2019 · 05 · 23

Gaza: demasiados dulces para tan poco mercado

El almacén de la ONU está frente al de Coca Cola en el polígono industrial de Gaza donde Wael al Wadia dirige su compañía de dulces y patatas fritas que, desde que comenzara el bloqueo hace doce años, trabaja a medio gas al no poder exportar, lo que le ha llevado a iniciar una batalla legal en Israel.

"Egipto, India, China, EE.UU. o Turquía están exportando sus productos a Gaza, por eso pedimos a Israel que nos lo permita a nosotros o al menos una apertura parcial a Cisjordania", demanda en declaraciones a Efe desde su oficina de Sarayo al Wadia, fundada en 1985 y una de las columnas industriales de la Franja.

Dos de las cadenas de producción están estos días paradas, las de galletas y los icónicos Krembo (malvavisco cubierto de chocolate), porque ante la imposibilidad de vender en el exterior mantiene la empresa trabajando al 30 % de su capacidad.

Al Wadia no demanda inversiones ni donaciones, porque confía en las posibilidades de su empresa, que antes del bloqueo exportaba el 80 % de lo fabricado a Cisjordania e Israel, y así se lo ha hecho saber al enviado especial de ONU en Oriente Medio, Nikolay Mladenov o al director de UNRWA en Gaza, Mathias Schmale, cuando la visitaron.

Donde ha demandado es ante el Tribunal Supremo de Israel, a través de la ONG israelí, Gisha - Centro Legal de Libertad de Movimiento, para que se ponga fin a la prohibición de exportaciones que comenzaron a las pocas semanas de que Hamás se hiciera con el control del enclave en 2007 y expulsara a la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Wael al Wadia, presidente de la compañía de dulces Sarayo al Wadia, durante un encuentro con Efe. EFE

"La petición tiene tres partes: que Sarayo pueda exportar, que se levante la prohibición a todo el sector de alimentos procesados y que se establezcan mecanismos para que esto sea posible", explica a Efe la directora ejecutiva de Gisha, Tania Hary, sobre un bloqueo que califica de "arbitrario" y que se suavizó levemente en 2014.

Ahora se permite la salida de algún tipo de textil, pescado y vegetales, "un listado que cambia", refiere Hary, y que no permite a la Franja desarrollar su economía, hoy dependiente de la ayuda humanitaria, así que en las áreas industriales del enclave el logo azul y blanco de la ONU se mezcla con las marcas coloridas de las empresas.

"Como sabes, la industria tiene básicos: el primero es la exportación, que es su alma, por lo que cualquier país que quiera tener éxito debe ser un país abierto, sin límites ni fronteras", defiende al Wadia y alude a su sector que exportaba el 85 % de los productos antes del cerrajón.

De los 250 trabajadores que empleaba al Wadia, con los que podía producir 24 horas sin parar, sostiene, ahora solo mantiene 100, de ellos 70 temporales que trabajan como mucho uno o dos días a la semana, cuando abre la empresa.

Según la Oficina Central de Estadísticas de Palestina, el sector de alimentos procesados emplea actualmente a más de 5,000 personas en unas 600 empresas, la mitad de estas ellas panaderías, en un enclave donde más de la mitad de la población está en paro, el 70 % entre los jóvenes.

La primera vista de la demanda la tuvieron la semana pasada y el Estado de Israel alegó un "fallo de procedimiento" por no haber recibido las solicitudes de los propietarios de Sarayo al Wadia para coordinar la salida de sus productos, que ahora debe volver a presentar.

"No se entró en la esencia del asunto (el bloqueo), dijeron que no había prohibición (explícita) para exportar pero al mismo tiempo no tienen mecanismos para permitirlo, y que (Sarayo) puede presentar la solicitud, sin estar claro cómo van a proceder", explica Hary.

Gisha asegura que es difícil "encontrar transparencia" en las directrices del bloqueo y han presionado a Israel para que las publique y los residentes de Gaza puedan saber a qué atenerse.

"Tenemos que poder exportar productos al menos a Cisjordania porque importamos muchos de allí, y los Acuerdos de Oslo nos consideran como una sola entidad", reivindica sobre el aislamiento de Gaza, tanto del mundo como del resto de territorio palestino al que pertenece.

Fuente: Laura Fernández Palomo, Agencia EFE