2019 · 05 · 23

Los ciudadanos legítimos de Palestina

¿Todos los palestinos tienen derecho a la ciudadanía sin importar el estado que gobierne la Palestina histórica? Después de todo, ellos o sus antepasados ​​recientes eran ciudadanos de buena fe de la Palestina del Mandato Británico.

Vista general del barrio de Silwan en Jerusalén Este, con el casco antiguo de Jerusalén y la Cúpula de la Roca al fondo, 2 de marzo de 2010. (Foto: MohamarAwad / APA Images)

¿Todos los palestinos tienen derecho a la ciudadanía sin importar el estado que gobierne la Palestina histórica? Después de todo, ellos o sus antepasados ​​recientes eran ciudadanos de buena fe de la Palestina del Mandato Británico. ¿El derecho de regresar a sus hogares ahora en el Estado de Israel no conlleva el derecho de nueva emancipación? ¿Se podría declarar la ciudadanía ahora para todos los palestinos en un Estado que reclama soberanía legítima sobre toda la Palestina histórica? ¿Es un Estado que gobierna la Palestina histórica democráticamente legítimo, que les niega regresar como ciudadanos que regresan?

Estas son las preguntas que abordé en un artículo académico reciente, que Mondoweiss me ha permitido generosamente resumir, aparecido en un número especial de la revista de derecho internacional Global Jurist sobre la legitimidad de Israel, o la falta de ella, y que surgió de la conferencia sobre ese tema que fue prohibida dos veces, por razones políticas, por la Universidad de Southampton pero finalmente se llevó a cabo en marzo de 2017 en Cork, Irlanda.

La idea básica del artículo es que para cualquier territorio y para cualquier estado que gobierne con soberanía en ese territorio, podemos identificar una ciudadanía legítima. ¿Quiénes tienen un reclamo convincente para ser incluidos, o al menos uno más fuerte que el resto de la humanidad en general? Tanto ética como legalmente está fuera de discusión que la inclusión, o la pertenencia política, es de aquellos que están vinculados a esa tierra por vínculos familiares, étnicos o por nacimiento, conocidos como jussanguinis y jussoli. Con el tiempo, los estados aceptan, además, a ciertos inmigrantes que llegan como trabajadores, refugiados o empresarios.

Observo principalmente las razones éticas, políticas e históricas en las que todos los palestinos tienen lazos suficientes con la tierra de Palestina para ser ciudadanos en cualquier estado que gobierne allí, tocando solo brevemente el derecho internacional de sucesión de estados que estipula que cuando un estado reemplaza a otro en cierto territorio, debe aceptar a los ciudadanos del estado anterior como propios. En el caso de Palestina en 1948, esto se aplicó a todos los palestinos residentes más al aproximadamente un tercio de los judíos europeos inmigrantes que se habían valido de la ciudadanía palestina del mandato británico bajo el Mandato de la Orden de Ciudadanía de 1925. La exclusión de la ciudadanía ejecutada por Israel poco después de su fundación fue ilegal, lo que significa que, según el derecho internacional, todos los palestinos tienen ahora una ciudadanía válida pero inactiva.

La obligación de otorgar la ciudadanía a las personas conquistadas fue efectivamente reconocida por Israel, aunque de mala gana y de manera incompleta, durante su primera media década, cuando sus residentes históricos, no judíos y permanentes, estaban empadronados. Hoy en día, estas personas y sus descendientes representan alrededor del 20 por ciento de la ciudadanía total de Israel y alrededor del 13 por ciento de todos los palestinos. Otro argumento legal relacionado con el colectivo palestino en lugar de con individuos es que los residentes indígenas siempre tuvieron el derecho de autodeterminación en su territorio, un derecho que fue, sin embargo, negado ilegalmente por los británicos durante los años 1918-1948.

Una vista del puerto marítimo de Gaza, ciudad de Gaza, 26 de marzo de 2017. (Foto: AshrafAmra / APA Images)

Otro 29 por ciento de los palestinos vive en la Franja de Gaza y Cisjordania. Existe un creciente apoyo para su inclusión como ciudadanos iguales en el Estado, llámelo Israel, que ahora gobierna todo el territorio entre el río y el mar. Este paso mejoraría en gran medida la legitimidad de la ciudadanía de ese Estado, pero todavía tendría el defecto fatal de excluir al 58 por ciento de los palestinos que residen fuera de la Palestina histórica.

Es este derecho al reempadronamiento de estos ausentes, llamados refugiados, exiliados o repatriados, que ha estado ausente de la discusión política y que refleja su ausencia física de Palestina. Incluso las investigaciones académicas que apoyan la ciudadanía inclusiva se refieren exclusivamente a los inmigrantes que ya residen en el territorio o el estado en cuestión, ya sean antiguos esclavos, no inmigrantes, mujeres o inmigrantes legales e ilegales. Esta invisibilidad académica y política debe corregirse colocando este derecho de repatriación en la agenda junto al derecho de retorno.

Después de todo, ¿por qué estas personas están fuera de Palestina, haciéndolas aún menos visibles y con menos poder que las de Gaza y Cisjordania? Porque las limpiaron étnicamente, un hecho adicional que refleja la irregularidad de la legitimidad de Israel debido a la exclusión por razones que uno no puede apoyar (en este caso, la etnia y la religión) y que bien pueden llamarse racismo.

El derecho de retorno de los palestinos a sus lugares de origen, ahora Israel, está bien investigado y no se discute,por ejemplo, ni en la ética ni en el derecho internacional de muchas convenciones y resoluciones de las Naciones Unidas (principalmente la Resolución de la Asamblea General 194 del 11 de diciembre de 1948). El derecho a regresar a cualquier Estado que gobierne Palestina conlleva fundamentalmente el derecho a la ciudadanía en dicho Estado, por el contrario, el regreso sin ciudadanía sería un apartheid flagrante y el derecho a la repatriación está vacío sin la posibilidad de residencia en el propio país.

En cualquier caso, mi atención se centra en esta gran mayoría de palestinos y específicamente en sus posibles demandas de ciudadanía en Palestina, no en sus actuales países de residencia, donde la mayoría son apátridas. Esta visión de una ciudadanía restaurada, habilitada en toda la Palestina histórica, no contradice las diversas iniciativas para unirse y empadronarse en una ciudadanía, o nacionalidad para todos los palestinos dondequiera que vivan, probablemente bajo la égida de la Organización de Liberación de Palestina. El Estado de Palestina, después de todo, existe hoy, tanto virtualmente como a los ojos de otros 135 estados, aunque su poder y alcance territorial se encuentran limitados. La pregunta momentáneamente abierta pero urgente es si este Estado reavivará su reclamo, anterior a 1988, a la soberanía legítima en toda la Palestina histórica.

Con buena razón Israel se preocupa de su legitimidad democrática. La primera parte de la legitimidad democrática arbitra la relación de un estado con aquellos que ya son sus ciudadanos, y aquí Israel puntúa bien con respecto a sus ciudadanos judíos y muy mal con respecto a sus ciudadanos no judíos. Sin embargo, falla por completo con el segundo criterio, señalado por los científicos políticos desde Aristóteles sobre los límites de la teoría democrática, es decir, si su ciudadanía incluye a todos aquellos que deberían ser ciudadanos.

En la filosofía política ha surgido un principio general: debe incluirse a quien esté significativamente afectado por las leyes de un estado, pero ¿qué constituye una afección significativa, grave o existencial? Una condición necesaria son los estrechos vínculos con el territorio del estado, fácilmente cumplidos por los palestinos: antes eran ciudadanos, son exiliados involuntariamente, tienen familiares y amigos cercanos dentro de la Palestina  histórica y su larga historia política y cultural ininterrumpida en Palestina es obvia. En su exilio, despojados de sus derechos civiles, se ven además afectados significativamente por la pobreza, el despojo político y el anhelo psicológico. Y no menos importante, la necesidad de una verdadera expiación por la humillación y la injusticia que a ojos vista ha crecido y se ha fortalecido en las últimas siete décadas y afecta psicológicamente a la vida cotidiana de los palestinos.

Entonces, por razones subjetivas y objetivas, es fácil demostrar que los palestinos están afectados existencialmente por Israel. En cierto sentido están afectados en todos los aspectos. Esto es lo que les da el derecho de pertenencia política entre el río y el mar. Y para ganar legitimidad democrática, cualquier estado que controle Palestina debe otorgar sus demandas de ciudadanía.

La hay que reinventar la rueda, el retorno como ciudadanos ha sucedido, por ejemplo, para los hugonotes, alemanes, kosovares, ruandeses e incluso nativos americanos, y hoy en día se recomienda encarecidamente a los rohingyas, los armenios y los chagos, y en particular no se discute en el caso de los actuales refugiados sirios.

En un Estado que se define a sí mismo "judío", la ciudadanía es una excepcionalidad para los no judíos. De hecho, si los aproximadamente 12 millones de palestinos se convirtieran en ciudadanos, formarían una mayoría en el Estado, y esto eliminaría tanto desde el punto de vista ideológico como práctico el Estado judío y ya no se llamaría, al menos exclusivamente, Israel.

Como el sine qua non del sionismo es una mayoría judía, esta visión de la ciudadanía legítima debe ser, y es, defendida por numerosos académicos israelíes, algunos de los cuales se consideran a sí mismos sionistas "liberales" o "de izquierda". Pero comparemos las dos visiones de la ciudadanía en Palestina. El que reina en Israel define a los ciudadanos por su etnia (raza) y/o religión, una etnocracia del apartheid. La otra visión se basa en vínculos con el territorio, vínculos largos, ininterrumpidos y recientes, de medios de vida y sentimientos, independientemente de la raza o credo, incluidos musulmanes, cristianos y judíos, con la separación de la religión y la etnicidad del estado. Los políticos y la opinión mundial deben elegir entre estas dos visiones.

La legitimidad de Israel puede ser juzgada por varios motivos, por ejemplo, su fundación gracias a los esfuerzos coloniales de Gran Bretaña y su propia violencia militar o su dependencia de su identidad judía en su negación continua del derecho no abrogable de retorno. Además, ahora deberíamos comenzar a juzgar su legitimidad democrática sobre esta cuestión de quién pertenece a Palestina y a quién pertenece Palestina.

Finalmente, mi artículo es un intento de llegar a académicos que trabajan en el campo de los estudios de ciudadanía. Hasta la fecha, han ignorado casi por completo a los refugiados palestinos, un fenómeno curioso paralelo a su estatus marginal en los estudios de trauma y literatura. Después de todo, en términos de número de años de refugiados (un promedio de aproximadamente tres millones por año durante 70 años), los palestinos empequeñecen a todos los demás grupos, y las demandas en conflicto de los palestinos y el sionismo apoyado por Occidente han significado un derramamiento de sangre crónico y humillación durante todo siglo pasado. Incluso el campo de los estudios sobre refugiados presta relativamente poca atención a los aspectos de la ciudadanía, quizás, seguramente, porque la mayoría de los refugiados de otros territorios tienen ciudadanía no cuestionada en los países de los que han huido.

La teoría política o de la ciudadanía es un campo maduro, con los principios de derechos humanos firmemente en su lugar, pero tal es el temor de la academia de desafiar al Estado judío en Palestina que los palestinos marginados permanecen lejos del radar. Espero que otros investigadores, tal vez los estudiantes de maestría, critiquen, refuercen y desarrollen aún más las ideas que se presentan aquí, dando como resultado un trabajo que los campos académicos relevantes estarán obligados a responder.

Acerca del autor: Blake Alcott es un ebanista y economista ecológico suizo retirado que vive en Ayvalik, Turquía, y que trabaja para One Democratic State (ODS) en Palestina como Vicepresidente del Movimiento Popular para ODS y Director de ODS en Palestine Ltd. Escribe ocasionalmente en Palestine Chronicle y Counterpunch.

Fuente Original: Palestine’s legitimate citizenry

Fuente: Blake Alcott, Mondoweiss / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)