2019 · 05 · 09

Casal Lambda, reconocida entidad LGTBI, cancela un evento de Eurovisión en solidaridad con el pueblo palestino

El Casal Lambda cita su «larga y extensa experiencia en la defensa de los derechos humanos» para cancelar el evento en el que iba a proyectar Eurovisión, que tendrá lugar este año en el apartheid de Tel Aviv.

Foto: Ryan Ashcroft / BDSMovement.net

La conocida organización LGBTIQ+ de Barcelona, ​​El Casal Lambda, ha cancelado la edición de este año de su fiesta anual de Eurovisión en el principal centro LGBTIQ+ de la ciudad y se unió a más de 100 grupos LGBTIQ+ que boicotean el festival en Tel Aviv, en solidaridad con los derechos humanos palestinos.

En una declaración el miércoles, El Casal Lambda dijo que habían cancelado el evento, que iba a tener lugar en el Centro LGTBI de Barcelona el próximo sábado 18 de mayo, citando su «larga y extensa experiencia en la defensa de los derechos humanos«.

La organización, establecida en 1976 para defender los derechos de la comunidad LGBTIQ+ en Barcelona, ​​dijo que se uniría a otros grupos LGBTIQ+ para «condenar el festival de Eurovisión de este año».

Más de 100 organizaciones LGBTIQ+ en 25 países han apoyado el llamamiento de grupos queer palestinos para el boicot del concurso organizado por Israel. Entre ellas una treintena son del estado español, incluyendo el Rosa Que Te Quiero Rosa (RQTR), de las organizaciones más veteranas de Madrid con 25 años de trabajo, el Orgullo Crítico madrileño, o Crida LGBTI de Catalunya. Muchas de las voces de las disidencias de género y sexualidad, como Brigitte Vasallo, han publicado artículos y organizado eventos de boicot a Eurovisión; y activistas LGTBIQ+ y de BDS intentaron entregar a Miki una carta para que no fuera a Tel Aviv en la charanga organizada el día antes de su vuelo.

Los llamados generalizados a boicotear el concurso, que han conseguido más de 136.000 firmas, son parte del movimiento palestino no violento de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS). Establecido en 2005, BDS hace un llamamiento a presionar a Israel para que ponga fin a su régimen de ocupación, apartheid y negación de los derechos de las y los refugiados palestinos desde hace décadas.

Se planean muchas fiestas alternativas de Eurovisión libres de apartheid en toda Europa la noche de la transmisión en vivo desde Tel Aviv, incluyendo Barcelona, Madrid, Girona, ​​Londres, o Street 66, uno de los mejores bares de LGBTIQ+ de Dublín. Las y los organizadores han producido una guía sobre cómo organizar fiestas de Eurovisión sin apartheid en clubes o en casa.

Muchos de los conciertos se transmitirán en directo por Internet como parte de Globalvision, una transmisión en vivo de cuatro horas de los y las artistas LGBTIQ+, y dirán «no al lavado a través del arte, no a la ocupación militar, y sí al derecho de todas las personas refugiadas al retorno».

Haneen Maikey, directora de Al-Qaws para la Diversidad Sexual y de Género en la Sociedad Palestina, dio la bienvenida a la noticia:

“Como queers de Palestina, estamos abrumadas y abrumados por todas las muestras de solidaridad efectiva de las comunidades LGBTQIA+ en todo el mundo. Las comunidades queer y trans se están negando cada vez más a ser utilizadas por Israel como tapadera para su brutal opresión al pueblo palestino, tanto a las personas queer como a las no queer. Dicen: «Nuestros derechos son indivisibles de los derechos de todas las comunidades oprimidas».

«Nuestras campañas de BDS están convirtiendo eventos como Eurovisión en plataformas para dar visibilidad a la lucha palestina por la libertad y la justicia«.

Alia Malak, de la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural de Israel (PACBI), miembro fundador del Comité Nacional Palestino BDS, la mayor coalición de la sociedad civil palestina, agregó:

«Saludamos a El Casal Lambda por su decisión de cancelar el evento de Eurovisión que tenían planeado en solidaridad con el pueblo palestino. Con fiestas alternativas de Eurovisión libres de apartheid planeadas en toda Europa, cientos de importantes artistas que respaldan el boicot del concurso, y una pequeña fracción de la cantidad de turistas previstos que llegan a Tel Aviv, es seguro que el festival de Eurovisión de este año será recordado como un completo fracaso para la propaganda de Israel y su agenda de lavado a través del arte”.