2019 · 04 · 12

El partido de Bennett y Shaked pide un recuento parcial tras no llegar al umbral para entrar en el Parlamento de Israel

El partido Nueva Derecha de los ministros Naftali Bennett y Ayelet Shaked habría quedado sin representación parlamentaria al no alcanzar el umbral del 3,25 por ciento de los votos en las elecciones del martes, si bien la formación ha anunciado que pedirá un recuento parcial.

Según las informaciones recogidas por el diario local 'Yedioth Ahronoth', el partido contaba con un poco más del 3,25 por ciento necesario antes de la apertura de los 'sobres con doble sellado' --que incluyen los votos de soldados, presos, pacientes y diplomáticos--, que se cuentan al final.

Tras ello, han quedado por debajo de este umbral, que sí supera por contra la lista árabe conjunta Raam-Balad, que hasta el recuento de estos votos había quedado sin representación parlamentaria.

El partido de Bennett y Shaked --que ocupan las carteras de Educación y Justicia, respectivamente-- ha criticado que "alguien está quitando votos a la derecha". Shaked se ha mostrado "optimista" de que la formación logre finalmente representación.

"Las informaciones previas eran buenas, así que tenemos que esperar a la decisión del Comité Electoral Central (CEC)", ha sostenido. De lograr superar el umbral, obtendrían cuatro escaños en el nuevo Parlamento israelí.

Por su parte, el presidente del CEC, Hanan Melcer, ha señalado que los resultados definitivos se publicarán esta noche, tras un fallo técnico en el sistema, si bien posteriormente podrían realizarse cambios.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, tiene casi asegurado un quinto mandato por la ventaja de diez escaños que tiene el bloque de derecha sobre el de centroizquierda que encabezaría Benny Gantz, tras haber empatado con 35 escaños el Likud y el Partido Azul y Blanco. Sin embargo, estos bailes de escaños podrían afectar al margen de la mayoría parlamentaria.

El Partido Azul y Blanco reconoció el miércoles su derrota y el propio Gantz destacó que, si bien no había telefoneado a Netanyahu para felicitarle por su victoria electoral, su formación "acepta la decisión de la nación".

El presidente de Israel, Reuven Rivlin, iniciará la próxima semana las consultas con los distintos partidos políticos con miras a formar Gobierno. Los contactos se han aplazado hasta la semana que viene porque, conforme a la ley israelí, deben esperar a que los resultados electorales sean definitivos.

Rivlin deberá reunirse con todos los partidos políticos que han conseguido escaños en la Knesset antes de recomendar a uno de los diputados electos como primer ministro. El elegido tendrá entonces 28 días para formar gobierno, prorrogables otros 14.

Fuente: Agencia Europa Press