2014 · 04 · 29 • Agencia EFE

Israel aprobó 14.000 viviendas en colonias durante la negociación, según ONG

El Gobierno israelí aprobó la construcción de cerca de 14.000 nuevas viviendas en asentamientos judíos en el territorio ocupado palestino durante el tiempo que se prolongó el proceso negociador con los palestinos.

"Durante los nueve meses de esfuerzos del secretario (de Estado norteamericano John) Kerry en la región, el Gobierno de (Benjamín) Netanyahu promovió planes y ofertas de al menos 13.851 unidades de vivienda en asentamientos (en Cisjordania) y en Jerusalén Este", denunció hoy la ONG israelí "Shalom Ajshav" (Paz Ahora).

Según la fuente, las casi 14.000 viviendas "son una cifra sin precedentes que representan una media de 50 casas al día o 1.540 al mes", lo que implica "un número de ofertas 4 veces mayor en comparación con años anteriores".

La organización lamentó que la construcción y los anuncios "no fueron sólo destructivos para los esfuerzos norteamericanos o para promover la confianza entre las partes en negociación.

Denunció además que "crearon hechos sobre el terreno que prueban, más que cualquier otra cosa, que el Gobierno de Netanyahu no quiere conseguir la solución de los dos estados sino que actúa para fortalecer el control israelí sobre los territorios ocupados".

Los datos se dieron a conocer en la misma jornada en que expira el plazo de nueve meses iniciado en julio del pasado año bajo patrocinio estadounidense para que ambas partes alcanzaran un acuerdo marco que resolviera las cuestiones más importantes en litigio entre israelíes y palestinos.

Entre ellas, la delimitación de fronteras, los mecanismos de seguridad, la división de Jerusalén, el problema de los refugiados palestinos o los propios asentamientos.

Sin embargo, israelíes y palestinos fracasaron en lograr un entendimiento durante el período establecido y el primer ministro israelí anunció la pasada semana el fin de las conversaciones, después de que los palestinos firmaran un acuerdo de reconciliación con el movimiento islamista Hamás, considerado "entidad terrorista" por Israel.

En este tiempo, los principales anuncios de ampliación de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este se hicieron tras la puesta en libertad de presos palestinos de cárceles israelíes, un compromiso que adquirió Israel antes del inicio de las conversaciones como muestra de "buena voluntad" ante el proceso.

Esta estrategia fue entendida como una concesión gubernamental a los sectores más radicales del espectro político y social israelí que no veía con buenos ojos lo que calificaron de excarcelación de "terroristas".

La expansión de los asentamientos es una línea roja entre palestinos e israelíes y fue uno de los principales motivos por los que fracasaron las negociaciones tres años atrás, cuando Israel se negó a prolongar una paralización en la edificación de las colonias en Cisjordania y Jerusalén.

Asimismo, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, exigió a Israel detener la construcción de viviendas en las colonias judías como uno de los requisitos clave para ampliar el hoy concluso proceso de paz, demanda rechazada por Israel. 

Agencia EFE