2019 · 03 · 19

Muerte en Gaza: 'Su rostro se volvió azul, luego murió'

La familia busca una investigación internacional sobre el asesinato de un adolescente por parte de Israel.

Los amigos rinden homenaje a Hasan Shalabi, asesinado por Israel el 8 de febrero.  Imágenes de Ashraf Amra APA

Rami Dababish estaba tratando de ayudar a los heridos cuando se encontró frente a una espesa nube de gas lacrimógeno. Sintiendo los efectos asfixiantes del gas, retrocedió y se puso en cuclillas en el suelo. Entonces se dio cuenta de que había un adolescente a su lado.

Dababish, un médico de campo, le dijo al niño que no se aventurara más. Pero las instrucciones no hicieron ninguna diferencia. Poco después, Dababish vio caer al niño.

Corriendo hacia el niño, "encontré sangre saliendo de su cuello", recordó Dababish. "Traté de detener la hemorragia colocando una gasa sobre la herida y presionándola. Luego su cara se puso azul. Pasaron solo unos minutos hasta que murió.

Este asesinato ocurrió el 8 de febrero durante la Gran Marcha del Retorno, protestas semanales en Gaza que exigían que se permitiera a los refugiados palestinos regresar a sus hogares y pueblos de donde las fuerzas sionistas los expulsaron en 1948. El nombre de la víctima era Hamza Ishtaiwi. Tenía 17 años.

"Hamza no tenía ni una pistola ni una piedra", indicó Dababish. "Era un manifestante pacífico, como los otros jóvenes y niños que se manifestaban todos los viernes por su derecho de retorno".

Hamza había estado planeando irse de Gaza. Una semana antes, había hablado con su tía Bothaina Ishtaiwi, que trabaja como periodista en Turquía. Hamza le pidió ayuda a Bothaina para llegar a Turquía para poder estudiar allí.

"Si hubiera sabido que iba a ser asesinado, habría aceptado su pedido de ayuda", indicó Bothaina por teléfono.

Defence for Children International Palestine ha declarado que Hamza se encontraba a aproximadamente 200 metros de la cerca que separa Gaza e Israel cuando fue alcanzado por una bala viva.

"Nunca esperé ver a Hamza herido o muerto", dijo Muhammad Ishtaiwi, el padre del niño. "Siempre estuvo lejos de la cerca de la frontera, durante las protestas semanales y no tenía ningún tipo de arma".

"Nuestro hombrecito"

La familia Ishtaiwi quiere una investigación internacional sobre el asesinato de Hamza por un francotirador israelí.

En una carta a Rashida Tlaib, miembro del Congreso de los Estados Unidos, la familia sostuvo que Hamza fue asesinado "a sangre fría" y que Israel ha usado "fuego excesivo" contra muchos otros participantes en la Gran Marcha del Retorno desde que comenzó el año pasado.

Hasan Shalabi, de 13 años, también fue asesinado el 8 de febrero. Estaba protestando cerca del área de Khan Younis en Gaza cuando un francotirador israelí le disparó en el pecho.

La familia Shalabi, que vive en el campamento de refugiados de Nuseirat, ha sufrido muchas dificultades en los últimos tiempos. El padre de Hasan, Iyad, es un funcionario. Hace unos 18 meses, su salario fue reducido considerablemente por la Autoridad Palestina.

Hasan buscó trabajo para tratar de compensar la caída en los ingresos de su padre. Era un jugador de fútbol talentoso. Sin embargo, después de que consiguió un trabajo, rara vez se reunía con sus amigos para dar una vuelta después de sus lecciones diarias.

“Hasan solía trabajar en una panadería después de la escuela; trabajó hasta la medianoche por $ 3 al día para ayudarnos", señaló su madre Fatma, una sobrina del representante de Hamas, Ismail Haniyeh. “Nunca sentí que Hasan era un niño. Él era nuestro hombrecito. Sentía un sentido de responsabilidad hacia su familia. No tengo idea de por qué lo mató Israel. Era un pilar de esta casa".

Hasan tenía un hermano y cinco hermanas. Nunca pudo conocer a Jouri, que habría sido su sexta hermana. Ella nació 20 días después de que fue asesinado.

"Como un cohete"

Hasan Nofal, de 16 años, fue otra víctima de la violencia estatal israelí el 8 de febrero.

Ese día, Hasan se unió a la Gran Marcha del Retorno cerca del área de Bureij, junto con su amigo Nael Muharib.

Después de comprar latas de Coca-Cola, los dos niños se acercaron a la cerca entre Gaza e Israel.

"Estaba sosteniendo la lata de Hasan", explicó Nael. "Estaba a punto de dárselo cuando de repente vi que algo pequeño venía hacia nosotros como un cohete. Golpeó a Hassan en la cabeza y perdió el conocimiento".

El objeto volador era un bote de gas lacrimógeno.

Hasan fue llevado al hospital. Pasó cuatro días en cuidados intensivos antes de morir por sus heridas. El bote de gas lacrimógeno había fracturado su cráneo y había causado un grave daño cerebral.

No fue de ninguna manera la primera ocasión en que un bote de gas lacrimógeno resultó ser un arma letal. Al menos cinco niños palestinos han muerto desde principios de 2018 después de haber sido golpeados con estos botes.

Israel ha seguido disparando gases lacrimógenos en grandes cantidades desde la muerte de Hasan.

El 15 de febrero, Ahmad Abu Rashed, de 13 años, fue golpeado en la cabeza con un proyectil de gas lacrimógeno en un área cerca del campamento de refugiados de Jabaliya.

Ahmad, un entusiasta de las artes marciales, solía realizar movimientos de karate para multitudes reunidas durante las protestas del viernes. Estaba llevando a cabo tal actuación cuando fue herido.

Acompañado por otros miembros de su familia, Ahmad estaba a unos 500 metros de la valla fronteriza, según su padre Suleiman.

"Estábamos tomando té y Ahmad estaba practicando karate", explicó Suleiman. "El ataque a Ahmad fue directo e intencional".

Aunque el cráneo de Ahmad estaba fracturado, logró sobrevivir.

Ahmad se ha comprometido a continuar protestando por las injusticias infligidas a su gente. "Una vez que me haya recuperado, volveré y participaré en la Gran Marcha del Retorno", dijo. "Y voy a realizar karate de nuevo".

Sobre el autor: Sarah Algherbawi es una escritora y traductora independiente de Gaza.

Fuente Original: His face turned blue, then he died

Fuente: Sarah Algherbawi, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original y a la traducción de Palestinalibre.org