2019 · 07 · 26 • Mesana

Académicos del mundo exigen a Israel permitir la libertad académica y la educación en Palestina

Israel debe levantar las restricciones que impiden que los académicos internacionales trabajar en Palestina ocupada y que se abstenga de imponer restricciones arbitrarias a los profesores universitarios.

Organizaciones que promueven la libertad académica y docentes de todo el mundo solicitan a Israel que se detenga de inmediato la política de bloqueo y el aislamiento de las universidades palestinas y poner fin a las dificultades y restricciones impuestas a los académicos extranjeros y garantizar la libertad académica palestina y las instituciones palestinas de educación superior. Israel debe levantar las restricciones que impiden que los académicos internacionales trabajar en Palestina ocupada y que se abstenga de imponer restricciones arbitrarias a los profesores universitarios.

Carta enviada a las autoridades israelíes de ocupación:

Le escribimos a usted en nombre del Comité de Libertad Académica de la Asociación de Estudios de Medio Oriente de América del Norte (MESA) para expresar nuestra consternación con respecto a las severas e irracionales limitaciones impuestas a los profesores extranjeros académicos en la Universidad de Birzeit (BZU) y otros Universidades palestinas en Cisjordania y Gaza. Estos profesores, algunos de los cuales han estado ejerciendo docencias durante años en universidades palestinas, ahora tienen que lidiar con una amplia gama de exigencias y condiciones arbitrarias para obtener visas de reingreso que permitan continuar con sus labores académicas en las universidades palestinas. Además, durante los últimos tres años, las autoridades israelíes han negado cada vez más las visas, tanto nuevas como de reingreso a dichos académicos. Estas restricciones ponen en grave peligro la calidad de la educación palestina y el derecho a la educación de los estudiantes palestinos.

MESA se fundó en 1966 para promover el apoyo académico y la educación en el Medio Oriente y el Norte de África. La principal organización en este campo, la Asociación Publica: The International Journal of Middle East Studies y tiene casi 2500 miembros en todo el mundo. MESA trabaja y se compromete a garantizar la libertad académica y la libertad de expresión, tanto dentro de la región como en América del Norte y en otros lugares.

Anteriormente, le escribimos a usted sobre este mismo tema el 6 de agosto de 2018. Como las instituciones similares en todo el mundo, las universidades palestinas emplean académicos y administradores extranjeros. Especialmente durante los últimos tres años, estos profesores y miembros del personal han encontrado numerosas medidas arbitrarias impuestas por las autoridades de ocupación israelíes que ponen en peligro su empleo y la calidad de su investigación. Estas medidas incluyen: cambiar los requisitos de documentación sin notificación previa u oficial; largos períodos de procesamiento que obligan a los solicitantes a quedarse más tiempo que las visas válidas o abandonar el país; duración reducida y arbitraria de visas; la emisión de visas que permiten al titular residir y trabajar solo en Cisjordania; restricciones en los puertos de entrada / salida; y demandas de bonos financieros de 20,000 a 80,000 NIS o 5,600 a 22,500 USD. La aplicación de tales medidas no ha sido transparente y, por lo tanto, los ciudadanos extranjeros no pueden determinar si pueden aceptar una oferta de trabajo de una universidad palestina, si podrán continuar con su empleo durante la duración de la designación, o si, como un empleado universitario, se les permitiría viajar al extranjero para conferencias académicas o para realizar investigaciones. De hecho, viajar a una conferencia, en los Estados Unidos, Europa o Medio Oriente, o realizar un viaje de investigación académica, incluidos las investigaciones académicas Jerusalén oriental, podría amenazar el empleo futuro de estos profesores, lo que afectaría negativamente la calidad de la investigación docente.

Debido a estas medidas arbitrarias y poco claras, ha habido una fuerte disminución en el número de académicos internacionales en las universidades palestinas. Un estudio realizado en febrero de 2018 por el Ministerio de Educación y Educación Superior de la Autoridad Nacional Palestina mostró que los dos años académicos anteriores (2016/2017 y 2017/2018) fueron excepcionalmente difíciles para los extranjeros. La seguridad laboral de ciudadanos estadounidenses, británicos, holandeses, franceses, alemanes, indios y jordanos que trabajan como profesores y empleados en varias universidades palestinas (Al-Istiqlal, Al-Quds Open, An-Najah National, Birzeit, Hebron, Kadoorie Palestine Technical, The Arab American, Jenin y la Universidad de Palestina en Gaza) estaban bajo una amenaza grave: más de la mitad de estos académicos se enfrentaron a negaciones o restricciones a la entrada y la residencia. Las autoridades israelíes negaron doce entradas al país y al menos 20 académicos actualmente enfrentan obstáculos para extender / obtener visas.

Las negaciones o restricciones de entrada y presencia han sido particularmente devastadoras para BZU. Casi todos los académicos y el personal extranjero, desde los presidentes hasta los administradores, han tenido problemas en la renovación de visas durante el año pasado. La negación y las restricciones de entrada y las visas de residencia han dañado las funciones diarias de BZU: enseñanza, instrucción en un idioma extranjero, planificación curricular, trabajo en comités, supervisión de tesis y documentos, realización de investigaciones; en resumen, todo lo que hacen los académicos para garantizar la adecuada formación de estudiantes y la calidad de su investigación. Algunos de estos profesores comenzaron a trabajar en la universidad hace más de una década y tienen conexiones de larga data, no solo con estudiantes y colegas, sino también con la comunidad en la que viven. La situación se deterioró aún más en junio de 2018, cuando las autoridades israelíes negaron la extensión de la visa a siete profesores internacionales, un tercio del personal internacional de la universidad. En el año académico 2018-2019, a ocho docentes internacionales de diecinueve se les negaron extensiones de visas o derechamente el ingreso al país.

Estas medidas tienen efectos a corto y largo plazo. A corto plazo, ponen en peligro el trabajo académico y administrativo en estas universidades. A largo plazo, ponen en peligro el derecho de los palestinos a la educación, aíslan a la comunidad palestina del resto del mundo y pueden causar graves daños a las oportunidades educativas y laborales de la próxima generación de estudiantes palestinos.

Condenamos, en general, las constantes restricciones impuestas por las autoridades israelíes al sector de educación superior en Cisjordania y Gaza. Condenamos, en particular, la negativa del derecho a la educación de los cientos de estudiantes en Cisjordania que han sido educados y asesorados por estos profesores, y la imposición de medidas arbitrarias y crueles a nuestros colegas. Estas medidas violan los principios que deberían protegerse, y de hecho apreciarse, en cualquier estado democrático y contradicen el derecho internacional humanitario y los convenios  internacionales de los derechos humanos. Como potencia ocupante, Israel debe mantener el funcionamiento de las instituciones civiles palestinas, incluidas las universidades palestinas. En otras palabras, Israel está obligado a mantener una política transparente que permita la entrada y la presencia de profesores y miembros del personal extranjeros de una manera que no dañe ni ponga en peligro la educación superior palestina. También está obligado a garantizar el derecho del pueblo palestino a la educación. El derecho a la educación está consagrado en el artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) y en el artículo 13 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1966), una obligación ratificada por Israel.

Por lo tanto, le pedimos que se asegure de que estos profesores puedan renovar sus visas y que las restricciones académicas, cuyo único propósito es hacer que sea extremadamente difícil para los extranjeros trabajar en instituciones académicas en Palestina, deben ser abolidas de inmediato. Nos unimos a la llamada de la Universidad de Birzeit y las organizaciones de derechos humanos, Al-Haq y Adalah, el Centro Legal para los Derechos de las Minorías Árabes en Israel, para que se detenga de inmediato esta política de acceso a la libertad académica palestina y las instituciones palestinas de educación superior. Pedimos a Israel que levante las restricciones que impiden que los académicos internacionales permanecer y trabajar en Cisjordania ocupada, que se abstenga de imponer restricciones arbitrarias sobre la duración de la estadía o la extensión de esta para académicos internacionales, y establezca y publique un procedimiento claro y legal para emitir la entrada al país y la obtención de visas y permisos de trabajo para académicos internacionales en Cisjordania, para permitir a las universidades gestionar y mantener su libertad académica.

Esperamos vuestra respuesta,

Sinceramente,

Judith E. Tucker
MESA President
Professor, Georgetown University

Laurie Brand
Chair, Committee on Academic Freedom
Professor, University of Southern California

Ver: Israel obliga a los profesores internacionales a abandonar las universidades palestinas de Cisjordania ocupada

Texto original: Limitations and restrictions to foreign nationals teaching at Palestinian universities

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Mesana