2019 · 04 · 02

Gaza: Desafiando las balas de Israel un año después

Las manifestaciones de la Gran Marcha del Retorno en Gaza, afirman que los refugiados palestinos tienen derecho a regresar a las ciudades y aldeas de donde fueron expulsados ellos y sus familiares por las fuerzas israelíes.

Atia Younis ha asistido a casi todas las protestas semanales en Gaza desde que comenzaron hace 12 meses.  Abed Zagout / The Electronic Intifada

Atia Younis ha participado regularmente en la Gran Marcha del Retorno de Gaza desde que comenzó el 30 de marzo del año pasado.

Ha asistido a todas las protestas menos a una. La única vez que Younis se perdió una manifestación fue en julio, después de inhalar gas lacrimógeno rociado por las fuerzas israelíes. Estar expuesto a esta arma química dejó enfermo a este hombre de 67 años por una semana, tiempo durante el cual sufrió espasmos musculares.

El incidente fue aterrador.

Younis había llevado a 14 de sus nietos a una tienda erigida a unos 500 metros de la cerca que separa a Gaza e Israel. Estaban cantando canciones patrióticas y jugando un juego para ver quién conocía más lugares palestinos, cuando los militares israelíes comenzaron a disparar en su dirección.

"Mis nietos comenzaron a gritar y a correr", recordó Younis, quien vive en Rafah, una ciudad más al sur de Gaza.

En medio del pánico, Younis salió de la tienda y trató de localizar a sus nietos. Inicialmente, solo pudo encontrar a cuatro de ellos.

"Me sentí impotente, todos huían del humo y fue un gran desastre", comentó Younis. “Seguí llamando los nombres de mis nietos. Le estaba rogando a Dios que no perdiera a ninguno de ellos".

Pasaron aproximadamente 30 minutos antes de que fuera posible ver a través de la espesa niebla blanca de gas lacrimógeno. Afortunadamente, todos los nietos de Younis estaban a salvo.

"Por un momento, sentí que estaba mal llevar a los niños a las protestas", dijo Younis. Reflexionando sobre esto, Younis llegó a la conclusión de que no había tratado de ponerlos en peligro.

Como la mayoría de las personas en Gaza, Younis es un refugiado. Su familia es oriunda de Bárbara, un pueblo en la histórica Palestina que fue limpiado étnicamente por los militares israelíes en los últimos meses de 1948.

Las protestas semanales afirman que los refugiados palestinos tienen derecho a regresar a las ciudades y aldeas de donde fueron expulsados ​​ellos y sus familiares. El derecho ha sido reconocido por las Naciones Unidas.

Younis señala cómo la marcha ha continuado a pesar de la violencia extrema de Israel como prueba de su efectividad. "Pero Gaza todavía necesita el apoyo de Cisjordania y de los países árabes", indicó.

Lectura de derechos

Mustafa al-Zatma, de 28 años, otro residente de Rafah, es ingeniero en el sector privado.

"Tengo un buen trabajo aquí y tengo la ambición de trabajar en una compañía de ingeniería internacional", comentó. "Amo mi vida, pero esto no me impide participar en la marcha, como toda mi gente para exigir el derecho de retorno".

Su familia es originaria de al-Majdal, un pueblo que fue capturado por las tropas israelíes en noviembre de 1948. Ashkelon, una ciudad en Israel, se construyó sobre los restos del pueblo.

Mustafa al-Zatma (vistiendo una chaqueta negra) ha organizado cadenas de lectura durante la Gran Marcha del Retorno.  Abed Zagout / The Electronic Intifada

Durante una de las protestas semanales, al-Zatma se unió a varios de sus amigos para organizar una cadena de lectura. Se trataba de sentarse en círculos y abrir libros a unos 700 metros de la valla fronteriza.

"Este evento fue un mensaje para el mundo de que las personas que participan en la Gran Marcha del Retorno son personas educadas, que conocen los derechos de los palestinos", explicó.

La distancia de la cerca y el hecho de que la actividad fue claramente pacífica no impidió que Israel lanzara gas lacrimógeno a los lectores.

Insistiendo en que él está "totalmente de acuerdo con" la marcha, al-Zatma, no obstante, piensa que los organizadores de las protestas deberían evitar que los niños participen. "Los niños son el blanco de los francotiradores israelíes", señaló.

Casi 200 palestinos han sido asesinados durante las protestas semanales desde su inicio a fines de marzo de 2018. Más de 40 de ellos eran niños.

"Vi caer a Azzam"

Iyad Barbakh, de 12 años, no está de acuerdo con las sugerencias de que no se debe permitir que los niños participen.

"Si me impidieran participar en la marcha, encontraría la manera de hacerlo", comentó. "Voy a la marcha para exigir los mismos derechos que cualquier otro niño en el mundo".

Iyad Barbakh fue hospitalizado después de ser herido por tropas israelíes.  Abed Zagout / The Electronic Intifada

Por mucho, lo peor que le sucedió a Iyad el año pasado fue que su amigo Azzam Oweida fue baleado por un francotirador israelí. Murió poco después.

"Vi a Azzam caer al suelo con sangre en la cara", recordó Iyad. "Nunca lo olvidaré".

El propio Iyad ha sido herido dos veces durante las protestas.

En la primera ocasión, fue golpeado por un proyectil de gas lacrimógeno. Como resultado necesitó tratamiento por las quemaduras.

En la segunda ocasión, a Iyad le dispararon en el brazo y la pierna durante febrero de este año. Él ha seguido uniéndose a las protestas a pesar de estas lesiones adicionales.

Dar testimonio

Dos mujeres y una niña han sido asesinadas en las protestas semanales.

Malina al-Hindy participa en las manifestaciones, junto con su esposo e hijos.

"Las mujeres siempre han estado al lado de los hombres en todas las áreas de la resistencia palestina", señaló. "Es nuestro deber participar en la marcha".

Malina al-Hindy ha sido herida en varias ocasiones mientras protestaba durante el año pasado.  Abed Zagout / The Electronic Intifada

Al-Hindy ha pagado un alto precio por su desafío. Ella ha sido herida tres veces con proyectiles de gas lacrimógeno y dos veces con balas vivas mientras protestaba durante el año pasado.

Un asesinato que ganó la atención internacional fue el de Razan al-Najjar. Una paramédica voluntaria, que fue asesinada a tiros por un francotirador israelí en junio cuando estaba tratando a manifestantes heridos.

El asesinato demostró que los trabajadores de la salud trabajan bajo un extremo riesgo.

Alaa al-Ajramy está entre los médicos que han estado participando durante cada una de las protestas semanales. Este médico de 34 años admitió que siente una gran tensión durante los turnos de ocho horas que trabaja los viernes.

"No tengo miedo de la muerte o de no volver a ver a mis cuatro hijos", dijo. "Pero no puedo imaginar estar en el lugar de uno de esos jóvenes, que perdieron la capacidad de usar un brazo o una pierna de nuevo".

Se han realizado más de 100 amputaciones debido a lesiones en los manifestantes, afirmó el Ministerio de Salud de Gaza. Alrededor de 25 de los que requirieron amputaciones fueron niños.

La experiencia más angustiosa que atravesó Al Ajramy fue presenciar el asesinato de su colega Mousa Jaber Abu Hassanein en mayo.

"Mi amigo sangró durante 15 minutos", recordó al-Ajramy. “Y durante ese tiempo no pudimos alcanzarlo debido al fuego pesado que lo rodeaba. No pudimos intervenir para salvar su vida".

Los periodistas también están en peligro en las manifestaciones. Dos han muerto mientras cubrían las protestas.

Sus muertes no han disuadido a los colegas de hacer una crónica de la crueldad de Israel.

La única protección que se le ha dado a un periodista en particular es que la agencia de noticias para la que trabaja publica sus informes en video sin nombrarlo.

El periodista explicó que su peor día fue cuando Israel masacró a unos 60 manifestantes el 14 de mayo del año pasado.

El periodista trabajaba en el este de Gaza cuando las tropas israelíes abrieron fuego. "De repente, todos a mi alrededor comenzaron a caer al suelo", recordó. “Algunos recibieron disparos en la cabeza, otros en el brazo o la pierna. Fue muy difícil. Encendí mi cámara y me arrastré entre la multitud".

Admirado entre sus colegas por su valentía, el periodista ha seguido aventurándose hasta a 100 metros de la valla fronteriza. "Me acerco a la cerca, para poder estar cerca de los manifestantes", dijo. "Trato de documentar los crímenes de Israel contra estas personas".

Sobre el autor: Sarah Algherbawi es una escritora y traductora independiente de Gaza.

Fuente Original: Braving Israel’s bullets one year on

Fuente: Sarah Algherbawi, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original y a la traducción de Palestinalibre.org