmente cuando como, y sufro dolores de cabeza y mareos.

El 10 de julio de 2019, Abu Jazar informó al investigador de campo de B'Tselem, Khaled al-'Azayzeh, que todavía sufría dolor de la herida y dolores de cabeza. Cuando los dolores de cabeza son particularmente malos, se inyecta analgésicos.

'Omar a-Najar, de 26 años, casado y padre de dos hijos, es residente de Bani Suheila y médico voluntario. A-Najar estaba con Abu Jazar cuando resultó herido. En un testimonio tomado el 4 de abril de 2019 por el investigador de campo de B'Tselem Khaled al-'Azayzeh, declaró:

Omar A-Najar. Foto De Khaled Al-'Azayzeh, B'tselem, 4 de abril de 2019

Alrededor de las cuatro en punto, unas pocas docenas de personas avanzaron hasta un punto a unos 30 metros de la cerca de alambre de púas, gritando consignas. Algunos de ellos arrojaron piedras a los soldados, que treparon a terraplenes más altos detrás de la cerca. También había unos pocos jeeps militares detrás de la cerca, y dos de ellos dispararon botes de gas lacrimógeno. Un soldado que salió del techo de uno de los jeeps disparó botes de gas directamente a la gente. Estábamos parados unos 30 metros detrás, al oeste de los manifestantes. Uno de los muchachos, que estaba cerca de la cerca, fue alcanzado en la pierna por fuego vivo. Junto con Muhammad y otros médicos, le dimos primeros auxilios y fue evacuado en una camilla.

Mientras nos dirigíamos hacia el oeste, vimos a un hombre herido que había estado entre los manifestantes que se acercaron a la valla y había sido golpeado por un bote de gas disparado por el soldado en el techo del jeep. El hombre fue golpeado directamente en el ojo izquierdo, creo, y cayó al suelo. Muhammad y yo estábamos cerca de él y Muhammad tenía una camilla. Nos movimos hacia él y luego Muhammad también fue golpeado por un bote de gas disparado por el soldado en el techo del jeep. Se cayó y lo atrapé. Se llevó la mano a la mejilla. El bote que lo había golpeado comenzó a humear solo después de que lo golpeó y cayó al suelo. Le di primeros auxilios a Muhammad mientras yacía en el suelo. Tenía mucho dolor. Luego llegaron algunos médicos más, y lo evacuamos en una camilla a una ambulancia estacionada en Jaker Road. Seguía consciente.

La mayoría de las lesiones que vi ese día fueron causadas por golpes directos con gases lacrimógenos. Algunas personas resultaron heridas después de inhalar gas.

Bassam Safi. Foto cortesía de la familia.

El asesinato de Bassam Safi, de 22 años, y la lesión del fotógrafo Munib Abu Hatab, de 23 años, en el estómago - 22 de febrero de 2019

El viernes 22 de febrero de 2019, dos personas resultaron heridas por los gases lacrimógenos disparados directamente por los soldados a los manifestantes durante una protesta al norte de la ciudad de Khuza'ah. Bassam Safi, de 22 años, residente del campo de refugiados de Khan Yunis, resultó herido aproximadamente a las 5:00 PM por un bote de gas lacrimógeno que se alojó en su cara. Las imágenes de video publicadas en las redes sociales muestran a Safi tirado en el suelo en un área cerca de Jaker Road, a unos 150-200 metros de la cerca, saliendo humo de su cabeza. Safi fue llevado al Hospital Europeo al sur de Khan Yunis, donde se sometió a una cirugía para extraer el bote. Permaneció inconsciente, en el hospital, hasta que murió de sus heridas el 11 de marzo de 2019.

En un testimonio tomado el 1 de marzo de 2019 por el investigador de campo de B'Tselem Khaled al-'Azayzeh, Muhannad a-Najar, de 19 años, estudiante de informática y residente de Khan Yunis, describió el incidente:

Había cuatro o cinco jeeps militares al otro lado de la valla, y dos de ellos dispararon grandes cargas de gases lacrimógenos contra los manifestantes. También había algunos soldados que disparaban botes de gas lacrimógeno con lanzadores. Por mi experiencia en las manifestaciones, he aprendido que los botes de gas disparados por los soldados con lanzadores alcanzan una gran distancia y, a veces, aterrizan en el área de las carpas de protesta de la Marcha del Retorno. El alcance de los botes de gas lacrimógeno disparados desde los jeeps es limitado y se mueven más lentamente, por lo que los manifestantes logran esquivarlos. Ese día, los soldados también dispararon munición real, hiriendo a varias personas. Vi a muchas personas que habían resultado heridas después de inhalar gases lacrimógenos.

Entre las cuatro y media y las cinco en punto, me paré en el área cerca de Jaker Road comiendo semillas de girasol. Un tipo estaba parado a pocos metros detrás de mí, y luego supe que se llamaba Bassam Safi. No estaba haciendo nada. Los soldados en el terraplén dispararon algunos botes de gas lacrimógeno, uno de los cuales golpeó a Safi directamente en la cabeza. Cuando me di vuelta, lo vi tirado en el suelo boca arriba. Le salía mucho gas de la cabeza.

Corrí hacia él para ayudarlo, pero lo que vi y el gas que venía de su cabeza me sorprendió y me asustó, y no pude acercarme más. Saqué mi teléfono y filmé lo que estaba sucediendo. Después de que las nubes de gas se dispersaron, algunos civiles y médicos se acercaron al tipo herido. Creo que eran de la Media Luna Roja. Lo pusieron en una camilla y lo evacuaron a una ambulancia estacionada en Jaker Road.

Munib Abu Hatab, de 23 años, reportero gráfico y residente de Khan Yunis, llegó al área de demostración alrededor de las 3:00 p.m. En un testimonio tomado el 27 de febrero de 2019 por el investigador de campo B'Tselem Khaled al-'Azayzeh, declaró:

Munib Abu Hatab. Foto de Khaled Al-'Azayzeh, B'tselem, 22 de febrero de 2019

Aproximadamente a las cinco en punto del viernes 22 de febrero de 2019, vi a un soldado disparar un bote de gas hacia los manifestantes. Entonces vi a los manifestantes correr hacia una de las personas heridas. También corrí porque estaba lejos de ellos. Cuando los alcancé, vi a un joven tendido en el suelo, a unos 200 metros de la valla. Salía mucho humo de su cabeza. Los jóvenes intentaban detener el gas y darle primeros auxilios. Más tarde supe que el joven transferido a la ambulancia era Bassam Safi.

Unos minutos después, me acerqué a la cerca para fotografiar la manifestación y los manifestantes. Cuando llegué a un punto a unos 100 metros de la cerca de concertina, vi más de cien manifestantes en el área a 50-100 metros de la cerca. Tenía dos cámaras conmigo. Uno de los soldados salió del jeep militar, apuntó su lanzador de botes directamente hacia mí y disparó un bote de gas que me golpeó en el lado derecho de mi estómago. Me caí de espaldas. La cámara estaba detrás de mi espalda y me caí encima. Tenía mucho dolor y comencé a gritar de dolor. Sentí algo ardiendo dentro de mi cuerpo. Estaba sudando mucho y me sentía mareado. Tan pronto como me caí y comencé a gritar, algunos médicos y jóvenes vinieron a darme primeros auxilios. Me vendaron, me pusieron en una camilla y me llevaron a una ambulancia en Jaker Road.

Llegué al hospital con quemaduras e hinchazón en el punto de la lesión. Me dejaron ir a casa unos días después.

Durante mi trabajo como reportero gráfico que cubre las protestas de la Marcha del Retorno, me di cuenta de que últimamente los soldados de la ocupación han estado apuntando sus lanzadores de gas directamente a los manifestantes y dispararon contra ellos para golpearlos, en lugar de dispersarlos.

Jibril al-Kafraneh, 14 años, herido en la cabeza - 22 de febrero de 2019

Jibril Al-Kafraneh y Ahmad A-Za'anin. Foto de Olfat Al-Kurd, B'tselem, 5 de marzo de 2019

El viernes 22 de febrero de 2019, Jibril al-Kafraneh, de 14 años, estudiante de noveno grado de Beit Hanoun, llegó a una manifestación al este del campo de refugiados de Jabaliya. Alrededor de las 16:00, un bote de gas golpeó a al-Kafraneh en la cabeza y perdió el conocimiento. Fue evacuado al Hospital de Indonesia cerca del campo de refugiados y luego fue trasladado al Hospital a-Shifa'a en la ciudad de Gaza. Ahmad a-Za'anin, de 27 años, electricista y residente de Beit Hanoun, casado y con dos hijos, estuvo presente en la escena.

En un testimonio tomado el 5 de marzo de 2019 por el investigador de campo de B'Tselem, Olfat al-Kurd, a-Za'anin describió el incidente en el que al-Kafraneh resultó herido:

Estaba parado a unos 200 metros de la cerca. No avanzaba porque el ejército israelí estaba disparando muchos gases lacrimógenos e incluso munición real contra los manifestantes. Conozco a Jibril al-Kafraneh de Beit Hanoun y lo vi allí.

Entre las tres y media y las cuatro en punto, vi a mi primo lesionarse en la pierna izquierda por dos balas y caerse. En el mismo momento, también vi a Jibril al-Kafraneh ser golpeado por un bote de gas que golpeó su cabeza y rebotó. Estaba a un metro o un metro y medio de mí y también se cayó. No sabía a quién acudir y ayudar primero, Jibril o mi primo. Todos los manifestantes huyeron a causa de los botes de gas. Me apresuré hacia Jibril, que yacía inconsciente en el suelo, con la cabeza y el rostro cubiertos de sangre. Lo recogí y lo llevé a una ambulancia que estaba a pocos metros de distancia.

Regresé para dar primeros auxilios a mi primo y también lo llevé a una ambulancia. Entré en la ambulancia con Jibril. Estaba inconsciente y los médicos le estaban dando primeros auxilios. Le vendaron la cabeza y lo conectaron a un suministro de oxígeno. Llegamos a las carpas médicas, pero como su lesión era tan grave, no lo aceptaron allí. Lo pusieron en una ambulancia que lo llevó al Hospital de Indonesia en el norte de Gaza. Fui allí con él, pero cuando llegamos, decidieron transferirlo al hospital a-Shifa'a porque estaba en malas condiciones. Fui con él allí también. En a-Shifa'a se despertó, pero estaba confundido. Le hicieron una tomografía computarizada y lo llevaron a la sala de operaciones. Después de que llegó su familia, me fui.

En un testimonio tomado el 3 de marzo de 2019 por el investigador de campo de B'Tselem, Olfat al-Kurd, al-Kafraneh declaró:

Estaba sentado en el suelo, a unos 200 metros de la cerca, mirando a los manifestantes al este. Eran como las cuatro de la tarde. De repente, me mareé y sentí que algo me golpeó la cabeza muy fuerte. Perdí el conocimiento y cuando desperté, estaba en la sala de cirugía en el Hospital a-Shifa'a con mi familia a mi alrededor. Me dijeron que había sido herido por un bote de gas que me golpeó en la cabeza y que me habían operado durante tres horas. Mi cráneo estaba fracturado. El bote hizo un agujero de unos centímetros de profundidad en mi cabeza. Estaba en el mal camino. Me mantuvieron en el hospital a-Shifa'a durante aproximadamente una semana. Estaba mal y sufría convulsiones, dolor grave y mareos, incontinencia y dificultades para respirar. Vomité algunas veces todos los días. No podía pararme y no podía comer nada excepto sopa, yogur o jugo. Pero los médicos me cuidaron y comencé a mejorar. Me dejaron salir del hospital el jueves 28 de febrero de 2019.

Desde entonces he seguido mejorando. Todavía no puedo caminar, pero puedo comer mejor y el mareo no es tan malo. Tomo analgésicos debido a mis dolores de cabeza. Me duele tanto que no puedo dormir, así que me quedo despierto la mayor parte de la noche.

En este momento mi vida está en espera debido a la lesión. No puedo salir de la casa y ver a mis amigos. Antes de la lesión, solía andar en bicicleta todos los días para visitar a mi primo y mis amigos, o para comprar alimentos para la casa. Ahora no puedo andar en absoluto, y no puedo jugar fútbol con mis amigos del vecindario. A veces, cuando escucho a mis amigos jugando afuera, me siento triste. Espero que Dios me devuelva la salud para que pueda volver a jugar con mis amigos.

La abuela de Jibril, Amira al-Kafraneh, de 61 años, lo crió después de que sus padres se divorciaron. En un testimonio tomado el 3 de abril de 2019 por el investigador de campo de B'Tselem, Olfat al-Kurd, describió el día en que resultó herido y su tiempo en el hospital:

Amira Al-Kafraneh. Foto de Olfat Al-Kurd, B'tselem, 3 de abril ee 2019

Cuando llegué al a-Shifa'a Hospital, Jibril estaba en la sala de operaciones. Su padre y sus tíos ya estaban en el hospital. Me calmaron y me sostuvieron para que no me derrumbara, porque tengo diabetes y presión arterial alta, así como problemas de tiroides y corazón. Los médicos me dijeron que la condición de Jibril era grave, así que cuando salió de la cirugía me tranquilicé un poco. Lloré mucho, lo abracé y lo besé, y me dolía mucho el corazón. Jibril todavía estaba sedado y no podía hablar en absoluto. Estuve junto a él hasta la medianoche. No quería ir a casa y dejarlo allí, pero eventualmente mis hijos me llevaron a casa. Estaba llorando cuando salí del hospital.

Jibril pasó una semana en el hospital. Llegué a las seis en punto cada mañana para asegurarme de que estaba bien. Después de unos dos días, cuando despertó, yo estaba a su lado. Nos abrazamos y lloramos. Me dijo: "No llores, mamá, estoy aquí a tu lado y puedes ver que estoy bien". Lloré por él durante toda una semana. Lloré cuando vi su ropa en casa y cuando vi su bicicleta. Todo el tiempo recé a Dios para que Jibril se recuperara y volviera sano y salvo a casa.

Cuando dejaron salir a Jibril del hospital y él regresó a casa, no podía creer que lo estuviera viendo frente a mis ojos, en casa, sano y salvo. Estaba tan feliz que canté y aplaudí. No pude controlar mi alegría de que Jibril se hubiera recuperado. Después de eso, me preocupé por él y lo mimé todo el tiempo. Por la noche dormía a su lado. No lo dejé ni por un momento, porque temía que algo le pudiera pasar, Dios no lo quiera. Doy gracias a Dios por traerme a Jibril y llenar mi hogar de felicidad y alegría.

Las investigaciones realizadas por el investigador de campo de B'Tselem indican que desde la lesión hace cinco meses, Kafraneh ha estado inquieto e irritable y continúa sufriendo de un dolor intenso.

Suhaib 'Imad, 12 años, herido en una pierna - 1 de febrero de 2019

Suhaib 'Imad con su madre Hayat. Foto de Olfat Al-Kurd, B'tselem, 9 de abril de 2019

Aproximadamente a la 1:30 p.m. del viernes 1 de febrero de 2019, Suhaib 'Imad, de 12 años, estudiante de séptimo grado del campo de refugiados de Jabaliya, llegó a una manifestación al este del campo. Durante la manifestación, utilizó un tiro de honda para arrojar piedras a las fuerzas de seguridad al otro lado de la cerca.

En un testimonio tomado el 7 de marzo de 2019 por el investigador de campo de B'Tselem Muhammad Sabah, Suhaib 'Imad. describió su lesión:

Alrededor de la una y media, fui a la plaza junto a la mezquita de al-Khulfa'a en el campo de refugiados y tomé un autobús para la manifestación en las tierras de Abu Safya al este del campo. Éramos unos 40 de nosotros. Después de aproximadamente media hora, comenzaron a llegar más manifestantes. Avancé hacia la cerca con algunos de los manifestantes y comenzamos a tirar piedras. Usé un tiro de honda y apunté a un jeep militar israelí detrás de la cerca. Luego, fui con algunos otros manifestantes a la parte sur de las tierras de Abu Safya. Nos paramos frente a la puerta en la cerca y comenzamos a tirar piedras a un jeep israelí y un terraplén. Soldados israelíes estaban parados detrás del terraplén al otro lado de la cerca.

Alrededor de las cuatro y media, cuando estábamos a punto de dar la vuelta y regresar a casa, un jeep se acercó a nosotros, disparando gases lacrimógenos, y un soldado salió, nos apuntó con su arma y nos disparó un bote de gas lacrimógeno. Me acosté en el suelo a pocos metros de la cerca con otros siete manifestantes. Sentí un bote de gas golpear mi pierna derecha. Los muchachos me levantaron tan pronto como el gas comenzó a salir de mi pierna, pero enseguida me bajaron, porque habían inhalado gases lacrimógenos. Comenzaron a arrastrarme por la capucha de mi sudadera para alejarme de la cerca y darme primeros auxilios. Después de que me hubieran alejado unos metros, llegaron los médicos y me pusieron en una camilla. Sentí una sensación de ardor en la pierna. Me llevaron a las carpas médicas y me dieron primeros auxilios, y luego me llevaron al Hospital al-A'uda en el campo de refugiados. Me operaron en el hospital para extraer el bote que estaba atorado en mi pierna derecha. Tenía un agujero en la pierna por encima de la rodilla donde el bote me golpeó y me dolió mucho. Todavía estoy en casa sufriendo la herida causada por la bombona de gas.

La madre de Hayat 'Imad., Suhaib' Imad, de 29 años, ama de casa y madre de tres hijos, declaró en un testimonio tomado el 9 de abril de 2019 por el investigador de campo de B'Tselem, Olfat al-Kurd:

Cuando llegué al hospital, encontré a Suhaib acostada en la cama. Tenía mucho dolor. Lo llevaron a cirugía y cuando salió, los médicos me informaron que su condición era muy grave y que tuvieron que extirparle los músculos frontales de la pierna. Estaba en estado de shock cuando escuché que el bote de gas había quedado atrapado dentro de su muslo. Dos días después, lo trasladaron a la sala de Médicos Sin Fronteras del hospital debido a su grave estado. Permaneció allí durante aproximadamente dos semanas y tuvo varias operaciones. Su padre se quedó allí con él todo el tiempo. Llegué al hospital a las seis de la mañana y me fui a la medianoche. Estaba exhausta y triste, y rezaba para que estuviera bien.

Desde su lesión, mi hijo solo puede caminar con muletas o usar una silla de ruedas. No va a la escuela y pasa la mayor parte del tiempo en la cama. Incluso cuando sale a tomar un poco de aire fresco, dice que todos lo miran por las muletas y eso lo molesta. Le encantaba andar en bicicleta, pero ahora no puede hacerlo. Puedo ver lo triste y deprimido que se pone cuando los otros niños juegan. Durante un tiempo tuvo pesadillas y gritaba de noche, así que dormía junto a él y lo abrazaba. Quiero que regrese a la escuela y termine el semestre como sus amigos. Quiero que pueda volver a una vida normal.

Las investigaciones realizadas por el investigador de campo de B'Tselem indican que la condición de Suhaib 'Imad ha mejorado desde su lesión hace seis meses y ahora puede caminar distancias cortas. Todavía necesita fisioterapia y tendrá que someterse a dos cirugías más en las piernas.

Fuente Original: Security forces make deadly use of crowd control weapons in Gaza

Fuente: B’Tselem / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org