2019 · 05 · 08

Israel prohíbe la entrada de activistas pro Palestina que puedan interrumpir Eurovisión

Israel prohíbe la entrada al país a activistas que puedan interrumpir el festival de Eurovisión, que se celebrará entre el 14 y el 18 de mayo en Tel Aviv.

Caricatura de Carlos Latuff

Israel prohíbe la entrada al país a activistas que puedan interrumpir el festival de Eurovisión, que se celebrará entre el 14 y el 18 de mayo en Tel Aviv. Según se acerca la fecha del evento, aumenta la preocupación de las autoridades del país por las protestas sobre el trato del Gobierno a sus vecinos palestinos.

El festival, que es la competición musical con mayor cobertura televisiva del mundo, se ha convertido en el escenario perfecto para que las organizaciones de activistas pro Palestina expongan sus protestas. Una de las campañas más populares ha sido Boycott, Divestment, Sanctions (BDS), que acusa a Israel de encubrir su política respecto a los palestinos con la celebración de Eurovisión.

Ninguno de los 42 participantes se ha retirado de la competición, a pesar de que el pasado fin de semana se produjeron algunos de los combates más mortíferos de los últimos años entre Israel y Hamas. Sin embargo, los organizadores temen que las protestas se trasladen al escenario.

Caricatura de Carlos Latuff

“Va a ser una gran fiesta en la que van a participar miles de personas pero estaremos muy atentos para asegurar que nadie viene para interrumpir y destruir“, ha declarado Emmanuel Nahshon, un portavoz del ministro de Asuntos Exteriores israelí, según ha informado The Guardian.

“No queremos prohibir a la gente la entrada al estado de Israel. Pero, por otra parte, si estamos seguros que nos encontramos ante activistas anti-Israel y cuyo único propósito es interrumpir el evento, usaremos los procedimientos legales con los que contamos con respecto a su entrada al país”, ha añadido. Tras estas declaraciones, Nahshon ha especificado que solo se prohibirá la entrada a aquellos activistas que planeen romper las leyes del país.

La 64º edición de Eurovisión ha estado rodeada de polémica debido a las políticas del país. Uno de los puntos más conflictivos fue la elección de la ciudad que acogería el festival. El presidente de Israel, Benjamin Netanyahu, tenía planeado que el lugar elegido fuera Jerusalén, ciudad que se disputan palestinos e israelíes y que Netanyahu quiere validar como capital del país.

Artistas palestinos y de otros países celebrarán un evento alternativo, al que han bautizado Globalvision, que se emitirá online y en el cual se harán conexiones en directo con conciertos en diferentes ciudades, desde Dublín a Belén.

“Los palestinos que viven en Cisjordania y Gaza no pueden acudir a la final de Eurovisión en Tel Aviv debido al muro y otros muchos factores”, ha dicho el grupo organizador de este evento alternativo, refiriéndose a la barrera que se ha construido en la frontera entre territorios israelíes y palestinos.

“Eurovisión debería tratar de acercar a la gente, pero casi está ayudando a Israel a seguir oprimiendo y ocupando“, ha asegurado uno de los artistas que participarán en Globalvision, Bashar Murad, un cantante palestino de 26 años.

Fuente:  The Objective