2014 · 05 · 09 • Fuente: Jeffrey Heller, Agencia Reuters

Los grafitis anticristianos en Jerusalén preocupan antes de la visita papal

La Iglesia católica en Jerusalén, que se prepara para una visita papal a finales de este mes, ha expresado su preocupación por las amenazas a cristianos pintadas en propiedades de la Iglesia en la Tierra Santa presuntamente por judíos extremistas.

El lunes fue hallada una pintada escrita en hebreo en una columna de la Oficina de la Asamblea de Obispos en un Centro de Notre Dame en la zona este de Jerusalén que decía: "Muerte a los árabes y cristianos y todos aquellos que odian a Israel".

"La oleada de fanatismo e intimidación contra los cristianos continúa", publicó el Patriarcado Latino de Jerusalén en su página web, refiriéndose a los incidentes ultranacionalistas.

"¿Mera coincidencia?", preguntó el patriarcado en el comunicado. "El Centro de Notre Dame es propiedad de la Santa Sede y esta provocación llega dos semanas antes de la visita del papa Francisco a la Tierra Santa y a Jerusalén", añadió.

En los últimos años, este tipo de ataques han tenido como objetivo las mezquitas, los hogares palestinos y los monasterios cristianos de la Cisjordania ocupada y la zona este de Jerusalén, zonas que Israel invadió en la guerra de 1967 y que los palestinos buscan como parte de su nueva tierra.

El papa Francisco visitará la Tierra Santa del 24 al 26 de mayo, donde visitará Jordania, Cisjordania y Jerusalén, y se reunirá en la ciudad israelí con el líder espiritual de la Iglesia ortodoxa, el patriarca ecuménico Bartolomé.

El pontífice, que al igual que sus predecesores Juan Pablo II y Benedicto XVI tiene buena relaciones con los líderes religiosos judíos, tiene previsto reunirse con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, en el Centro Notre Dame a las afueras de las viejas murallas de la ciudad.

Ataques terroristas

El ministro israelí de Defensa, Moshe Yaalon, ha descrito este tipo de ataques ultranacionalistas como terrorismo y prometió esforzarse por detenerlos.

Estos ataques realizados por judíos radicales pretenden hacer pagar al Gobierno por cualquier pausa en el proceso de colonización judía en tierras palestinas.

En el comunicado, el obispo admitió estar "muy preocupado por la falta de seguridad" en las propiedades cristianos y por la "falta de responsabilidad política" tras los ataques anteriores. Temen un "aumento de la violencia".

La frecuencia de estos ataques ha aumentado gravemente durante el pasado mes - se han registrado 14 ataques en lo que va de año - desde que el Ejército israelí derribó edificios en Cisjordania sin autorización.

El ministro de Seguridad Interna, Yitzhak Aharonovitch, y la ministro de Justicia, Tzipi Livni, dijeron el miércoles que solicitarían al Gabinete clasificar a los grupos detrás de estos ataques ultranacionalistas como organizaciones terroristas, abriendo la posibilidad de la detención sin juicio de sus miembros.

A pesar de docenas de arrestos el último año, ha habido muy pocas condenas. La policía local dice que hay muy pocos culpables claros, pero que cerca de la mitad son menores de edad para los cuales el tribunal muestra indulgencia.

Fuente: Jeffrey Heller, Agencia Reuters