2019 · 05 · 08

El boicot a Israel persigue a la 'charanga' eurovisiva por Madrid al grito de '¡mientras cantan están asesinando!'

La celebración del Festival en Israel continúa generando protestas por la situación en la zona con los palestinos. En esta ocasión, el acto festivo organizado para recorrer el centro de Madrid en apoyo a Miki ha sido el objetivo de los gritos contra el "blanqueo" de la ocupación.

Algunas de las pancartas de protesta que han acompañado la charanga de 'La Venda' por Madrid Vertele

TVE, por su parte, justifica su participación centrándose en el carácter "musical" y "no político" del concurso y asegura que "en ningún momento" se debatió la posibilidad de no asistir.

El candidato español para Eurovisión 2019, Miki Núñez, se ha despedido este miércoles de los medios de comunicación antes de viajar a Tel Aviv, sede de la 64ª edición del certamen europeo donde el próximo 18 de mayo representará a España con La venda.

La celebración del festival en Israel está levantando protestas entre diversas asociaciones y grupos propalestinos que ven en la participación de España un posicionamiento a favor de Israel en medio de la situación de ocupación y conflicto que se vive en los territorios palestinos.

Para decir adiós a Miki, desde RTVE se había organizado una "charanga eurovisiva de despedida" que partía desde la Puerta del Sol y que seguía por Callao rumbo a la plaza de Santo Domingo. En ella han participado un grupo de periodistas dirigidos por los comentaristas del certamen, Tony Aguilar y Julia Varela, y acompañados por el cuerpo de bailarines de Miki. El representante de España en Eurovisión no ha estado presente en este acto previo a la rueda de prensa.

La citación ha sido finalmente una charanga silenciosa, ya que los participantes iban con cascos escuchando las canciones de una playlist eurovisiva que les guiaban bailando por las calles del centro. Sin embargo, este silencio se ha visto interrumpido por los gritos de un reducido grupo de manifestantes propalestinos que llevaban carteles contra la celebración del Festival en Tel Aviv y que han perseguido al grupo lanzando mensajes contra la participación de España en el certamen.

Portando pancartas con mensajes contra el blanqueo de la ocupación y al grito de "boicot en Israel", "mientras cantan, están asesinando", "Israel asesino del pueblo palestino" o  “están normalizando una ocupación” y detrás del “pabellón hay un paredón”, los activistas han rodeado también con sus gritos a todos los que eran entrevistados por el equipo de RTVE.

"En ningún momento se debatió en TVE si ir o no"

La charanga ha llegado finalmente al lugar donde se celebraba la rueda de prensa para despedir al representante español en Eurovisión. Ante las preguntas de los medios asistentes sobre cómo afecta el boicot a Israel a la delegación española, tanto Miki como los responsables de RTVE han querido destacar el carácter musical y no político del concurso. 

"Lo bueno de Eurovisión es que el nombre lo dice todo, 'Song Contest'. Vamos a ir a hacer música y da igual lo demás", ha asegurado el cantante de La venda. 

Por su parte, Ana María Bordas, jefa de la delegación española del Festival de Eurovisión, ha asegurado que "en ningún momento se planteó el debate de ir o no ir". "Es una fiesta musical que une a los pueblos y tenemos claro que vamos. No tiene ningún carácter político", ha insistido. 

Bordas ha añadido que este año están "trabajando igual que cualquier otro" y que "la obligación de los representantes es preservar el carácter no político del festival". "Todos vamos a preservar el festival de cualquier cariz que no sea el estrictamente musical", ha remachado.

En la rueda de prensa, también han aclarado el motivo por el cual Miki no ha estado presente en la charanga callejera: "Tenía que atender muchas entrevistas", ha dicho el cantante sobre esta ausencia.

La charanga de despedida a Miki, ajena a las protestas propalestinas que les rodean

La charanga de despedida a Miki, ajena a las protestas propalestinas que les rodean Laura Pérez

Colectivos contra el Festival

Sin embargo, no parece que el Festival pueda celebrarse ajeno a la situación de conflicto que sufre la zona. Desde que Israel anunciara su intención de celebrar en Jerusalén (epicentro del conflicto con Palestina) el Festival, el certamen ha estado rodeado por la polémica. Aunque finalmente se celebrará en Tel Aviv, más de 60 colectivos condenaron el uso de Israel de Eurovisión y llamaron al boicot. Figuras como Ken Loach y Julie Christie también sumaron sus voces a la petición, que en España llegó a darse en los Premios Goya mientras en Francia manifestantes contrarios a Israel irrumpieron con pancartas en la semifinal de su preselección.

En España, poco después de que La Pegatina -grupo liderado por Adrià Salas, compositor de La Venda- haya utilizado sus cuentas oficiales en redes sociales para posicionarse contra Israel, el sindicato CGT de RTVE ha pedido también a la Corporación pública que se sume al boicot.

En una carta enviada a la administradora única provisional de RTVE, Rosa María Mateo, y que el sindicato ha hecho pública a través de un comunicado, piden que la Corporación "no participe en el Festival de Eurovisión 2019 organizado por Israel para evitar ser cómplices de las violaciones de los derechos humanos y de la ocupación de los territorios palestinos por parte de dicho Estado".

Tregua en Gaza (de momento)

Después de la escalada de la violencia vivida durante el pasado fin de semana, se ha restablecido de nuevo la calma entre Israel y Gaza. Una calma seguramente efímera como viene siendo habitual, ya que los ciclos de violencia, sobre todo con la población civil como víctima, se repiten constantemente. Tras 690 cohetes lanzados hacia Israel y 350 objetivos alcanzados por el ejército israelí en Gaza, el enfrentamiento más intenso desde la guerra del 2014 ha dejado un balance de 29 muertos (25 palestinos y 4 israelíes), además de dos centenares de heridos a ambos lados, según los datos recogidos por la UNRWA (Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina en Oriente Medio). 

Desde que se inició el bloqueo, Gaza ha vivido tres guerras, la última y más mortífera fue la del verano de 2014 que dejó 1.462 civiles muertos, incluyendo 551 niños y 11.231 heridos.

Fuente: Laura Pérez, La Venda