2019 · 04 · 30

La Autoridad Palestina no puede detener el caos en materia de seguridad en la ocupada Cisjordania

Se han producido repetidos incidentes de disparos a figuras públicas palestinas en Cisjordania, incluidos miembros del Consejo Legislativo Palestino, médicos y funcionarios de la Autoridad Palestina, junto con un mayor uso de las armas para resolver diferencias personales. También hemos sido testigos de un aumento en el conflicto familiar y la participación de agentes de seguridad en este desorden y caos.

Saleh al-Arouri (el segundo por la izquierda), líder adjunto de Hamas y Ahmad Bahar (centro), jefe adjunto del Consejo Legislativo Palestino participan en el 19º viernes de la "Gran Marcha del Retorno" de Palestina, en la frontera Gaza-Israelí en el vecindario Shuja'iyya en la ciudad de Gaza, Gaza, el 3 de agosto de 2018 [Mustafa Hassona / Agencia Anadolu]

¿Por qué ha habido un aumento en la cantidad de tiroteos en Cisjordania y quién está detrás de esto? ¿Hasta qué punto ha aumentado el comercio de armas? ¿Se usan estas armas para el crimen y las disputas familiares o por grupos armados, y la presencia de grupos armados es parte de la preparación para la ausencia del presidente Mahmoud Abbas de la escena política, incluso mientras se confiscan las armas pertenecientes a grupos de resistencia?

La situación de seguridad en Cisjordania en los últimos meses ha sido motivo de preocupación. La gente recurre a la violencia para resolver las disputas familiares, lo que resulta en enfrentamientos armados entre miembros de las fuerzas de seguridad palestinas y jóvenes armados. Esto coloca a la Autoridad Palestina como parte de los conflictos internos sobre los grados relativos de poder e influencia a nivel local.

La Autoridad Palestina y sus fuerzas de seguridad, que tienen más de 70.000 empleados, parecen no poder detener el deterioro de la situación de seguridad doméstica. Se ha disparado en la casa del miembro del PLC Azzam Salhab; el juez Muntasser Rawajba también ha sido atacado; Ali Al-Adra, por ejemplo, fue asesinado en una disputa familiar en la ciudad de Yatta, donde se usaron armas automáticas. Muchos palestinos han resultado heridos en enfrentamientos que si antes disminuyen, antes vuelven a comenzar.

Ninguno de los esfuerzos de los organismos de seguridad de la Autoridad Palestina ha logrado calmar la situación. No han podido confiscar las armas utilizadas en estos incidentes, lo que plantea una serie de preguntas sobre el deseo de la Autoridad Palestina y su capacidad para hacer cumplir la ley y poner fin al caos de seguridad.

Podría haber una serie de razones para las tensiones en la Cisjordania ocupada, incluidas las malas condiciones sociales y económicas causadas por las altas tasas de pobreza y desempleo en los campos de refugiados. Si la Autoridad Palestina no actúa rápidamente para restablecer el control, el territorio ocupado caerá en el abismo. La gravedad de la situación actual requiere una decisión firme del más alto nivel dentro del liderazgo de la Autoridad Palestina para impulsar la aplicación de la ley.

Sin embargo, hay quienes acusan a las figuras palestinas influyentes en Cisjordania de causar problemas de seguridad y de envenenar las relaciones internas, debido a sus profundas diferencias y al deseo de imponer su influencia en una ciudad u otra. La retirada de Abbas relativamente inminente de la escena por una u otra razón es un factor aquí.

Las organizaciones palestinas de derechos humanos han apelado a la Autoridad Palestina para que proporcione protección adecuada al pueblo de Palestina, lo que requerirá una buena vigilancia policial, la confiscación de armas ilegales y el cierre de los grupos que los suministran. Sin embargo, dichos llamamientos han caído en oídos sordos y no han tenido respuestas positivas de la Autoridad Palestina, a pesar de que algunos funcionarios de alto nivel se han unido a las demandas para poner fin al problema.

He descubierto que los funcionarios de Fatah han enviado mensajes al presidente Abbas pidiéndole que intervenga porque la gente tiene miedo. Los disparos, las calles cerradas, la quema de neumáticos y el ajuste de cuentas abiertamente entre los funcionarios de la Autoridad Palestina se han vuelto comunes a plena luz del día. Las figuras influyentes dentro de la autoridad, sin embargo, parecen beneficiarse de que el caos se prolongue.

Los palestinos en Cisjordania saben que la Autoridad Palestina es responsable del caos en materia de seguridad que están experimentando, porque los agentes de seguridad de la Autoridad Palestina abren fuego en las calles y hacen la vista gorda a las actividades ilegales.

La situación en los campamentos de refugiados de Cisjordania es posiblemente más grave porque están siendo descuidados en términos de servicios municipales y no reciben la atención necesaria de la Autoridad Palestina. Esto, naturalmente, aumenta la frustración de la gente.

Los incidentes de seguridad en Cisjordania también surgen del tráfico ilegal de armas, drogas y coches, a pesar de las medidas de represión por parte de los servicios de seguridad después de los chivatazos. Tales campañas han tendido a ser infructuosas. La Autoridad Palestina es simplemente incapaz de controlar la situación.

Cabe señalar que algunos palestinos no creen que una solución de seguridad sea la mejor manera de lidiar con la creciente actividad ilegal, sobre todo porque el uso creciente de armas y el caos resultante está vinculado a las luchas políticas internas. Esto es particularmente obvio cuando la charla se centra en el sucesor de Mahmoud Abbas, que hace emerger feroces rivalidades.

Los palestinos no ocultan su creciente falta de confianza en la Autoridad Palestina y sus fuerzas de seguridad y policía. A pesar de su presupuesto excesivo, al menos un tercio del presupuesto total de la Autoridad Palestina, estos organismos no brindan protección a los ciudadanos comunes. El estado de derecho brilla por su ausencia, y ahora se cuestiona la legitimidad de los líderes y sus instituciones representadas por la Autoridad Palestina y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

Un asunto que debe abordarse es el hecho de que Israel está armando a los organismos de seguridad palestinos porque es innegable que estas armas no se dirigirán a su propio personal militar y de seguridad. Los agentes de seguridad de la Autoridad Palestina tienen órdenes de retirarse cuando las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) están en el lugar, y hombres armados pueden caminar por las calles con sus armas, pero las fuerzas israelíes no los detienen. Por el contrario, la Autoridad Palestina ha logrado confiscar las armas de los grupos de resistencia, que apuntan a la ocupación israelí, y aunque de manera alarmante y sospechosa, es incapaz de hacer nada respecto a las armas ilegales detrás del caos en Cisjordania.

A medida que Abbas se retire, debe dejar atrás la seguridad consensual y los acuerdos políticos con sus colegas principales dentro de Fatah. Si no es así, debemos estar preparados para varias áreas de influencia de seguridad en los territorios palestinos ocupados. Sin una solución mágica para este desorden, podemos esperar que la inestabilidad continúe. Mientras tanto, Israel vigilará la situación para ver cómo puede mantener mejor la divergencia entre los palestinos.

Todo esto contribuirá a la continua debilidad y fragilidad de la Autoridad Palestina, coincidiendo con la creciente conversación sobre el sucesor de Abbas y el deseo de cada camarilla de Fatah de controlar más instituciones en lo que claramente es una lucha de poder fuera de control. Ya estamos viendo nombres que comienzan a surgir para ser nominados como presidente palestino, todos ellos son funcionarios de Fatah con opiniones e intereses diferentes en el fondo. Parece poco probable que la situación mejore.

Fuente: Adnan Abu Amer, Middle East Monitor en Español