2019 · 06 · 17

Israel hiere deliberadamente a civiles palestinos en Gaza

Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de Gaza este mes hizo una impactante lectura. Pero como es habitual, cuando se trata de nuestros medios de comunicación que simpatizan con Israel, apenas se murmuró al respecto en los periódicos “convencionales”.

Los médicos palestinos se llevan a un manifestante herido durante la Gran Marcha de Retorno en Gaza, el 22 de marzo de 2019 [Mohammad Asad / Middle East Monitor]

Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de Gaza este mes hizo una lectura impactante.

Pero como es habitual, cuando se trata de nuestros medios de comunicación que simpatizan con Israel, apenas se murmuró al respecto en los periódicos “convencionales”.

Afirma que en el transcurso del año posterior al inicio de las protestas de la Gran Marcha del Retorno en marzo de 2018, mafiosos del ejército israelí mataron a 277 palestinos, incluidos 52 niños.

La mayoría de ellos fueron asesinados a sangre fría durante las protestas populares masivas y desarmadas que tuvieron lugar a lo largo de la línea fronteriza entre Gaza e Israel. Casi sin falta, los manifestantes han regresado todas las semanas, una y otra vez desde entonces, para protestar contra Israel y sus crímenes.

Más que eso, las protestas son para el retorno, el predicado no negociable de la lucha para la liberación palestina. Y son más que meramente simbólicas. Protestan por un verdadero retorno a sus países de origen.

La población de la Franja de Gaza está formada por un abrumador 73% de refugiados. Es decir, si a los jóvenes, manifestantes refugiados desarmados que arriesgan sus vidas regresando a sus hogares les preguntas de dónde son, no responderán “de Gaza”.

Te dirán que son de Jaffa, que son de al-Majdal, o de algún otro centro de población palestino en lo que ahora se llama Israel. Te lo dirán, porque es su verdad.

Son los refugiados, y no se olvidan ni olvidarán, generación tras generación. Y ahora, durante el año pasado, están marchando como el comienzo de su largo regreso a Palestina.

Dicen la verdad histórica objetiva: sus padres y abuelos fueron expulsados ​​a punta de pistola y bajo la amenaza de bomba, víctimas de lo que un futuro primer ministro israelí una vez llamó “cruel sionismo”.

La Nakba fue el evento que define la historia palestina, aunque nunca ha terminado realmente desde 1948. El evento más infame de todos, involucró la expulsión por la fuerza de alrededor de 800.000 palestinos, la mayoría, de su tierra natal.

Esto no fue un accidente, o una consecuencia involuntaria de la guerra, como sostuvo la propaganda sionista durante mucho tiempo. Fue una consecuencia deliberada de décadas de agitación sionista por el “traslado” de la población nativa fuera del país por el delito de no ser judío.

Desde el plan de Theodor Herzl para “llevar a la población sin dinero” a la frontera, hasta las amenazas actuales del gobierno israelí de anexarse ​​a Cisjordania, el sionismo siempre ha conllevado expulsiones forzadas, crímenes de guerra, terrorismo, racismo y represión de la población natural palestina.

Leer: Gaza’s health ministry warns of ‘unprecedented’ deteriorated situation

Y así, leemos en este nuevo informe de la OMS que hubo cerca de 7.000 heridas de bala entre la población de Gaza de dos millones de personas durante un sólo año.

Como informó mi colega Maureen Murphy en The Electronic Intifada: “Muchos de los heridos tienen daños extensos y, en algunos casos, irreversibles en sus huesos, estructuras neurovasculares y tejidos blandos.

Entre ellos, cientos enfrentan amputaciones si no pueden acceder a un tratamiento terciario especializado para sus heridas catastróficas.

Tres trabajadores sanitarios han muerto y más de 700 han resultado heridos.

Se pospusieron miles de cirugías electivas debido a que un sistema de salud que ya estaba en crisis acogió oleada tras oleada de víctimas de emergencia”.

Esa violencia sistémica y una política tan cruel de lesiones graves a manifestantes desarmados sólo puede ser deliberada. Una vez más, es una política que se aplica desde hace mucho tiempo.

Recuerda el infame comando del primer ministro israelí y ganador del Premio Nobel de la paz, Yitzhak Rabin, por sus soldados “rompiendo los huesos” de los niños palestinos que protestaban contra la ocupación de Cisjordania y la Franja de Gaza durante la primera Intifada – el levantamiento popular del pueblo palestino por la libertad.

Además de ser racista por naturaleza, el sionismo es intrínsecamente violento.

Un asentamiento de colonos judíos en un territorio histórico, Palestina, que es abrumadoramente no judía, solo se puede mantener por una violencia masiva sistemática y prolongada.

Esa es la brutal realidad detrás del llamado “estado judío”. Un proyecto homogéneo como el sionismo en un país heterogéneo, multirreligioso y multiétnico como Palestina, condenado al fracaso a largo plazo como lo fueron los reinos de los cruzados europeos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Acerca del autor: Asa Winstanley, es editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Fuente: Asa Winstanley, Middle East Monitor en Español